El desembarco del año. ¿Alberto Bretón o Pablo Baena, posibles fichajes estrella de Vox La Rioja de cara a las próximas elecciones de mayo de 2023?

Con un Vox La Rioja descabezado, sin poder de convocatoria y sin un líder sólido que sepa tomar las riendas, muchos son los rumores que corren sobre el futuro liderazgo del partido de Santiago Abascal en La Rioja.

Cada vez son más los dimes y diretes que se oyen sobre dos personalidades muy reconocidas en la política riojana. Una de ellas parece ser el aspirante a liderar el Partido Popular de La Rioja, Alberto Bretón, el cual quedando fuera de la ecuación por la designación directa de Gonzalo Capellán como líder, estaría manteniendo contacto con cargos de la organización de Vox para tomar en La Rioja el control del partido presidido por Santiago Abascal.

Otro de los damnificados de estos rumores, sería el expresidente de Ciudadanos, recientemente dimitido, Pablo Baena, el cual a través de su comunicado de dimisión dejó entreabierta la puerta de manera muy sutil a poder formar parte de un PP o Vox que le acogiese.

La pregunta es, ¿cómo se tomarían esto los votantes de Vox en La Rioja?, ¿dónde quedarían los principios y valores políticos de Bretón o Baena en caso de cumplirse estos rumores?, ¿Vox permitiría que políticos que hace cuestión de meses denostaban a Vox como ultraderecha, ahora lo representasen?

Todo esto nos resultaría insólito, sino fuera por que esta misma semana, apenas 6 meses después de acceder al cargo, Muskilda Espinosa, dimitió como Presidenta de Vox La Rioja, quedando un partido totalmente desestructurado y con escasa visibilidad en la región. A ello se suma el abandono de su anterior candidato a la alcaldía de Logroño, Adrián Belaza.

Que Vox La Rioja no pasa por su mejor momento, no es algo que digamos en este medio, es sencillamente algo que puede comprobarse gráficamente en sus convocatorias recientes. La intención es buena, sin duda, pero se necesita algo más para mejorar la vida de los riojanos y evitarles los males del socialismo de Concha Andreu.

Con esta dramática situación a pocos meses de las elecciones, sin un líder que dirija, ni un equipo que gestione ni organice un alternativa real, el conseguir un escaño a nivel autonómico parece casi una ensoñación política. Actualmente, las útlimas estadísticas situaban con un escaño rozando la desaparición, mientras que hace dos años, se barajaba que Vox podía alcanzar 3 escaños en La Rioja.

Si finalmente Bretón aceptaría tomar Vox, el partido de Abascal lograría un importante avance en sus aspiraciones, con un líder con amplia experiencia política y que tiene un nutrido número de seguidores en las filas del Partido Popular. De igual manera Vox conseguiría una presencia en la zona rural riojana donde, hasta ahora, es inexistente.

De esta forma, Bretón, vería colmados sus deseos de presentarse como candidato al Parlamento riojano la próxima legislatura, aún a pesar de que sea dirigiendo un partido que hasta hace pocas fechas era contrario a sus intereses

Este fichaje sería un golpe bajo para el Partido Popular y para Capellán, quien se vería, aún más obligado a presentar caras nuevas, con experiencia en la gestión fuera de la política y atractivas para la sociedad riojana, que vuelvan a ilusionar a los electores y que le acompañen en su periplo hasta las elecciones autonómicas y municipales de mayo de 2023.

Sería la única solución que tendría para evitar una más que posible, fuga de votos y afiliados, cansados de buena parte de los dirigentes que actualmente conforman la dirección del Partido Popular riojano, muy alejada de la renovación que tanto esperan sus bases y sus posibles votantes.

Con Baena, la situación sería muy parecida, aunque a menor escala. Los electores de Ciudadanos no tendrán partido al que votar en las siguientes elecciones de 2023, por lo que hay un gran número de votos cautivos. Baena entrando en Vox podría hacer una labor de apoyo favorable, ya que cuenta con equipos en diferentes municipios que Vox no tiene ninguna presencia.

Sea lo que fuere, nos encontramos a finales de año, y Vox continúa sin un rumbo claro en La Rioja. La posible presidencia de Ángel Alda en Vox La Rioja, tras la dimisión de Muskilda, debería ser algo inminente y más que necesario, puesto que el partido necesita líderes capacitados que renueven el espíritu de conflicto y desmotivación que lastra al partido desde hace tantos años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *