El descrédito de Unidas Podemos frente al asunto del Sáhara Occidental, le pasa factura ante su electorado e intenta resarcirse

Dejando a un lado las cuestiones históricas y geopolíticas, lo cierto es que el señor Pedro Sánchez deja al aire las vergüenzas de todos los gobernantes que padecemos, “aunque sarna con gusto no pica”, ¿verdad españo-listos?

No es suficiente con ser unos lacayos de pacotilla en el conglomerado de la OTAN, sino que además de no saber su nombre y llamarle Antonio, ahora tenemos que enterarnos por las autoridades marroquíes de la nueva bajada de pantalones dirigida contra la sufrida sociedad española.

Sánchez ahora pretende reconducir las relaciones diplomáticas con Marruecos, vecino desde sus comienzos, odioso, traicionero, pueril y sanguinario, aunque muy listo

La excusa ofrecida por el felón monclovita es que España asumiría una postura idéntica a la de Francia y Alemania, hace falta ser una ameba cerebral para posicionarse así, teniendo en cuenta los datos de relaciones en todos los ámbitos, ¿es que Alemania o Francia tienen los mismos intereses que nosotros con Marruecos o el Sáhara? obviamente no.

Lo que no deja de ser llamativo es que esta entrega del Sáhara Occidental a Marruecos tenga lugar estando los comunistas de Unidas Podemos en el Gobierno, algo que parece habérseles olvidado cuando con pose indignada salen ante las cámaras de televisión, pero claro cómo van a dejar el cargo si es la única vez que pueden ganar dinero y no poco. Es sabido que toda esa patulea comunista en cuanto dejen de chupar de la teta exigua del Estado no trabajarán en ningún lado, por lo menos ningún trabajo normal.

Ahora no está el “ex-coletas”, sino una comunista, pero sus intrigas internas y el papelón que desempeñan como mamporreros de los socialistas no parecen encaminarles a ganar credibilidad.

Menudo descrédito en el asunto del envío de armas a Ucrania o la contestación respecto a lo ocurrido con el Sáhara. Es lo que tiene tener unos principios con olor a dinero

Para intentar recobrar algo de credibilidad antes sus votantes, varios cargos de Unidas Podemos, entre ellos Isa Serra o Juan Carlos Monedero, acudieron a una concentración en Madrid de unas 2.000 personas, según datos de la Delegación del Gobierno en Madrid, a las 12:00 horas del día de ayer, frente al ministerio de Exteriores, para rechazar el “giro” en la posición española respecto al Sáhara Occidental.

Pero ¿qué hay de la oposición, de la “derecha”?, yo lo tengo claro, ellas no cuestionan ni por un momento el papel de España junto a la Unión Europea y la OTAN, aunque Vox se sentiría más cómodo con Donald Trump que con Joe Biden, pero su lealtad al papel internacional que viene desempeñando España desde hace décadas está fuera de toda duda; no hay más que ver cuando, en una grotesca interpretación de la Historia de España, sacaron a colación a Isabel La Católica en un tuit a propósito de la tensión con Marruecos, y corrieron a borrarlo como alma que lleva el viento.

De los otros dos en liza, evidentemente, no podemos esperar nada ni por letra ni por palabra dado su nivel de estupidez. Los populares intentarán demostrar que ellos serían mejores gestores en el lacayismo yanqui, mientras los naranjas bastante tienen con no desaparecer del Congreso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.