El decreto de evaluación eliminará los exámenes de recuperación en la ESO

La nueva norma, todavía en proceso de redacción, cambia el sistema para pasar de curso haciendo que la repetición sea excepcional. Ahora bien, la convocatoria extraordinaria se mantendrá en Bachillerato.

Está previsto que el Gobierno apruebe próximamente El decreto de evaluación y promoción. Este eliminará los exámenes de recuperación en la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) a partir ya de este curso. La norma sí mantiene dicha convocatoria para el Bachillerato.

Esta reforma no se entiende sin la nueva transformación de la promoción de curso, que ahora no tendrá que ver tanto con los suspensos como con la decisión del profesorado que evalúe al alumno en cuestión.

Tradicionalmente, las pruebas extraordinarias eran en septiembre, pero las comunidades tuvieron que ir trasladando a junio todos los exámenes, lo cual perjudicó, en parte, a los alumnos. Con la nueva norma los exámenes extraordinarios desaparecen por completo.

Es importante remarcar que, aunque el texto no contempla las pruebas de recuperación extraordinarias en ESO, tampoco impide expresamente que las comunidades, o los propios centros, puedan establecerlas. De momento el ministerio no ha dejado claro si permitirá las pruebas o no.

Por ahora, Baleares (donde gobiernan los socialistas), ha comunicado a los centros educativos que la convocatoria extraordinaria desaparece y deben organizar el nuevo curso sin contar con ella. En la Comunidad Valenciana, también han dejado caer que previsiblemente eliminarán los exámenes.

La previsión del Gobierno es que los fondos que no se destinen a hacer repetir a los alumnos se destinen a programas de refuerzo, que según sus expertos consultados resulta más eficaz para el progreso educativo del alumnado.

La convocatoria extraordinaria sí se mantiene en Bachillerato, donde el número de suspensos seguirá siendo la clave para el título. Los alumnos tendrán que aprobarlas todas, aunque el borrador contempla que el equipo docente pueda decidir dárselo con una materia suspendida; siempre y cuando el estudiante cumpla una serie de condiciones: no haber faltado a clase, tener una nota media superior al «aprobado» y haberse presentado a los exámenes de la asignatura suspendida.

Refuerzo para los alumnos.

El borrador de la norma también establece que los refuerzos para los estudiantes con problemas deben ponerse “tan pronto como se detecten las dificultades”. Según la nueva ley, el poder recuperar asignaturas en una convocatoria extraordinaria para evitar la repetición de curso pierde gran parte de su relevancia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *