El Cid no era socialista

“Que se preparen las derechas cuando vean el Cid…” Acto seguido, veo un vídeo con perlas del siguiente tenor:

“Hay que ser muy mediocre, muy ruin, y no utilizo palabras más graves (risas) porque no es de educación. Lo que están haciendo –las derechas- es terrible. En este momento de unión, el hecho de querer separar de esta forma es de una bajeza tremenda. Es el momento de estar más unidos que nunca. Se están dejando ver cómo son, realmente es una carta de presentación. Espero que la gente se dé cuenta de lo que quieren hacer y de que no se les dé más bombo. Espero que partidos así desaparezcan dentro de muy poco. Que luchemos contra el coronavirus y contra estos partidos fascistas que no nos dejan vivir en libertad».

Jaime Lorente – Protagonista de la serie El Cid
Jaime Lorente entrevistado en Cadena SER

¿Pensaba lo mismo en la crisis del ébola, la guerra de Irak, etc? No lo creo.

¡Qué clase magistral de marketing!

¡Lo mejor para conseguir más audiencia es insultar a los posibles telespectadores! Los mismos que, vista la facilidad del personaje protagonista para faltar a su audiencia potencial, difícilmente se sumarán a los seguidores de la nueva producción de Amazon, “El Cid”.

Al menos, yo no la veré. Yo animaré a no verla. Y, en el ejercicio de mi libertad de expresión, que todavía pese al comunista gobierno conservo, abogo por aplicar la “doctrina Trueba” en “La reina de España”. Ipso facto se arrepentirá de insultar haber insultado injustificadamente a su público.

Las palabras con las que he iniciado estas letras, son parte de las declaraciones hechas por el citado a distintos medios, como consecuencia del papel que interpreta –Rodrigo Díaz de Vivar– en la mencionada serie.

En ella no tiene reparo alguno en atacar a “las derechas”. ¿Por qué? Porque él lo vale. Con esta caterva hay que preguntarse ¿por qué no?. Para él y todos los de su patología política, ondear orgullosamente al viento la bandera de la ofensa política contra los que no pensamos, a Dios gracias, como él, es una tarea de obligado cumplimiento.

Siendo sinceros, solo son coces verbales para llamar la atención insultando, dado que actuando nunca lo conseguirá

El bravo “insultador” habla en plural –partidos-, por lo que, según se deduce de sus palabras, serían Vox, Partido Popular y no queda muy claro si se refiere también a Ciudadanos.

Eso sí, ni referencia al comunista gobierno que está al frente de la destrucción de España. Nada que decir. No le parece mal, dado que no ha comentado nada sobre la agenda destructiva y presuntamente criminal de este siniestro gobierno.

Una letal gestión de la pandemia (más de 70.000 muertos, de los que la mitad de ellos han sido ocultados).

La demolición de la democracia, con el acoso y derribo constante a la Justicia, Fiscalía, FFCCSS; la imposición de la censura, llamada eufemísticamente “ministerio de la verdad”; la prohibición del español en una parte de España; el blanqueamiento de los asesinos de la ETA, abrazándose a criminales condenados por pertenencia a banda armada, a los que considera “hombres de paz”; y todo un programa radical que camina recto hacia la imposición de una dictadura comunista, valga la redundancia, incluido el pensamiento único y “femimarxismo”, que predica el odio contra el hombre.

Amigos, estamos ante el clásico déjà vu. El manido recurso verbal tantas veces oído en el progre de izquierdas, estúpido per se, y con el que aspira a insultar a las personas que somos de derechas. Es un alarde de sectarismo impropio de alguien normal, pero propio de un necio, con el que pretende ganarse las simpatías del rojerío más rancio que abunda a lo largo y ancho de este bendito país.

El mismo que implacablemente tiraniza con mano de hierro y subvenciones de oro, el mundo de la cultura (cine, series, música, etc.) siendo el negocio del vil trinque.

Un negocio subvencionado por los que este cenutrio de pico largo y corto de entendederas pretende insultar.
Podría aprender algo –en su caso, mucho- del gran maestro don Arturo Fernández, que fue capaz de culminar una brillante y longeva carrera de actor de 70 años. Con innumerables películas, series y obras de teatro, tantas como éxitos conseguidos, y todo ello sin recibir un solo euro de subvención.

Ante este estúpido ataque, que solo deja patente la planicie neuronal del muy mejorable actor y célebre aspirante a “insultador”, ¿qué hace parte de los supuestos agraviados – PP concretamente – por la tizona verbal del sujeto citado? Nada, no vaya a ser que los acusen de crispar.

Claro ejemplo de ello es el tuit del presidente de Murcia, Fernando López Miras apoyando al actor y animando a ver la serie:

Por si no ha quedado clara la postura del PP, aparece en escena su secretario general, Teodoro García Egea y dice en su cuenta de Twitter:

¿Síndrome de Estocolmo o imbecilidad suprema? Cobardía. Solo cobardía.

Una pregunta, ¿quién le ha dado a la izquierda la cátedra de intelectual? ¿O, solo por ser socialista ya se obtiene? Vamos, que es autodenominarse artista y ello lleva implícito tan distinguida posición de supremacía moral, desde la que impúdicamente insultar a quienes estimen oportuno. Claro, por algo son socialistas.

A ver, para la muy mejorable parroquia roja, les voy a explicar algo que deben tener meridianamente claro: no existe esa falsa e inventada superioridad moral vuestra. Es más, nunca existió y, viendo el producto humano, moral e ideológico del que está mal creado el socialismo –vosotros-, podrido de resentimiento y odio, creo que nunca existirá. Solo se halla en vuestras simples cabezas vacías, repletas de vacuidad e infectadas de socialismo.

Es respetable ser de izquierdas, es legítimo y democrático, tan respetable como equivocado

El problema es cuando, desde esa equivocada ideología, se cae en la ignominia de abrazar terroristas, justificar sus crímenes y blanquear su historial asesino. El problema es intentar, a base de leyes habilitantes, tumbar una democracia consolidada e imponer el comunismo. El problema es mentir descaradamente, y que el engaño sea la piedra angular de su acción de gobierno. Que es por lo que suele destacar esta izquierda, y no precisamente por hacer buen cine.

Bueno, y por robar, que nadie roba más y mejor que ellos. El expolio andaluz da buena fe de ello.

Para acabar, solo dos apuntes más: pedir perdón a quien se haya molestado por estas letras, pues mi intención era claramente insultarlos. Darle a probar su medicina. Y, dedicarle al iletrado Jaimito, las palabras de José Sazatornil en aquella brillante escena: “¿Usted es tonto porque es comunista, o es comunista porque es tonto?».

2 comentarios en «El Cid no era socialista»

  • el diciembre 25, 2020 a las 11:15 pm
    Enlace permanente

    Muchas gracias, Paulo. Me alegra mucho que le haya gustado las letras que redacté y que Nuestra Rioja, en la figura de Raul, tuvo la amabilidad de publicar. No soy escritor, ni mucho menos, pero redactar letras es una de mis pasiones. Cosa que seguiré haciendo para que a personas como usted le guste. Le invito a seguir asomándose a este espacio de libertad Nuestra Rioja, y a animar a otros amigos a unirse a esta familia. FELIZ NAVIDAD a todos y VIVA SIEMPRE ESPAÑA.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *