El castellano es eliminado del metro de Valencia. La directora lo considera «normalización lingüística»

Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV), la entidad que gestiona Metrovalencia, va a modificar el nombre de algunas estaciones y paradas de la red.

Según ellos, los cambios se hacen “con el objetivo de simplificarlas, mejorar la identificación de las mismas y adaptarse a los cambios urbanos de la ciudad de Valencia y el área metropolitana”. Pero uno de los efectos que esconden estos cambios es que se eliminan o cambian todas las paradas que incluían nombres en castellano, todas ellas.

La parada de la Avenida de Aragón pasará a ser ‘Aragó’, Rosas en Manises pasará a ser Roses, las dos paradas de Alboraya (nombre oficial del municipio) van a ser Alboraia y en la de Marítim-Serrería desaparece el término castellano Serrería. Estos cambios destierran la lengua nacional de Metrovalencia, incluso en el caso de topónimos como Aragón.

La directora de FGV, Anais Menguzzato, justifica este destierro del castellano en “avanzar en la normalización lingüística” y en un estudio encargado a la Universitat de Valencia.

Otros cambio «curioso» es que desaparece también el nombre de Juan Carlos I de la parada de la Marina, aunque el Ayuntamiento de Valencia ya eliminó al rey emérito del nombre oficial de la Marina hace seis años. Y también desaparece Villanueva de Castellón que pasa a ser Castelló, en plena polémica por el cambio de nombre de este municipio que se confunde con Castelló de la Plana y ha sido recurrido por este último Ayuntamiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *