El caso Djokovic. La lucha entre la libertad y la vulneración de derechos fundamentales

Novak Djokovic, el tenista número 1 del mundo, deseaba feliz año nuevo a todo el mundo el pasado martes 4 de enero, día en el que le había sido notificada la confirmación, por parte de Tennis Australia, de que había recibido una exención médica para viajar y jugar el ‘Grand Slam’.

En ese momento, todos los medios locales se hacían eco de que el número uno mundial podía cruzar la frontera sin vacuna cuando muchas familias se habían quedado sin ver a sus seres queridos durante los dos últimos años.

El revuelo provocó que los políticos australianos, secundados por un comité independiente de expertos, pasaran de dar el visto bueno a la llegada de Nole a mirar qué trabas podían argumentar para dejarle retenido y sin visado

Fue entonces cuando el tenista llegó a la ciudad australiana de Melbourne este miércoles 5 de enero a las 23:30 horas, donde fue retenido en el aeropuerto y le invitaron a entrar en una habitación, solo, custodiado por dos policías de uniforme, y sin la posibilidad de utilizar el teléfono móvil.

«El señor Djokovic no proporcionó las pruebas adecuadas para cumplir con los requisitos de entrada a Australia y su visa fue cancelada», dijo la Fuerza Fronteriza de Australia en un comunicado. «La Fuerza Fronteriza Australiana continuará asegurándose que todos aquellos que lleguen a nuestra frontera cumplan con nuestras leyes y con los requisitos de entrada».

En ese momento, el tenista entendió que le denegarían la visa, algo que sucedió tras una espera de ocho largas horas. Su padre, Srdjan Djokovic, al enterarse de la retención de su hijo, montó en cólera ante las autoridades australianas y animó a sus compatriotas a salir a la calle en señal de protesta.

Célebre se ha hecho la frase del padre del tenista, «Mi hijo ha estado en cautiverio esta noche, pero nunca ha sido más libre»

Las autoridades australianas barajan la posibilidad de prohibir la entrada de Novak Djokovic al país durante tres años, según ha recogido el diario The Age. En esta caso no se trata por ninguna acción protagonizada por el tenista serbio, sino por las declaraciones de su padre Srdjan acusando al gobierno australiano de tener a su hijo «secuestrado»

No termina ahí, a Djokovic se le está tratando como a un delincuente. De hecho todavía no ha recuperado su cartera y su equipaje. Se le sacó del aeropuerto para trasladarle al Park Hotel, en los suburbios de Melbourne, un lugar para refugiados sin visa, que nada tiene que ver con el lujoso apartamento donde iba a alojarse durante su estancia.

Ante esta situación tan desafortunada, no pocas han sido las voces de apoyo que el tenista ha tenido en las redes sociales, de las más destacadas la voz del famoso tenista Feliciano López, quien a través de Twitter calificaba de despropósito todo lo ocurrido con Djokovic:

«Los Reyes Magos nos han traído un despropósito de enormes dimensiones en el mundo del tenis. Nadie desea que el número 1 del mundo se quede sin jugar un GS. A veces lo que mal empieza puede acabar peor. Australia sale muy mal parada de todo esto. Qué pena…»

El caso Djokovic no ha estado exento de polémica en todo el día, y las opiniones son de todos los colores. Las críticas a Feliciano no han cesado por parte de toda la gente a favor de cumplir la Ley y asumir la vacunación obligatoria, a lo que el tenista español no ha dudado en aclarar que la política lo enfrenta todo.

«Hay que saber interpretar un poquito los tweets. No pretendo defender a nadie. Es innegable el despropósito. Normas son para todos igual pero no pueden cambiar de un día para el otro. Moraleja: cuando los políticos entran al terreno de juego se lía la cosa»

Fuera del mundo del deporte, también ha habido multitud de opiniones dispares. En este caso, la opinión del economista, escritor y director de «El Liberal», Jano García ha sido una de las más polémicas. A través de su perfil oficial de Twitter publicaba la siguiente reflexión:

«¿Somos conscientes de que han deportado a una persona sana? ¿En serio esto lo ve normal e incluso se alegra la sociedad occidental? Luego vendrán los llantos, pero ya será demasiado tarde»

Jano García ha ido más allá en su reflexión, y a todos aquellos que en Twitter argumentaban que se ha de cumplir la Ley y que es igual para todos, lanzaba un tuit que no ha dejado indiferente a nadie.

«Una pregunta que me gustaría que respondieran los de «la ley tiene que cumplirse», aunque esta suponga segregar a los ciudadanos. ¿En Estados Unidos hubierais estado a favor de esto? Se cumple que era legal, se hacía porque era la ley y todos debían obedecerla»

Finalmente el economista, dejaba clara que la cuestión fundamental es la de si se deben respetar las leyes que atentan contra la libertad del ser humano.

«Por supuesto que la ley y su cumplimiento debe ser para todos. Por supuesto que Australia tiene derecho a aprobar las leyes que considere. La cuestión no es esa, sino si debemos respetar las leyes que atentan contra la libertad del ser humano porque es «la ley». Buenas noches»

Por otro lado, el analista Alvise también se ha solidarizado con la causa del tenista servio. El polémico tuitero ha realizado un vídeo explicando su posición y argumentando el porqué «Es hora de decir basta».

«No soy anti-vacunas. No suelo creer en conspiraciones. No creo que el virus sea inexistente. Pero SÍ creo en la #Libertad, y en que hemos llegado demasiado lejos en la cesión de libertades fundamentales bajo la única excusa del miedo. Es hora de decir BASTA. #DictaduraSanitaria»

«Todo esto no va de salud, va de obedicencia»

Alvise ha conseguido a lo largo de esta tarde posicionar su hashtag #DictaduraSanitaria en los Trendin Topic nacionales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *