El candidato a la presidencia francesa Eric Zemmour reúne a 13.000 personas en su primer mitin

El candidato ha decidido llamar a su partido ‘Reconquête‘ traducido como ‘reconquista’ en español. La referencia al proceso de reconquista de la edad media hispánica es muy clara.

Zemmour se vende como el único candidato que puede salvar Francia de el conocido como «gran reemplazo» étnico y cultural que esta viene experimentando desde la década de 1970.

Desde hace algunos años, el concepto de «reconquista», como el de «reemigración» viene usándose para reclamar una salvaguardia y preservación de la patria francesa, su paz social y sus esencias históricas.

Hasta este pasado año, «reconquista» era uno de los lemas de la organización juvenil «Generation Identitaire», recientemente ilegalizada por el presidente francés en base a que considera que promueve el odio y el sectarismo dentro de la república.

Miles de personas se reunieron este domingo en la región de París para la primera reunión del nuevo candidato presidencial de derecha nacionalista, Eric Zemmour

Eric Zemmour, ex polemista y columnista de televisión de 63 años, se lanzó a la carrera presidencial después de meses de silencio, afirmando querer «salvar a Francia» y sus valores amenazados por la inmigración y el Islam.

Los periodistas de un programa de televisión de sátira izquierdista fueron abucheados por la audiencia, según la agencia AFP. A día de hoy los distintos actores del juego político empiezan a conocerse muy bien.

A las puertas del recinto que albergaba el mitin político, una muchedumbre de militantes ultraizquierdistas y detractores de Zemmour clamaban contra lo consideran «racismo, negacionismo y homofobia».

Dentro del recinto, se podían encontrar ciudadanos de los más variopintos orígenes.

María, una contable jubilada de origen polaco que vive en la región de París, explicaba a la prensa que apoya a Zemmour en la lucha contra el «Gran Reemplazo», la teoría según la cual las poblaciones africanas y musulmanas reemplazarán a los pueblos europeos. «En mi calle solo hablamos árabe. Debemos salvaguardar nuestras tradiciones, no dejarnos abrumar por la cultura musulmana», dijo esta mujer polaca que llegó a Francia a los 20 años. María reclama ser «francesa por matrimonio», «refugiada de un país comunista», y que «se integró sin reclamar nada».

François, director financiero de una empresa emergente afirma que Zemmour tiene un amor por Francia que no reconoce en otros candidatos.

Para personas como las descritas, el polémico candidato de origen judío-argelino no representa ni el extremismo ni el racismo.

Durante el acto, unos infiltrados han agredido al candidato presidencial y a algunos de los asistentes, sembrando el caos y obligando a las fuerzas del orden a actuar.

Asimismo, también se ha desvelado hace horas que Zemmour y su jefa de campaña para 2022 esperan un niño para el año que viene. Su mujer, judía y defensora de la tradición, no tiene en mente concederle el divorcio.

La reunión de Villepinte se celebra cinco días después del anuncio de la tumultuosa candidatura del ex polemista, cuyo lema oficial desvelado el sábado es: «Imposible no es francés», expresión atribuida a Napoleón.

Según las encuestas, el candidato que se enfrentará a Emmanuel Macron en la segunda ronda de las próximas elecciones presidenciales en Francia de 2022; será o bien Marine Le Pen, o bien Eric Zemmour.

Aunque es previsible que Macron vuelva a hacerse con la presidencia de la república, lo hará, previsiblemente, por un margen bastante más estrecho que el que hubo en 2017.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *