EEUU solicita a la OEA enviar una «señal clara» ante la «campaña de terror» de la dictadura en Nicaragua

Este domingo, Julie Chung, subsecretaria interina para Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado de Estados Unidos,  ha pedido a la Organización de Estados Americanos (OEA) enviar una «señal clara» a Nicaragua donde, ha afirmado, se vive una «campaña de terror» como consecuencia de los arrestos de varios líderes políticos, incluido cuatro candidatos opositores a la Presidencia.

Chung, en un mensaje remitido a medios de comunicación por la embajada de EEUU en Managua ha denunciado la situación en Nicaragua causada por la dictadura del matrimonio Daniel Ortega (presidente y dictador) y Rosario Murillo (vicepresidenta y esposa del dictador):

«La campaña de terror de Ortega-Murillo continúa este fin de semana con más arrestos arbitrarios. Los miembros de la OEA deben enviar una señal clara esta semana: basta de represión».

Aludiendo a los continuos arrestos de opositores ha añadido que:

«La región no puede solo sentarse a esperar a ver quién será el siguiente».

El miércoles de la semana pasada, Luis Almagro, secretario general de la OEA, , instó a sus miembros a que suspendan la participación de Nicaragua en este organismo tras las detenciones.

El Consejo Permanente de la OEA realizará una sesión telemática extraordinaria el martes de la semana que viene con el objetivo de «abordar la situación en Nicaragua», a solicitud de Brasil, Canadá, Chile, Costa Rica, Estados Unidos, Paraguay y Perú.

DETENCIONES ARBITRARIAS DE OPOSITORES POR PARTE DE LA DICTADURA

La Policía de Nicaragua, dirigida por Francisco Díaz, consuegro del dictador Ortega, ha arrestado en tan sólo este último fin de semana a cinco disidentes del régimen sandinista

Tiene bajo arresto además a los candidatos a la presidencia de la oposición Cristiana Chamorro, Arturo Cruz, Félix Maradiaga y Juan Sebastián Chamorro García.

A la lista de detenidos bajo acusaciones falsas se añaden dos ex colaboradores de una ONG, José Adán Aguerri, ex titular del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), al exvicecanciller José Pallais, y a las dirigentes opositoras de la Unidad Nacional Violeta Granera, Tamara Dávila, Ana Margarita Vigil y Suyen Barahona.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) declaró su preocupación con esta situación este domingo señalando además el «allanamiento ilegal y arbitrario» de sus viviendas y reiterando «su llamada al Estado a respetar la integridad personal de líderes y lideresas, y a su liberación inmediata».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *