EEUU se marcha de Afganistán. Los talibanes recuperan posiciones y amenazan hacerse con el control

La administración Biden ha formalizado ya la retirada definitiva de las últimas tropas estadounidenses de Afganistán concretando su fecha definitiva de salida.

Después de 20 años luchando contra el monstruo islamista- que ellos mismos ayudaron a crear durante la Guerra Fría- los estadounidenses se retiran de uno de los países más convulsos y atrasados de Asia. El futuro del país centro asiático es bastante incierto a día de hoy.

El presidente estadounidense, Joe Biden, afirmó el jueves que el repliegue será completado antes del próximo 31 de agosto, frente a la fecha inicialmente prevista del 11 de septiembre. Al mismo tiempo, reconoció que los talibanes están más fuertes que nunca desde 2001.

Las estructuras del estado afgano son tan débiles como su economía y grado de desarrollo. A pesar de dos décadas de incesante guerra, los talibanes siguen teniendo una fuerza enorme en el país y van a más. El signo de los nuevos tiempos no parece haber calado entre los muyahidines, que siguen manteniendo un estilo de vida muy tradicional y unas más que elevadas tasas de natalidad que les posibilitan cubrir bajas y seguir aumentando en número.

Avance talibán.

Los talibanes afianzan su control de amplias zonas de Afganistán con la captura de dos nuevos distritos. Éstos se encuentran poblados por la minoría chií hazara, perseguida por los talibanes.

Ahora mismo, Estados Unidos se apresura por retirar a sus tropas y mientras, el ex señor de la guerra Ismail Khan moviliza a cientos de combatientes en el oeste del país.

La formación insurgente ha capturado ya 117 de los 407 distritos afganos, y ha afirmado controlar el 85% del país. Aunque posiblemente estos datos no son reales, son síntoma de la fuerza de los yihadistas.

Según fuentes ministeriales, Afganistán registró en los últimos días combates significativos en 11 de sus 34 provincias. Según el Ministerio de Defensa afgano murieron 191 combatientes talibanes y otros 102 resultaron heridos.

En la provincia occidental de Badghis, los talibanes lanzaron un nuevo ataque a la capital, Qala-e-Naw. Según un comunicado de la oficina del gobernador, fueron rechazados tras horas de combates.

Tal es la situación política, que el propio Gobierno afgano se ha tenido que aliar con señores de la guerra locales para hacer frente a la amenaza talibán.

Miedo en China y Rusia.

Si bien los dos gigantes asiáticos fueron muy críticos con EEUU y su implicación en Afganistán durante los últimos 20 años, ahora miran con miedo al convulso país centro asiático.

El propio Sergei Lavrov, jefe de la diplomacia rusa, ha expresado en los últimos días su preocupación con respecto a un avance significativo de los talibanes en Afganistán. Tal advenimiento yihadista podría extenderse luego a las otras cuatro repúblicas centro asiáticas, muy importantes para Rusia y China debido a los recursos que importan de ellas y a que comparten frontera con algunas.

Lo cierto es que, tanto EEUU como China, Rusia y la UE, están interesadas en un Afganistán estable. Cosa que, a día de hoy, no existe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *