Donald Trump asegura que: «no hay mayor prioridad que limpiar nuestras calles, controlar nuestra frontera, detener la entrada de drogas y restaurar el orden en EEUU»

De nuevo, el foco mediático vuelve a estar en el exmandatario estadounidense Donald Trump, que esta semana ha participado en la  cumbre del America First Policy Institute.

El regreso de Donald Trump a Washington D.C tiene lugar precisamente cuando el trumpismo se encuentra cada día más fuerte en el seno del Partido Republicano. A dos años de las elecciones presidenciales y cuando apenas queda poco más para un año para las primarias presidenciales republicanas, las bases del partido señalan como candidato indiscutible a Donald Trump, y en su defecto, el único candidato que obtendría un apoyo reseñable, aunque muy alejado de los números de Trump, sería el gobernador de Florida y actual líder del trumpismo a nivel institucional, Ron DeSantis.

El discurso de Trump ha sido el más aplaudido durante la convención, y el de mayor calado ideológico

Trump ha sido especialmente beligerante a la hora de denunciar el adoctrinamiento sexual de los menores en las escuelas promovido por la Administración Biden y el Partido Demócrata, señalando así:

“Los gobiernos federales, estatales y locales deben hacer cumplir enérgicamente las leyes vigentes para detener la sexualización pervertida de los niños menores de edad. Una sociedad que se niega a proteger a sus niños, es una sociedad que pronto no podrá proteger a nadie»

«Este es un sello distintivo de la decadencia cultural y social contra el cual debemos luchar muy duro y muy pronto. No hay tiempo que perder», ha aseverado el exmandatario.

También ha cargado duramente contra los planes de la Casa Blanca de Biden de “empoderar a los niños para cambiar de sexo”, que fueron adelantados por la subsecretaria de Salud de Biden, Rachel Levine. Trump ha arremetido contra dichos planes de favorecer el cambio de género de los niños y también se ha pronunciado sobre la polémica de los atletas transgénero que participan en deportes femeninos con el siguiente tenor:

“Son enfermos que promocionan contenido sexual en los jardines de infancia, o que proporcionan bloqueadores de la pubertad a niños pequeños que no tienen idea de qué es un bloqueador de la pubertad (por cierto, yo tampoco). No solo están involucrados en actos de depravación. En muchos casos, están infringiendo la ley y deben rendir cuentas. Y, por cierto, no deberíamos permitir a los hombres jugar en deportes femeninos. Es una locura”.

Trump también ha tratado el tema de la inseguridad que asola Estados Unidos. En este punto EEUU sufre una de las mayores olas de criminalidad de toda su historia, siendo el epicentro las grandes ciudades del país controladas por los demócratas.

«No hay mayor prioridad que limpiar nuestras calles, controlar nuestra frontera, detener la entrada de drogas y restaurar rápidamente la ley y el orden en Estados Unidos»

«A los delincuentes se les ha dado rienda suelta más que nunca», concluía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.