Detenido en Calahorra el clan familiar que controlaba el tráfico de marihuana en la ciudad

La Guardia Civil ha llevado a cabo la Operación Miller, “Plan de Respuesta Policial, al cultivo y tráfico ilegal de marihuana y los beneficios del mismo.

La actuación ha llevado a cabo una investigación en La Rioja que traído la desarticulación de un grupo criminal, de índole familiar, cuyos seis integrantes -tres varones y tres mujeres, de nacionalidad española, con edades comprendidas entre los 22 y 41 años- han sido detenidos como presuntos autores de los delitos de pertenencia a organización criminal, contra la salud pública por cultivo, elaboración y venta de droga, defraudación de fluido eléctrico y tenencia ilícita de armas.

Las tres viviendas en las que residían los integrantes de este grupo- ubicadas en el casco antiguo de Calahorrra-, se habían convertido en un supermercado de venta de marihuana. Estaba abierto prácticamente las 24 horas del día los 365 días del año. A él acudían consumidores de esta sustancia estupefaciente -entre ellos menores de edad- de Calahorra y localidades cercanas.

La investigación ha durado varios meses y ha sido muy compleja. La zona en la que se encontraban ubicadas las viviendas -Calle Cabezo y Calle Morcillón- estaba prácticamente bunkerizada y controlada por «aguadores». Estos son quienes dan el aviso en caso de detectar presencia de policial. Este hecho llegó a provocar numerosos cambios en los sistemas de seguimiento, vigilancia y control sobre los integrantes del clan familiar.

A principios de mayo agentes del al Área de Investigación de la Guardia Civil en Calahorra, tuvieron conocimiento a través de diferentes informaciones emitidas por las Unidades de Seguridad Ciudadana, de un flujo constante y diario de personas -en su mayoría consumidores de cannabis- que acudían a cualquier hora del día y de la noche al lugar para la adquisición de este tipo sustancia estupefaciente.

Estas informaciones permitieron centrar las actuaciones sobre tres viviendas de un conocido clan familiar vinculado al tráfico de drogas. Pronto se supo que en los inmuebles no solo se vendía droga, sino que también se producía.

Recopiladas todas las pruebas, se procedió a solicitar el mandamiento de entrada y registro.

Finalmente, se procedió a un asalto por sorpresa en los tres inmuebles que se saldó con la detención de los seis implicados. En el interior de cada uno de los inmuebles los agentes hallaron sendos laboratorios tipo “Indoor” destinados al cultivo intensivo de marihuana. Estaban dotados de todos los elementos necesarios para una correcta y rápida producción de las plantas.

Durante los registros se intervinieron 192 plantas de marihuana, 5 kilogramos de cogollos dispuestos para su venta, todos los útiles necesarios para la dosificación, pesaje y empaquetado de la droga, 4.939 euros, una escopeta que había sido sustraída en Gibraleón (Huelva), 23 cartuchos, lámparas halógenas, extractores, aires acodiciados y ventiladores etc…

Al no contar las viviendas con contadores de luz que registraran el consumo de electricidad, los agentes sospecharon que las mismas se estaban alimentando mediante enganches clandestinos, como así terminó siendo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *