Desarticulada banda dedicada al tráfico de cocaína y peleas de gallos

Agentes de la Policía Nacional de la Jefatura Superior de La Rioja y de la Jefatura Superior de Policía de Madrid, han desarticulado una organización criminal dedicada a la distribución de cocaína y la celebración de peleas ilegales de gallos.

Uno de los grupos de la organización tenía su central de operaciones en Logroño, donde vivía el líder y desde donde vendían las sustancias estupefacientes.

El operativo se saldó con 15 personas detenidas como presuntos autores de los delitos de pertenencia a organización criminal, tráfico de drogas y maltrato animal. 

En siete registros se han incautado casi un kilo de cocaína y otras sustancias estupefacientes. También utensilios para su manipulación, más de 10.000 euros y tres vehículos.

En el registro de una finca en la localidad de Chinchón, se intervinieron 223 gallos utilizados para peleas ilegales. Algunos de los cuales, se llegaban a vender por unos 10.000 euros.

La investigación se inició en el mes de abril del año pasado, cuando los agentes fueron informados de que en Logroño existía un punto de venta de cocaína. 

Tras varias averiguaciones se pudo determinar que la droga procedía de la ciudad de Madrid, iniciándose así una operación simultánea.

Intrincada organización delictiva.

La organización criminal se componía de tres grupos. 

Uno de ellos tenía su central de operaciones en un domicilio de la localidad de Logroño donde vivía el líder y desde donde vendía las sustancias estupefacientes. 

A su vez, el líder organizaba la entrega de la sustancias a través de sus colaboradores. Los agentes constataron pronto que se trataba de un proveedor de cocaína de mucha actividad en la ciudad.

Debido al volumen diario de compradores, era necesaria una contabilidad exhaustiva de todos sus pagos y cobros, sirviéndose en La Rioja de seis varones y dos mujeres, los cuales actuaban como colaboradores. Estos llevaban a cabo funciones administrativas y de distribución de las sustancias a particulares.

Distribución del estupefaciente en bares.

En La Rioja, otro de los grupos estaba liderado por un hombre que se surtía del mismo suministrador ubicado en Madrid y que distribuía la droga tanto en su casa como en bares. 

En el escalón superior se encontraba un varón como nexo de unión entre el anterior grupo organizado y el suministrador principal, con sede en Madrid. Distribuía estupefacientes en Logroño y otros puntos de La Rioja, incluso disponía de distribuidores en Toledo y El Casar (Guadalajara).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *