Depredadores sexuales

Desde los albores de la humanidad, los seres humanos han intentado refrenar sus instintos más básicos, violentos y asesinos, pero hasta que la humanidad no comenzó a vivir en sociedades donde se respetaban los principios básicos de convivencia, es decir, la civilización, no se alcanzaron los valores que hicieron posible el vivir en comunidad, respetando la ley, el orden, la moral, la justicia, la propiedad privada, la libertad y la vida. Derecho fundamental e inalienable de los seres humanos.

De aquellos principios y valores, nació la democracia moderna como sistema político, apareciendo sobre los siglos XVII y XVIII, junto con el sufragio universal y por supuesto, los derechos humanos; los derechos del individuo y el libre albedrio. Donde esa humanidad viviera de una forma confortable, pacífica y sobre todo en libertad. En lo social, lo económico, con un sistema de valores que esas naciones adoptaron y consolidaron para ser pueblos libres que viven y trabajan por el bien común. Anteponiendo la libertad individual y el libre albedrio a la colectividad y a la esclavitud, abolida esta hace algunos años. Aunque la primera democracia fue la griega, muy incipiente, donde en asambleas los ciudadanos tomaban las mejores decisiones para su gestión de las ciudades.

Es en esos países donde los sistemas democráticos liberales arraigaron fuertemente sus convicciones, es donde se han alcanzado cuotas de libertad, prosperidad y progreso como nunca antes los humanos habíamos conseguido. La era del conocimiento, las matemáticas, la tecnología, el avance de la ciencia, la computación, el desarrollo industrial, la medicina y otras materias y disciplinas, hicieron posible que hoy día tengamos un nivel de bienestar como no se había conocido antes. Alguno de esos valores consustanciales a nuestro tiempo, es la libertad, la vida, y, ante todo, la protección a la infancia. Pues uno de los principales deberes es la protección a los niños, pues son el futuro de nuestra sociedad. Ninguna sociedad puede prosperar si no se cuida, protege y educa en valores a las nuevas generaciones, a nuestros hijos.

La depravación como forma de dominación

Pero desde un tiempo a esta parte, el llamado globalismo; esas elites mundiales que prosperan en las sombras, que operan a través del mal, del crimen organizado y de las mafias políticas del marxismo, o lo que se ha venido en llamar, el socialismo del siglo XXI, ha fijado como uno de sus pilares fundamentales el acabar con las democracias y las naciones libres, pues si corrompes a esas sociedades podrás convertir a esas naciones a tu imagen y semejanza. Podrás someterlos, adoctrinarlos y convertirlos en guiñapos obedientes: esclavitud.

La pederastia, al igual que el canibalismo (practicado tiempo atrás) y el asesinato es, seguramente, la abominación más repugnante y violenta que los seres humanos se infringen entre ellos. La prueba irrefutable de esto es que, hace muy pocos días una de estas bestias, un criminal que abusó y asesino a Alex, el niño de Lardero, La Rioja, donde, además, se da la circunstancia que ese depravado asesino jamás debería de haber visto la luz el sol. Sin embargo, este gobierno comunista, por lo tanto, forma parte del ataque globalista contra las democracias, fomenta e incentiva a los directores de prisiones para que excarcelen ─Ellos lo llaman reinserción─ al máximo número de presos. Además, en este caso concurren presuntos delitos de prevaricación por parte de la junta de tratamiento política, es decir, el gobierno, pues la J.T. técnica, es decir, la que la componen los profesionales psicólogos y psiquiatras, el director de seguridad, el subdirector de la prisión y algún funcionario, junto con el director de la misma, se negaron a tal libertad. ─Desconozco en qué porcentaje de votos negativos, por lo que comentaba sobre las prebendas económicas a los directores─ Pero al final, fue una decisión que tuvo que tomar el juez de vigilancia penitenciaria, ordenado, presuntamente, por el ministro MarlasCa.

 Los niños: el fundamento del globalismo

Para llevar a cabo semejante planificación han de empezar a envenenar las mentes mas inocentes: los niños. Por lo que inician un adoctrinamiento a los mismos a muy corta edad. A edades donde la mente es más frágil, más maleable y más fácil de corromper. Inyectándoles en sus cerebros ideología de género y de identidad sexual para quebrar su inocencia; ideología marxista, donde sus voluntades quedan al albur de quien los domina, es decir, corrompen su espíritu, sus mentes y sus frágiles cuerpos.

Los niños son la pieza fundamental para ese globalismo, pues para ellos tiene dos vertientes: la primera es que son el futuro de cualquier sociedad. Al pervertirlos, adoctrinarlos y manipularlos con una educación destructiva, donde normalizan una serie de comportamientos criminales, como el sexo a muy corta edad, tipificado en la actualidad como abusos sexuales, dentro del apartado del código penal contra los delitos de libertad e indemnidad sexuales a menores de 16 años, quedan a merced de esas mafias para esclavizarlos como objetos sexuales para sus mentes depravadas.

Y, por ende, la segunda seria que esos niños al convertirse en adultos aceptarán de buen grado ser esclavos del nuevo orden mundial, pues ya les tienen acostumbrados desde pequeños en su cerebro a ser manipulados para su causa. Es como la hipnosis, el hipnotizador te tiene que sugestionar para conseguir dicha hipnosis. Si esto se mantiene en el tiempo, siempre estarás a su merced, serás su esclavo.

Por ello, desde la más tierna infancia corrompen, manipulan y destruyen la naturaleza de los niños, su inocencia, para que estos inocentes normalicen que el sexo a temprana edad es una cosa «normal» y que está bien practicar.

Un niño que normaliza y automatiza a una edad muy temprana, 3,5,7 años prácticas sexuales de adultos, estos serán manipulables por los adultos depredadores sexuales en busca de depravación y vicios que van desde bebés a niños de corta edad, incluso más mayores, pues tendrán destruido su sistema de valores, sus gustos sexuales estarán condicionados a los recuerdos que, durante los primeros años de sus vidas les hayan inculcado. En definitiva, serán adultos acomplejados, indeterminados, hipersexualizados y fácilmente manipulables, inestables emocionalmente y con depresiones que les harán plantearse el suicidio para acabar con sus remordimientos.

La imposición del genero

Otro caso deleznable es el de la imposición de la madre a cambiar el género a sus hijos/hijas a su voluntad, como ya estamos viendo cada vez más habitual, que, por ejemplo, nacen varones y su madre deseaba una niña y sin contar con ninguna ayuda psicológica, de “motu proprio” le cambian el género, como hemos podido ver recientemente a través de un video, como una madre le decía a su «hija” de 4 a 5 años (varón)

─ ¿verdad cariño que tú eres trans? –

La “niña» le contesta, –si Mama–

Pero cuando su madre le pregunta que es ser trans, el pobre niño, convertido en niña, le contesta

─No sé mama, se me ha olvidado─

Todo esto pasa porque las sociedades democráticas y occidentales nos hemos relajado y hemos adoptado la creencia que la libertad es para siempre. “Cuando un hueco queda vacío, otro lo rellena ipso facto”. Así es la naturaleza, también en el ámbito del comportamiento humano. El nuevo intruso se aprovechará de esa debilidad y ahí es donde ven la oportunidad y empiezan a pergeñar su maléfico plan: el asalto al poder. Y una vez en el poder la dominación, el control absoluto y la esclavitud de los seres humanos, empezando por los niños, que serán convertidos en juguetes sexuales para las élites del nuevo orden mundial.

Depravados y malvados criminales, mafiosos y escoria de la peor calaña serán los perros guardianes de esas élites, apoderándose de todo y dejando al resto a merced de una esclavitud segura que destruirá la civilización tal y como la conocemos. Enfermos y psicópatas como el asesino y pederasta que secuestró, violó y asesinó al niño Alex. Crimen que cometió un depredador, un depravado sexual que un juez de vigilancia penitenciaria había ordenado su excarcelación, porque presunta y seguramente alguien desde el gobierno le ordenara la excarcelación. Que vamos a pensar los ciudadanos cuanto todos hemos oído decir a la Fiscal General del Estado, Dolores Delgado, en una conversación con el excomisario Sr. Villarejo aquello de: “información vaginal, ¡éxito asegurado!”, o “jueces y fiscales del Tribunal Supremo se van de menores a Colombia”. Pues con esto está todo dicho, señores lectores.

En homenaje a Alex

D.E.P.

Un comentario en «Depredadores sexuales»

  • el noviembre 24, 2021 a las 1:23 pm
    Enlace permanente

    Excelente columna, D. Francisco. Felicitaciones. Más claro no se puede decir, sólo falta que los ojos quieran leer (y que la inteligencia pueda comprender, porque mentes obtusas las hay ahora más que en toda la evolución humana desde el australopithecus). Bendiciones.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *