Delgado nombra nº 2 de la Fiscalía a la protegida de Conde-Pumpido, de la Unión Progresista de Fiscales

Dolores Delgado, fiscal general del Estado, ha elegido como segunda de la Fiscalía, esto es, como teniente fiscal del Tribunal Supremo a María Ángeles Sánchez Conde.

Sánchez Conde es la ‘protegida’ de Cándido Conde-Pumpido, magistrado del Tribunal Constitucional y jurista de referencia del PSOE y pertenece a la Unión Progresista de Fiscales (UPF), la misma asociación de Delgado.

Hoy se reunía el Consejo Fiscal para decidir por votación quién iba a sustituir al fallecido Juan Ignacio Campos; los fiscales del Supremo Javier ZaragozaConsuelo MadrigalMaría Ángeles Sánchez CondeJosé Javier Huete y el fiscal jefe de la Fiscalía Antidroga, José Ramón Noreña.

Según informan fuentes fiscales a Libertad Digital, los cuatro vocales de UPF y la inspectora jefe de la Inspección Fiscal, María Antonia Sanz Gaite, han votado a Sánchez Conde.

Por otro lado, los cinco vocales de la Asociación de Fiscales (AF) han votado a la ex fiscal general del Estado, Consuelo Madrigal. El resto de candidatos no han recibido ningún voto.

LA PROTEGIDA DE CONDE-PUMPIDO: «SECTARIA», «IDEOLOGIZADA»

Sánchez Conde era favorita en la anterior elección en la que ganó Juan Ignacio Campos. Su primer destino fue en Cádiz en 1982 y ha pasado por varias fiscalías hasta aterrizar en el TSJ de Madrid en 1990 donde tras dos años fue nombrada fiscal jefe. Gran parte de su trayectoria la ha pasado en el Tribunal Constitucional donde ascendió a Fiscal de Sala.

Al igual que Delgado es miembro de la UPF.

Según indica Libertad Digital, Sánchez Conde es considerada en el Ministerio Público como:

«Una de las fiscales de tendencia izquierdista más sectarias e ideologizadas. Es la ‘protegida’ de Conde-Pumpido y cuándo éste era fiscal general del Estado la aupó para dirigir la Fiscalía del Tribunal Constitucional, ha desarrollado su carrera siempre de su mano. Además, el propio Conde-Pumpido, jurista de referencia del PSOE, y su esposa la magistrada Clara Martínez de Careaga son a su vez amigos íntimos de la ministra de Justicia Pilar Llop».

Y añaden:

«Sánchez Conde es una fiscal a la que no le importaría mancharse la toga con el polvo del camino. Además, ha protagonizado numerosos incidentes internos con compañeros desacreditando resoluciones judiciales valorando únicamente la ideología del magistrado que la había redactado sin tener en cuenta los argumentos jurídicos. Delgado podría elegirla para que su buena relación con Conde-Pumpido no se vea afectada, aunque su complicado carácter podría provocar enfrentamientos con la propia fiscal general».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.