Degeneración, degradación y desastre del Gobierno

«Lástima que parte del periodismo profesional se haya degradado tanto, en la misma medida que la llegada de políticos inservibles y aprovechados…»

Me sigue pareciendo vergonzoso que el Gobierno socialcomunista consienta y apoye las palabras y reflexiones de Irene Montero sobre el «blanqueo» de la pederastia y no la cese inmediatamente. ¿Habrá respetado el presidente Sánchez la continuidad de la ministra del postureo por el apoyo recibido del arzobispo de Valladolid, dando por buenas las palabras de la «consagrada exmarquesa»? ¡Ay, Argüello, Argüello!

La ministra de Igual-Da vuelve a demostrar que es un personaje impresentable por el doble rasero, ahora con las muchachas del Colegio Mayor Santa Mónica. No sabe si da gorrazos, palmadas o patadas. Sobre ese ministerio, sobra ella y sobran sus nefastas ideologías, además de los planteamientos absurdos de sus segundones: la última estupidez de su persona de confianza es que la familia ha fracasado y está obsoleta; «ahora la familia son los compañeros de piso…» Solo le ha faltado citar al loro, la cacatúa, el hámster o los jilgueros, por poner algunos ejemplos. ¡Qué cantidad de gente enferma hay en este inusual y acomplejado desgobierno! Nos hacen pensar que proceden de una clara desestructuración familiar o de una convivencia irracional.

Personalmente me causan mucho rechazo los planteamientos, tanto de «Izquierda Hundida» como del PSOE, en muchas de sus acciones. Lástima que parte del periodismo profesional se haya degradado tanto, en la misma medida que la llegada de políticos inservibles y aprovechados, y que no haya periodistas que, al hacerlos entrevistas serias, los hagan preguntas «incómodas» y sean tan cómplices de ellos… Ya nadie duda de que tenemos un problema de fondo con el periodismo subvencionado y comprado en España, así como con una falta irracional de televisiones que informen con neutralidad. En la izquierda sobreabunda esa degeneración de información sobrevenida, pagada y exigida.

Las prebendas del Gobierno socialcomunista tapan bocas y, si no se sigue la consigna, se pone al periodista de patitas en la calle o se le envía a encender la estufa mañanera del director. La primera lección es situar Cuenca en el mapa de España y aprender a ponerse mirando a ella cuando lo dice el subvencionador. No hay más que ver las tertulias de casi todas las cadenas: denigrantes, rastreras, de muy bajo nivel, periodistas comprados, aleccionados, dados al mantra y con muy pocas luces; tal vez sea para ahorrar energía en los tiempos que corremos. ¿Tendrán los ministros y ministras tan pocas luces, por el afán de Sánchez de querer hacer su especial contribución al gasto reducido de poca energía?

Este analista estaba convencido de que nada pasaría tras la bufonada de declaraciones de Irene, ministra de Igual-Da. La barragana, Irene Montero, hace declaraciones sobre desigualdad, sexo, feminismo y muchos otros temas que dan pena porque carecen de sustentación, huyen de la reflexión y falta sustento intelectual. El patio de Monipodio está cada vez peor. O el pueblo se levanta ya para poder vivir en pie o tendremos que seguir viviendo de rodillas y escuchando torpezas de ministra «ilustrada», menos dada a la construcción del país (carece de las bases políticas y formativas para ello) que a la falsa libertad de «volver a casa sola y borracha». La indigencia intelectual de este Gobierno, que antes era supuesta como el valor militar, ya está sobradamente probada.

Más vale que desde el inservible ministerio de Igual-Da entiendan lo que deben hacer: trabajar y defender los derechos, la igualdad y la educación sexual de sus niños y niñas… A los retoños de los demás que los dejen en paz, a sabiendas de que se arriesgan a perder la mamandurria, las prebendas, el Falcon, la chulería, el sueldo, las alfombras rojas… incluso pueden ser corridos a gorrazos hasta que enseñen el rabo entre las piernas.

Una prueba de que a «Antonio» solo le importa el poder es que, después de todas las barbaridades que consiente a los miembros de su Gobierno, es que nunca pasa nada, aunque se destroce la economía del país con declaraciones sobre la escasa calidad de la carne española, la degradación de la agricultura, la humillación a los autónomos, los mediocres retoques de la reforma laboral y las falsedades del día a día de sus ministras, ministros y «asesores de agarra del rabo y tira» En fin, para lograr la adjetivación de miserable hay que ganárselo cada día y doy fe de que nuestro presidente mentiroso y fulero ya ha completado toda la tira de méritos precisa y necesaria.

Es evidente que, dentro del propio Consejo de ministros, hay muchos y muchas tan gaznápiros como ella, la barragana Montero, además de claramente degenerados por el silencio y la complicidad. Diga la barbaridad que diga o haga la «menestra», los compinches del socialismo terciario salen a la palestra para defenderla, unos por los apoyos que obligan y otras por lo que pueda soltar el «chepa», una vez más suspendido en la Complutense tras su intento de querer dar clases de periodismo. ¡Cuánta degradación y degeneración hubiera llevado a los jóvenes en las aulas para un periodismo que ya está falto de casi todo lo bueno y de valores!

En algún sitio he leído que Agustín Laje –escritor, conferenciante y politólogo argentino– tenía razón durante todo este tiempo. Al parecer él había dicho que «la pedofilia era parte de la agenda LGBT y que estarían haciendo pruebas para medir la aprobación y aceptación de la gente». Aunque ahora mismo hay masivamente rechazo, lo seguirán intentando en un futuro próximo y cercano.

Lo que domina muy bien este Gobierno –que ya derrapa desde hace tiempo– es la desinformación para el engaño y el falseamiento de la realidad. De ahí que hayan soltado datos de los Presupuestos de 2023 que facilitan el enfrentamiento entre comunidades autónomas: «La inversión pública estatal en Cataluña rondará los 2.500 millones en 2023, frente a los 1.305 millones que irán a Madrid» El problema y la confrontación están servidos.

¡Como lo de Cataluña no hay nada igual que vaya a la feria! Es inconcebible que la Fiscalía investigue unos cánticos desagradables en un Colegio Mayor de Madrid, donde todo ha quedado en novatadas y los políticos se han extralimitado tres pueblos, y, sin embargo, en la universidad de Cataluña exista una completa impunidad para los que acosan a “S’ha Acabat”. «Aquí es donde hay odio. El Gobierno debe poner pie en pared y recuperar constitucionalmente Cataluña», dice Inés Arrimadas.

En fin, como dicen en mi tierra: «A Sánchez le ha faltado aprender a miccionar con firmeza» cuando Cataluña lo exigía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *