¿Cuántos fascistas hay en La Rioja?

En La Rioja hay aproximadamente cien mil fascistas declarados, que en las últimas elecciones de 2.019 se decantaron por Partido Popular, Vox y Ciudadanos. A ellos habría que sumar una cantidad importante de menores de edad que hacen que la cifra pueda llegar a rondar los ciento veinticinco mil fascistas.

El Gobierno nos indica que estamos ante una situación altamente peligrosa. Las calles están tomadas por la extrema derecha. Los transportistas son de extrema derecha, los agricultores son de extrema derecha, muchos pensionistas son de extrema derecha, funcionarios de extrema derecha e incluso jóvenes que también son de extrema derecha.

Con este mensaje da la sensación de que en cualquier momento puede prenderse la mecha del supremacismo y comenzar una violencia sin tregua que acabe con socialistas, comunistas, gays e inmigrantes encarcelados, mientras los tanques derriban las casas del pueblo y se inician las ejecuciones de algunos de sus miembros.

Sin duda es una situación alarmante que debería de hacernos reflexionar sobre el motivo de que hayamos llegado a este punto de difícil retorno. Al informase de forma tendenciosa de la presencia de todos esos fascistas, que en realidad no existen, lo realmente preocupante pasa a ser el delirio de los dirigentes socialistas que continuamente utilizan el fascismo como arma arrojadiza frente a quien pretenda contradecirles.

Paradójicamente, el dictador Adolf Hitler nos dejó frases para la historia como “que mejor suerte que gobernar a hombres que no piensan”, “no importa la verdad, importa la victoria” o “las grandes masas sucumbirán más fácilmente a una gran mentira que a una pequeña”.

Y el Partido Socialista está comenzando a utilizar de forma continuada e intencionada una maquinaria propagandística similar a la hitleriana que se puede resumir en que “si no estás conmigo eres un fascista”, señalando de forma atemorizante a toda aquella persona que reniegue de la ideología socialista con el fin de que quede arrinconada, humillada y vilipendiada.

La peculiar manera que usan para intimidar a la población es identificar de manera clara y directa a todos aquellos ciudadanos que comulgan con otros partidos políticos democráticos, de tal manera que los suyos puedan con total justificación denigrarles y marcarles por ser enemigos del régimen socialista.

Al igual que hacen los partidos nacionalistas e independentistas en sus respectivas regiones, la machacona repetición de una ficticia acusación puede provocar que los necios se envalentonen al sentirse partícipes e integrados en un grupo que los arropa y les posibilita insultar, amenazar y amedrentar, con el peligro latente de que, en un momento dado, se cruce la línea con consecuencias todavía más graves para quien piensa lo contrario.

La actitud propia del totalitarismo es precisamente la de este Partido Socialista que se atreve a llamar fascistas como poco a la mitad de la población de España y de La Rioja. Lo que el PSOE representa es la cara del cobarde, del más vil canalla que se escuda en la protección de su masa social para atentar directamente contra la dignidad de millones de personas que defienden y defenderán la democracia frente a estos charlatanes envueltos en la bandera del progresismo.

Si para poder criticar las políticas que están llevando a cabo los distintos gobiernos socialistas debemos de declararnos fascistas o ultraderechistas en los términos que representan sus acusaciones en mi caso, y aunque sea totalmente contrario a los dictadores, lo hago sin complejos a través de estas líneas, porque eso significa que aún no estoy sometido a su ideología adoctrinadora, que mantengo mi capacidad de reflexión y que puedo luchar porque esta sociedad tenga un futuro en libertad.

Un comentario en «¿Cuántos fascistas hay en La Rioja?»

  • el marzo 27, 2022 a las 11:44 am
    Enlace permanente

    Así es. Los españoles que no obedecen y callan quedan marcados y socialmente aislados o también podríamos decir socialistamente aislados.
    El régimen sanchista tiene su propia maquinaria para marcar y adoctrinar. Han aprendido a manipular a la población al estilo de la Gebbels ministro de propaganda del Tercer Reich.
    Y lo hacen sin pudor adoctrinan desde las escuelas, utilizando los medios de comunicación, y hasta sirviéndose del BOE para mantener también sus presupuestos ideológicos
    Y para cerrar el círculo gobiernan y legislan a golpe de RD, como los antiguos regímenes totalitarios, secuestrando la autoridad del legislativo dándole carta de naturaleza ordinaria a un instrumento normativo concebido para causas urgentes y de excepcionalidad que tiene su origen en una anomalía concebida para período de Entreguerras
    Por cierto, y para que nadie lo olvide, el fascismo es de izquierdas, una rama más del socialismo. Pero han conseguido a base de repetir hasta la saciedad, que todo aquél que no comulgue con su régimen sea un fascista, No pretenden otra cosa que alejar de sí el oprobio, dejar limpia de mácula a la familia de izquierdas, de la que, por más que insistan en lo contrario, forman parte ETA y el PSOE (y no digamos el zapaterismo).
    El dominio de la voluntad mediante la coacción me atrevería a decir, es algo delictivo. Y si no, que le pregunten a los españoles que viven en Cataluña y tienen que ver cómo espían a sus hijos para dejarlos debidamente marcados si no utilizan como lenguaje vehicular el catalán. Lo mismo ha ocurrido con los chivatos gudaris en toda vascongadas desde los 80 cuando en la práctica se veían obligados a matricular a sus hijos en las ikastolas.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.