Confianza con todo “MEREcimiento»

Tras un aciago mes de diciembre en el que la Unión Deportiva Logroñés, más allá de creer y crecer (por aquello del lema que se instauró en el club), decrecía y generaba desconfianza y decepción, la situación ha cambiado drásticamente.

Las críticas a Manu Franco por la lentitud de los fichajes en el inicio del mercado invernal, así como el descontento con ciertos jugadores, se transformó, con el paso de los días, en optimismo e ilusión y, por supuesto, en alabanzas al director deportivo por haber movido esa tan necesaria ficha que parecía inamovible. Si Fran Rodríguez no parecía satisfacer las pretensiones para un club que aspira a regresar al fútbol profesional, lo cierto es que, a día de hoy, el ex del Calahorra no solo ha superado el test con éxito, sino que, además, parece haberse ganado no ya la titularidad, sino también el apoyo y satisfacción de toda la grada. Más tarde llegaría Diamanka, jugador más que experimentado en Segunda División, que sería el segundo reclutamiento para el conjunto blanquirrojo, un refuerzo que, sin duda, y a falta de verle acoplado a la dinámica del equipo, puede ser clave a la hora de comandar al equipo hacia el tan ansiado objetivo.

Aunque si algo elevó el entusiasmo en la afición fueron, sin duda, las dos últimas incorporaciones: Arregi, central procedente del Amorebieta, que actualmente milita en Segunda División, así como Rodri Ríos, otro experimentado jugador en la categoría de plata, serían las guindas de Manu Franco para tratar de consolidar un equipo que no terminaba de convencer en ciertas facetas del campo.

Salga bien, o salga mal, lo cierto es que no se podrá decir que no se intentó hacer lo mejor posible. Hay equipo, y para rato

Por su parte, otro que no pasó unas buenas semanas fue Mere Hermoso. El técnico blanquirrojo terminó diciembre más cuestionado que nunca, y las críticas de parte de la grada terminaron evidenciando el nerviosismo, decepción y falta de ilusión que generaba el equipo en ese momento. Con una carta del psicólogo particular del club, Félix Revuelta, el presidente logró amainar la tempestad y hacer un llamamiento de unidad a la afición que ayer quedó patente en Las Gaunas. Y precisamente fue ayer cuando se confirmó que este es ya otro equipo. Frente a la preocupante falta de juego que venía arrastrando el conjunto blanquirrojo, la “baldomereta” ya convence (y con todo merecimiento). Jugadores como Castellano y Ramos parecen ir adaptándose definitivamente a su puesto; Aridane parece mucho más entonado y, posiblemente lo más importante: Fer Cano ya está aquí.

El jugador valenciano, ausencia incomprensible sobre el terreno de juego durante la primera vuelta liguera, parece haberse ganado al míster en estos últimos encuentros, lo cual es absolutamente lógico: por él ha pasado alguna que otra asistencia y, por él, ha pasado buena parte del juego del equipo. En definitiva, uno de esos fichajes que se hacen notar desde el primer momento y que, en realidad, parece haber llegado en este mercado invernal. Porque no todo es fichar, sino también recuperar soldados para la causa, y Fer es uno de ellos.

Con el viento en popa a toda vela, el barco blanquirrojo parece haber enderezado definitivamente el rumbo y, a falta de avistar tierra, la situación, a día de hoy, parece haber cambiado drásticamente. Sea como sea el desenlace, lo cierto es que esta travesía puede hacerse mucho más llevadera de lo que pensábamos en un primer momento. Y eso precisamente es porque hay motivos más que de sobra para confiar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.