Concha Andreu nos roba la Nochevieja y lo que queda de Navidad

Como si de un Grinch riojano se tratara, la presidente autonómica que padecemos todos los riojanos- por la mala cabeza de algunos a la hora de votar- ha decidido volver a apuñalar metafóricamente a los hosteleros y dueños de locales de ocio nocturno.

Andreu ha optado por seguir la estúpida línea de actuación de otros presidentes como el de Aragón, cargándose la Nochevieja y el Año Nuevo. El caso riojano es especialmente sangrante, pues la decisión de cerrar locales de madrugada fue anunciada apenas tres días antes de las celebraciones.

Esto trae consigo una enorme merma en los ingresos de muchas pymes regionales el día que más ingresos obtienen del año y en el peor momento posible; además de la cancelación de los planes de muchos riojanos que llevan casi dos años sufriendo todo tipo de penurias por culpa de la pandemia, y la crisis económica y restricciones que de ella se derivan.

Lo peor de todo es que es una medida torticera, evitable y claramente malintencionada, que no va a ser tomada en otras autonomías españolas debido a lo ineficaz que resulta a la hora de luchar contra la sexta ola de Covid.

La medida pretende frenar el inevitable avance de los contagios un virus que ya es a todas luces imparable, y va a volverse endémico; pretende hacerlo cuando ya la mayoría de ciudadanos están vacunados (la población más de riesgo con tres dosis) y la variante mayoritaria es poco más grave que una gripe.

Resulta curioso que, como de costumbre, los grandes perjudicados sean los empresarios de la hostelería y el ocio nocturno, mientras que festivales insignia del Ejecutivo regional como Actual apenas van a sufrir perjuicios (ayer se introdujeron algunas cancelaciones para calmar las aguas).

En cualquier caso, ¿de verdad era tan vital que entraran en vigor estas medidas tres míseros días antes de la celebración más importante del año? Los riojanos ya se quedaron sin poder celebrar Nochevieja en condiciones en 2020… ¿era imperativo dejarles este año también sin festejos? ¿hasta cuándo vamos a seguir sin tener vida por culpa de la pandemia?

Por qué El Grinch "odia" la Navidad? Su carta más sincera de 2019 -  Información

Como es costumbre en la España de PSOE y UP, los grandes castigados son los hosteleros. Ello a pesar de la cantidad de estudios que apuntan a que realmente los locales no son el principal epicentro de contagios.

Para más INRI, estas restricciones van a traer consigo que muchos riojanos vayan a celebrar el nuevo año con botellones en plena calle o celebrando fiestas en viviendas particulares molestando a sus vecinos. Imagino que la policía va a tener una noche especialmente movidita.

Nada de lo relativo a las nuevas medidas y restricciones en esta comunidad tiene el más mínimo sentido , pero Concha Andreu y su séquito ya han conseguido lo que querían: hacer la vida imposible a las pymes y cargarse lo que queda de navidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *