Concha Andreu da negativo en el test

La salud personal de Concha Andreu no reviste gravedad, pues parece que está sana, fuerte y sin problema vírico alguno para continuar ejerciendo el poder.

Sin embargo, cuando Concha Andreu se quita la mascarilla política empiezan a aparecer las enfermedades, altamente contagiosas, de difícil curación, muchas de ellas de carácter terminal y que afectan al conjunto de la población.

Preocupa, y mucho, la salud colectiva riojana de la que Concha es responsable. La mayor parte de los test que se realizan relacionados con la actividad de gobernanza de la Presidenta salen negativos:

  1. Resultado negativo para el sector primario. Precios de la uva en mínimos históricos, inundaciones en la ribera del Ebro, ganaderos con escasa viabilidad para sus proyectos, despoblación rural y problemas para mantener la unidad de la Denominación de Origen Calificada Rioja.
  • Resultado negativo para la economía riojana. En 2.021 el crecimiento del PIB previsto va a ser de tan solo el 4,4%, por lo que no se recupera ni la mitad del decrecimiento sufrido en 2.020 cuando el PIB riojano cayó un 9,5%. Esto supone que somos la región con peores datos y perspectivas de toda España y en la que menor crecimiento económico ha existidoen el presente año.
  • Resultado negativo para el empleo riojano. La tasa de paro se situó a cierre del 2.020 en torno al 12% frente al 9,89% que cerró en 2.019. El cierre 2.021 es cercano al 10%, al que habría que sumar las cerca de 1.000 personas que continúan en ERTE y que elevarían el dato hasta el 11%.
  • Resultado negativo para el endeudamiento público. La deuda pública actual es de 1.650 millones, en una continua espiral de crecimiento que ha incrementado 48 millones de euros la deuda en los 2 últimos años.
  • Resultado negativo para la eficiencia en la administración pública. El número de empleados públicos no para de crecer, lo que a su vez provoca una tergiversación en la verdadera capacidad de creación de empleo del sector empresarial riojano. Actualmente existen cerca de 18.000 empleados públicos con un incremento en 2.021 de 1.256 respecto a 2.020.
  • Resultado negativo para el sistema educativo. Si la España socialista es el país de la Unión Europea con una tasa de abandono escolar más alta (16%), en La Rioja seguimos ese promedio y tenemos al 14,59% de los jóvenes entre 18 y 24 años que tienen como máximo el título de Educación Secundaria Obligatoria y no están cursando ningún tipo de formación.
  • Resultado negativo en la creación de empresas en La Rioja. Nuestra Comunidad ocupa el último puesto de España respecto a la constitución de nuevas sociedades con un descenso del -7,91% en los 3 primeros trimestres del año 2.021 frente al mismo periodo prepandemia de 2.019, muy por detrás de Aragón (-3,14%) y Canarias (-1,18%).

Lo que está claro, y no hay lugar a dudas, es que estamos ante un problema muy serio, con efectos secundarios altamente nocivos, que lleva impreso el nombre de Concha Andreu. La situación es tan extremadamente grave que las urgencias del sistema social pueden verse colapsadas en cualquier momento y provocar en la población riojana un estado de ansiedad o enfado que conlleve consecuencias indeseadas.

No hay medicamento que cure esta enfermedad. La única opción que nos queda es el voto. Un voto que, a fecha de hoy, no puede llevar las siglas del PSOE, ni de Izquierda Unida-Podemos, ni de quien no represente la dignidad ni la esperanza del pueblo riojano y del pueblo español.

Necesitamos una vacuna que inmunice frente al progresismo rancio e ineficiente y beneficie a todas las generaciones. Una vacuna que conlleve un innovador liderazgo en el resto de los partidos políticos, siendo ineludible la aparición de nuevos protagonistas al timón de los mismos  que sepan entender y adaptarse a los tiempos que están por venir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.