Columna de La Reconquista | “Razonamiento lógico”

La proliferación de redes sociales supone una auténtica avalancha de información que, la mayoría de sus destinatarios no analizan debidamente. Si bien esa información es importante,  no es aprovechada debidamente. Especialmente la información histórica es la más mal aprovechada.

Algunas premisas:

1. Se acepta que el genuino concepto de nación es de signo acumulativo. Es decir el acervo de usos, intercambios y normas que a lo largo del tiempo una determinada comunidad se da a sí misma. En la medida que la aceptación de ese acervo, por los integrantes de dicha comunidad,  se extienda a un ámbito geográfico mayor es como se adquirirían paulatinamente los rasgos de comunidad nacional. En definitiva una nación significa una comunidad.

2. Una comunidad de ámbito geográfico más extenso y de población creciente, históricamente, desde las primeras ciudades estado sumerias; entiende conveniente organizar el desarrollo del colectivo asignando ciertas funciones en ciertos encargados o servidores de manera que cada ciudadano contribuiría al colectivo según su capacidad. Así los escribanos, constatarían en documentos ese acervo, dinámico y cambiante, que la comunidad se da a sí misma. Los ejércitos protegerían a la comunidad de la agresión de extraños. Los recaudadores exigirían una contribución en forma de materiales a los canteros, de cosechas a los agricultores o de impuestos a los comuneros para afrontar explotaciones o ejecutar construcciones beneficiosas para la comunidad.

3. El tamaño de la comunidad exigiría, a medida que este se incrementa, de una organización más perfeccionada sistematizándose ciertas tareas como consecuencia de la mayor complicación que el incremento de la población supone. Así se llegaría a las primeras organizaciones políticas. El carácter de estas organizaciones es el de la autoridad que se le reconoce a los gobernantes de tales comunidades y el poder que se les confiere en razón de la utilidad implícita en la concesión de determinadas prerrogativas.

4. Es frecuente que la dimensión trascendente de los individuos sea compartida por los miembros de la comunidad de manera que rindan un mismo culto. Es tal la importancia del culto religioso que los gobernantes eran de dos tipos principales. Los gobernantes de los asuntos mundanos y los sacerdotes, o gobernantes del culto, más o menos voluntario o más o menos exigido en dicha comunidad.

En la actualidad podemos comprobar como estos supuestos a modo de premisas se han convertido en “tótems” que ciertos individuos pretenden eliminar. Se argumenta por parte de los líderes de esas fuerzas liquidadoras que la historia de la humanidad es una sucesión de guerras entre naciones, depredación, sometimiento y abuso entre individuos y otras formas de maldad. Algo que subrepticiamente se entiende como propio del ser humano. Es decir se asume su inigualable talento para causar daño. En definitiva una historia demasiada imperfecta como para no pretender detener su evolución y transformarla en algo de una naturaleza nueva y mejor.

Lógicamente cabe inferir, a partir de las premisas establecidas, lo siguiente.

1. El repudio por las naciones entraña obligadamente repudio por la vida en comunidad. Simple y llanamente. El que a todos ustedes se dirige ve manifestaciones de ese repudio, especialmente en la historia reciente,  que revisten la forma de internacionalización. Es decir que la única comunidad válida es la planetaria que constituiríamos todos los seres humanos.

2. La especialización que supone la división de las funciones dentro de una determinada nación se asimilan a obligaciones o imposiciones a los ciudadanos por causa de una defectuosa organización política. A una suerte de alienación de las que la persona debe tratar de sustraerse siempre. La visión del ser humano que se promueve, por los liquidadores o asesinos del acervo común, es la de un acreedor de derechos, la de un continuo y auténtico explorador de nuevas conquistas de derechos. Una búsqueda absurda como lo refleja el que, los que partiendo de esa visión del ser humano, entienden que éste no tiene absolutamente ninguna obligación.  Dicha concepción o cosmovisión es perversa en sí misma. Por su desconocimiento de que la comunidad, como se ha expuesto, nace o se crea como consecuencia de la cooperación y del mutuo socorro. Lo que hace necesario el esfuerzo por parte de todos. Histórica y lógicamente se demuestra que es así.

3. La organización política puede no ser beneficiosa para la comunidad sino perjudicial. En la medida que la autoridad del gobernante no le es reconocida por la comunidad, lógicamente, implicaría que no sería merecedor de ostentar poder bastante sobre la comunidad ni de gozar de prerrogativa alguna.

4. La religiosidad según los liquidadores, es un atavismo fruto, en esta ocasión no de la organización política para los asuntos mundanos, sino de la organización política para los asuntos religiosos, porque lo material es lo único desde lo que establecer objetivamente diálogo alguno. Por lo tanto si la religión materialmente no se puede objetivar se desecha. Y se desecha porque sí. Por lo tanto un rasgo distintivo de las comunidades, es decir su religiosidad, se les niega a los individuos. Sea esta religión teísta o no. Panteísta o no. Paganas o no. El nuevo credo es la madre naturaleza.

Consecuentemente:

1. Entiendo lógico el patriotismo de muchos españoles. Desde que éramos ciudadanos romanos de pleno derecho hemos sido un pueblo civilizado, productivo y reconocido por la valía de sus guerreros.

2. También entiendo lógico que el trabajo lo consideren una obligación autoimpuesta. Dado el valor que se le concede a la propia aportación de cada cuál a la comunidad, la capacidad de la persona para poder mejorar la organización, la posibilidad de tener una conciencia que mira a los demás  compatriotas y no sólo a uno mismo. Especialmente en un pueblo de la talla intelectual  y de las capacidades del español.

3. Es lógico que los españoles reputen inválida la organización política actual. Fundamentalmente por su carácter elitista, secreto y criminal. Por ello la preocupación de muchos no es la manera de apuntalar la organización política actual. La cuál es de origen extranjero, ajena al pueblo español que jamás se había organizado como lo está en la actualidad; y que los conduce a un nuevo tradicionalismo del que por más de dos mil años siempre ha bebido España. Es su forma de recuperar su nación, volviendo a sus usos, costumbres, leyes y credo. Efectivamente es muy lógico.

4. Lógica y finalmente, es sentido como un ultraje el arrancar a los españoles su religiosidad cristiana. Y es que,  naturalmente, si su fe si es suprimida por su etiología no material. No es posible, filosóficamente, que les digan a la cara que sí va a haber religión y que esta será la religión de la naturaleza. Naturalmente que no van a aceptar esa sustitución. Es un ataque en toda regla del poder constituido que no debe permitirse. Lógicamente es preciso detener, como sea, las pulsiones de tirano de este individuo que ocupa el cargo de presidente del gobierno.

Es lógico que sea presidente. Es el ariete de las fuerzas subversivas liquidadoras de nuestra nación. Sin más.

La Reconquista

 Chat: https://t.me/joinchat/TkFbAAGO03Zc3Aab

Canal de noticias: https://t.me/LaReconquistaNoticias

 Grupo de charla: https://t.me/joinchat/U13qGXeliTIYpEXU

 Twitter: https://twitter.com/lareconquistad?s=11

 Facebook: https://www.facebook.com/lareconquista.patriota.3

 YouTube: https://m.youtube.com/channel/UCWCR_-jPNm4Yw1mEs006LxA

“LA RECONQUISTA”, CON VOCALES REPRESENTANTES Y GRUPOS ACTIVOS EN TODAS LAS COMUNIDADES AUTÓNOMAS, CEUTA Y MELILLA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *