Columna de La Reconquista | Origen de la denominación «País Vasco» (a propósito del terrorismo y separatismo). Parte II

En continuidad con la columna publicada el día de ayer, volvamos a Sabino Arana, en el actual «País Vasco», quien «inventó»:

1º.- Un himno (“Eusko Abendaren Ereserkia”) en 1902, aceptado por todos, a pesar de que apenas hablaba vascuence. Su producción escrita se limitó al 16% de toda su obra.

2º.- La bandera (“Ikurriña”, de “ikurra”, símbolo, y “ehuna”: tela), dibujada, en una noche de total embriaguez, sobre la base de la bandera de Inglaterra (la nación que más daño a causado a España).

3º.- “Euzkadi” (“euzko”, vasco, y “di”, abundancia de algo –un sufijo que se utiliza sólo para vegetales, por lo que sintáctica y gramaticalmente es incorrecto–). En julio de 1899 inventó ese neologismo.

4º.- Nombres propios: masculinos (Kepa, Iker, Julen o Koldo) y femeninos (Miren, Edurne o Garbiñe), todos ideados en estado beodo, fruto de sus constantes libaciones.

Todo un prototipo de inventiva, pero también de invectiva contra España, su nación. Pero lo que causó furor y estupor fue el abuso del palabro “maketo” y derivados: “maketófilo” o sea, el vasco amigo de los maquetos, o “maketania” o sea, España. Para muestra, un botón:

“El maketo, he ahí al enemigo. Los maketos y su pestífera influencia. Los frutos del maketo: criminalidad, irreligiosidad, inmoralidad, indigencia, enfermedades. La invasión de los maketos no nos reporta más que daños de todo género. Lo poco simpáticos rostros de los maketos. La espantosa invasión de los maketos”.  O bien: “Si habéis mezclado vuestra sangre con la española o maketa, os habéis hermanado y confundido con la raza más vil y despreciable de Europa. A los bizkainos les basta que los españoles o maketos se vayan de su territorio, para evitar todo peligro. Las costumbres inmorales y criminales del invasor maketo. La hez del pueblo maketo. En el tipo repugnante se le distingue al primer golpe de vista al individuo de raza maketa. Es preciso aislarnos de los maketos en todos los órdenes de la vida. En una palabra, es maketo todo español, sea católico o ateo”. Y otra perla más para las más recalcitrantes o pusilánimes feministas del nacio-secesionismo-etarro-peneuvista: “La mujer es vana, es superficial, es egoísta, tiene en sumo grado todas las debilidades propias de la naturaleza humana. (…) Es inferior al hombre en cabeza y en corazón. (…) ¿Qué sería de la mujer si el hombre no la amara? Bestia de carga, e instrumento de su bestial pasión: nada más”. Cuando era joven (les aseguro que en un momento de mi dilatada vida lo fui) decían del PNV que menos PN y más V.

Sabino Arana fue un machista de la peor calaña y un racista que haría empalidecer de envidia al propio Ku Klux Klan: “¡Ya lo sabéis, euskeldunes, para amar el Euskera, tenéis que odiar a España!”. “Si fuese moralmente posible una Bizkaya foral y euskelduna (o con Euskera), pero con raza maketa, su realización sería la cosa más odiosa del mundo, la más rastrera aberración de un pueblo, la evolución política más inicua y la falsedad más estupenda de la historia. Para nosotros sería la ruina que los maketos residentes en nuestro territorio hablasen Euskera. ¿Por qué? Porque la pureza de raza es como la lengua, uno de los fundamentos del lema bizkaino, y mientras la lengua, siempre que haya una buena gramática y un buen diccionario, puede restaurarse aunque nadie la hable, la raza en cambio, no puede resucitarse una vez perdida”.

Sobre el vascuence: “El Euskera es, entre todas las lenguas conocidas, la más antigua y a la vez la más rica, más eufónica, más enérgica y más perfecta para expresar las más abstractas ideas y los sentimientos más delicados, y que es la admiración de todos los sabios extranjeros, aun de aquellos que son hijos de las naciones dominadoras” (¡y todo eso careciendo de literatura!). Y sobre el español: “Ese producto informe, torpe y raquítico del choque brusco de varias lenguas imperfectas, que se llama idioma castellano”. Y “El que sea de pura raza maketa, maketo sigue siendo, aunque descienda de siete generaciones nacidas en Bizkaya y hable Euskera. Se trata del Euskera y no se hizo la miel para la lengua del maketo”. Item más, refiriéndose a los vizcaínos: “Vosotros, degenerados y corrompidos por la influencia española”… “habéis mezclado vuestra sangre con la española o maketa, os habéis hermanado y confundido con la raza más vil y despreciable de Europa”.

            Sabino Arana a las puertas de su muerte se arrepintió de su vida, de sus escritos y de renegar ser español. Pero esa historia la mantiene oculta el PNV.

Hasta aquí unas ligeras capas de barniz para situar en contexto el origen de la denominación de «País Vasco», pues era necesario contextualizar, dibujar el paisaje de lo que sería el caldo de cultivo de posteriores nacio-separatismos españoles, todos ellos basados en el “anti españolismo”. Ninguna idea de calado filosófica o política ha tenido porvenir sobre la base del odio. Jamás un pueblo creó una soberanía, un Estado propio basado en el odio al vecino, sino en el amor a sí mismo, a su cultura y a sus tradiciones. Un ejemplo de ello es España, una unidad de más 500 años de antigüedad. Las naciones no se conforman ni por odio, ni por esporas ni por partenogénesis, sino por un proceso histórico, que en el caso de España surgió de la voluntad espontánea de los reinos que se fueron conformando a partir de la Reconquista.

En síntesis (y todos los nacio-separatismos tienen el mismo modus operandi), tenemos que el “secesionismo” maniobra sobre dos ejes principales:

1º.- El racismo. En el caso de las Vascongadas, expuesto más arriba.

2º.- El idioma. Si la lengua fuera un factor determinante para ser una nación, Suiza no sería un país soberano, porque no existe el idioma suizo. En el mundo no habría 193 países, sino unos 6.500 tantos como idiomas y dialectos existen.

La lengua o idioma es una herramienta para comunicarse entre seres humanos, y a través de la comunicación se pueden acercar posturas o distanciarse. El nacional-secesionismo utiliza la lengua para lo segundo, para dividir.

  Paradójicamente, en la teledirigida, impostada, frágil y falsa democracia surgida a partir del Régimen del 78, se le dio carta de naturaleza como “comunidades históricas” a cuatro de las diecisiete que se establecieron: Cataluña, Vascongadas, Galicia y Andalucía (esta última colada de rondón). ¿Acaso no son las dos Castillas con Madrid incluido, Asturias, Aragón, Extremadura, etcétera, etcétera? Todas nuestras regiones tienen una identidad “histórica”, con historia propia, tradiciones, folklore, gastronomía, idiomas/dialectos… y entre todas ellas conforman el “puzzle” de la nación más antigua de Europa y más grande de la Historia. Y, sospechosamente, a la gente más canalla y traidora de sus respectivas historias le hayan otorgado los barones de cada Comunidad Autónoma el título de “padres de la nación”:

  1. Vascongadas: Sabino Arana.
  2. Galicia: Rodríguez Castelao.
  3. Andalucía: Blas Infante.
  4. Cataluña: Rafael Casanovas y en éste se equivocaron los separatistas catalanes, pretendiendo confundir la “Guerra de Sucesión” con la “Guerra de Secesión”. Casanovas fue un monárquico y patriota español que, sencillamente, se equivocó de bando.

Ahora concluiremos con lo lingüístico. 

El “Estatuto de Gernica” lo explicita así: “El Pueblo Vasco o Euskal Herria, como expresión de su nacionalidad, y para acceder a su autogobierno, se constituye en Comunidad Autónoma dentro del Estado español bajo la denominación de Euskadi o País Vasco».

«País Vasco» ya se usó en el proyecto de Estatuto de Estella de 1931, englobando también a Navarra: «Se declara que el País Vasco, integrado por las actuales provincias de Álava, Guipúzcoa, Navarra y Vizcaya…». 

«País Vasco» viene del francés «Pays Basque» “Pays”, país, y ésta del latín pagensis, “propio del pago”, siendo «pago» un “pueblo pequeño, aldea”. Los habitantes del «país», en este sentido, eran los «paisanos» (que aún hoy en día tiene el doble significado de “natural del mismo país o región que otro” y “que vive y trabaja en el campo, campesino”). Pues pays”, al menos hoy en día, tiene un significado dual en francés: si su primera acepción es la de “territorio de una nación”, la segunda es simplemente “región”, y de hecho se usa habitualmente para denominar zonas que en español podrían no merecer sino el nombre de «comarcas» (Pays de l’Adour, Pays de la Chalosse…). En la 2ª acepción de la RAE lo define como “territorio, con características geográficas y culturales propias, que puede constituir una entidad política dentro de un Estado”. Y, en su momento, la Real Academia Española de la Lengua definió al término “país”, en su diccionario oficial, como “Nación, región, provincia o territorio”. Bien, ¿qué problema hay? Ninguno. Pero se da la circunstancia que “Euskadi” o «País Vasco» se identificó en los momentos en los que la ETA actuaba, como hizo siempre, con la valentía que le caracteriza del tiro en la nuca y las bombas como una expresión que se solapaba con las reivindicaciones terroristas.

            En conclusión: «País Vasco» es una bomba-trampa, o un torpedo en la primera línea de flotación de nuestra amada España. ¡Con lo bien y melifluo que suena las Vascongadas! Como bien apuntó Ortega: El verdadero patriotismo nos exige acabar con ese ridículo espectáculo de un pueblo que dedica su existencia a demostrar científicamente que existe. ¡Provincianismo! ¡Aldeanismo!”.

Estoy cansado de que se asuma con total naturalidad el término “abertzale” que significa “patriota”. Es como asumir lo de «País Vasco». Esta gentuza de la ETA eran y siguen siendo muchas cosas, menos patriotas. Son terroristas sanguinarios. Lo del “Euzkadi Buru Batzar” (PNV) de calificar como “conflicto vasco” lo que sucede en las Vascongadas… Es decir, lo de las Vascongadas es un “conflicto”, pero una agresión en el ámbito familiar de un hombre a su “pareja” es  terrorismo machista, por aquello del “heteropatriarcado”. ¡Manda «uebos»!

¿Y lo de “gudari” (soldado)? ¿Acaso eran soldados los que mantuvieron encerrado en dos metros cuadrados a Ortega Lara durante más de 500 días, a los que asesinaron de un disparo en la cabeza a Miguel Ángel Blanco, los que pusieron el coche-bomba en Hipercor, o los que le vaciaron los ojos con un destornillador a un infeliz gallego en Bayona porque lo confundieron con un policía secreta? Soldados no lo son, pero “gudaris” seguro, aquellos que se defecaban cuando debían enfrentarse con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Para terminar (si lo consigo), les contaré algo que oí por la radio hace más de diez años a la Sra. Alicia Lago presidente de una asociación en defensa del bilingüismo en Galicia. Esta señora, en una entrevista concedida a la Cadena SER, llegó a denunciar los dislates doctrinarios en esa región, sobre todo en lo referente a la asignatura HISTORIA DE ESPAÑA. Para empezar, se eliminó la preposición y el nombre de la nación, quedando sólo como HISTORIA. Relataba la Sra. Lago que en un mapa de la Edad Media, Europa acababa en «Euskalerría», desapareciendo todo el resto de la Península (Portugal incluida) y extendiéndose un inmenso mar Mediterráneo hasta las costas del Magreb. Para colmo, la mítica foto del astronauta Armstrong en la que clava la bandera de los EEUU en tierra selenita, la habían cambiado por la “ikurriña”, pero lo más gracioso del caso es que en el pie de foto no venía nada que dijera “esto es una broma”, o “la foto está retocada con Photoshop”, no, nada de eso. Con lo cual, los jóvenes deformados en las “ikastolas” han crecido en el convencimiento de que Armstrong se llamaba “Iñaki” o “Aitor”.

Me despido con otra cita de Ortega y Gasset: “La enfermedad española es, por malaventura, más grave que la susodicha «inmoralidad pública». Peor que tener una enfermedad es ser una enfermedad. Que una sociedad sea inmoral, tenga o contenga inmoralidad, es grave; pero que una sociedad no sea una sociedad, es mucho más grave. Pues bien: éste es nuestro caso. La sociedad española se está disociando desde hace largo tiempo porque tiene infeccionada la raíz misma de la actividad socializadora”.

¡ARRIBA ESPAÑA! Y que Dios les bendiga.

@LaReconquistaD

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *