Columna de La Reconquista | “Niños «presos» de padres «pasotas»: ¿sabéis que hacen vuestros hijos?”

Cuando era niña –hace dos ayeres, no vaya usted a pensar que soy Doña Urraca–, podía salir de casa a jugar o hacer recados, mi abuela me daba 5 duros para comprar el pan (y volvía con media barra mordida, con vueltas para chuches y sin riesgo a mi integridad), salía a jugar a la calle, al río o al parque, y sabía que en casa debía estar para comer. 

El grito de: “¡SUBE YA!”, se oía en cada ventana, y, si no entrabas, usaban el «juasap» de la época: madres gritando de ventana a ventana: “¿Has visto a Juanita? ¿Los tuyos ya han entrado? ¿Está Diego en tu casa? ¡Como los pille!…”. En 10 segundos nos tenían a todos localizados. Por la tarde, la merienda me la daban en casa, o cualquier vecina del barrio o el pueblo en verano; tenías sed y entrabas a la casa más cercana por un vaso de agua, o lo mismo para hacer un pis… La confianza era absoluta y no había riesgo mayor. Los padres nos enseñaron por qué calles no debíamos pasar o qué sitios debemos evitar. Aprendimos a cuidarnos solos y entre nosotros, siendo solidarios, comprensivos y compañeros, éramos verdaderos amigos… Así crecimos toda la edad del pavo y juventud.

Eran tiempos felices, tiempos de LIBERTAD. Teníamos menos información que los niños de hoy, pero sabíamos salir y volver a casa sin problema, nunca nos aburrimos y con cualquier vara de árbol conquistamos los castillos más grandes, y en bici recorrimos reinos enteros. La generación de las cartas, el parchís, los patines y balones, cuando todos jugamos con y como niños, sin importar las edades. ¡¡CON NIÑOS!! Entonces no había «sexos varios» ni razas ni leches de colores y sabores, las pandillas eran la gran familia de aventuras: educación socio-constructivista en tiempo real y al aire libre.

Los niños de hoy tienen más información que nosotros pero son presos de la inseguridad, la desconfianza, la soledad, el aburrimiento y de la luz azul de las pantallas. Son robots de redes sociales, donde lo más importante es la cantidad de likes que reciben, donde la opinión sobre nosotros que tienen los demás es más válida que la propia; si un post no tiene más de 150 likes LO BAJO, ya que no tuvo aceptación. No saben volver solos a casa sin mirar el GPS –pero se parten la cabeza para subir la publicación más original, con tal de tener la mayor atención y aprobación de los demás: “TODO VALE POR UN LIKE–. Incluso lo más común es  «sexualizarse», y más de uno acaba haciendo sesiones de pornografía y hasta pedofilia –sí, aunque no lo creas, tus hijos son capaces de ello y más, con tal de “pertenecer” con muchos LIKES–. Por eso, los niños “juegan” durante horas, pero solamente viendo por las estúpidas pantallas cómo otros niños juegan auténticamente.

Hoy en día la causa de muerte en jóvenes debería de ser prioridad alta a nivel nacional. EL SUICIDIO en los jóvenes y cada vez más niños, en España es ALTÍSIMO –es su primera causa de muerte–. El modo de vida que los padres «pasotas» ha implantado, sin límites, sin expectativas, carente de valores, principios y respeto, donde los padres muchas veces son los primeros que saturan las casas de aparatos electrónicos como medios de “entretenimiento-alejamiento” de los hijos –y quitarse responsabilidades de atender qué hace…–.

Y bueno, ustedes ya conocen que muchos adolescentes –sin demasiado cerebro, al parecer– han acabado matándose por tomarse la selfie (así le dicen a tomarse una foto con su teléfono móvil), por ser o buscar la instantánea más original, en el lugar más peligroso o más estúpido. Esa es una juventud educada en modo 3G, 4G y 5G, en la que la vida no le importa mucho salvo lo que sea su placer, su egoísmo, sus necesidades y su persona. Estamos (o están) obligándonos a crear y educar jóvenes egoístas, necios, cerrados en sí mismos, y, además, por si fuera poco, ignorantes, temerarios, poco compresivos, retadores, dependientes, incapaces y poco o nulamente educados. ¡¡¡Vaya tela marinera!!! ¡¡Échate ese trompo a la uña!! Si este será el futuro de España… mejor lo cambiamos… ¿no?

Existen también una cantidad de padres “listillos” que explotan a sus hijos como youtubers e influencers, y viven de ellos, haciéndose millonarios. ¿No estaba prohibida la explotación infantil en el Estatuto del Trabajador vigente, y en las mentes que reclaman que en Indonesia los que maquilan marcas de prestigio son niños? ¿Cuántas veces has boicoteado esas marcas porque explotan a niños en el llamado “Tercer Mundo”? Entonces, ¿qué diferencia tiene que un niño tenga su canal de YouTube donde los padres reciben dinero por cada juguete que les envían, si éste lo abre como si fuera un regalo y con cara de sorpresa, presume y enseña al resto de niños para que ellos exijan a sus padres que les compremos los 25 juguetes de cada episodio? Sí, queridos padres: en nuestras narices está la nueva forma de marketing –en el sector “juguetes”–, y es tristemente algo hasta criminal: ¡¡¡EXPLOTACIÓN DE MENORES REALIZADA DESDE LOS PROPIOS PADRES!!!

Padres que han dejado de currar para vivir de los hijos, mudándose de casa conforme aumentan sus ingresos. Los padres graban TODOS los movimientos de su familia –vacaciones, celebraciones, nacimientos… en fin, ya hasta recetas de cocina dan todos los miembros de la familia–. El primer cambio de pañal, las primeras cacas del bebé y el primer vomito por diente de leche que cae, también son “noticia”. Los hijos acaban teniendo una marca propia de juguetes y están “casados” con esta forma de vida de Gran Hermano infantil y familiar las 24 horas del día los 365 días del año. ¡¡¡¡QUE PRESIÓN TAN TERRIBLE RECIBEN ESOS CRÍOS!!! No quiero ni imaginar la magnitud de la caída y en qué adolescencia derivará. ¡¡¡Madre del amor hermoso!!! Me imagino los reclamos que recibirán esos padres inconscientes cuando sus niños sean mayores –si es que algún día alcanzan la madurez y consciencia que sus padres no lograron tener–.

Los padres hemos caído en ello. Sí, aquí la menda también cayó, pero rectificar es sabios (que no lo soy) y de padres responsables (que me esfuerzo en ser), y me dedico a enseñar a mis retoños que eso no es correcto y JAMÁS recibirán un juguete con la marca propia de ese menor explotado.

La EXIGENCIA y NECESIDAD de tener likes y followers (simples «me gusta» y «seguidores», pero suena más guay en inglés) es una adicción muy peligrosa –y la mayoría de las veces muy frustrante– que causa depresiones, poca socialización auténtica, real, física, y crea niños y jóvenes narcisistas –con todos los riesgos psicológicos en bandeja de plata–. Los niños hoy en día no quieren estudiar, no hay necesidad de ello ya que quieren ser YouTubers e Influencers. ¿Qué fue de aquello de que: “de mayor quiero ser bombero, piloto de aviación, astronauta, profesor  o Guardia Civil”, entre tantos…? ¿Sabes que hay video juegos donde el NIÑO sube a su coche a una mujer prostituta y después de tener sexo, la baja del coche y el menor decide si le paga o no, o si la mata atropellándola? ¡¡PERO ESTO, ¿¿QUÉ CARAJOS ES??!! ¿¿TÚ LES COMPRAS ESOS JUEGOS SIN INVESTIGAR?

No, no soy psicóloga. Soy MADRE, y tengo la responsabilidad de velar por mis hijos, sus derechos y su salud –tanto física como mental–, y NO dejo que mis hijos jueguen a ser algo que los daña tanto a ellos como a esos pobres niños explotados. Yo quiero que mis hijos tengan VIDA, FUERA y más allá de redes sociales, pantallas de televisión, de video consolas, internet y demás… Ya bastante tienen con esas extrañas nuevas modalidades de –ejem– “estudio”, donde las plataformas digitales han absorbido el papel de los libros, donde una plataforma como TED les enseña que ser PEDÓFILO NO ES MALO, donde el adoctrinamiento sexual es acoso constante –insistente hasta la coronilla en el cambio de sexo físico y legal, sin necesidad de que los padres lo sepan o autoricen–.

Los dibujos animados más “inofensivos” los acosan con propaganda política, sexual, etcétera, y les crea tal confusión que hoy TU hijo no sabe quiÉn es. ¿Y tú dejas que estos medios actuales sean los que lo orientan y educan? “Los retos virales” en redes sociales son los nuevos “juegos de los niños y jóvenes” a nivel mundial; llevamos ya más de una década con ello y no veo que cesen, al contrario, han aumentado con Tik tok –plataforma creada para captación infantil en todos los ámbitos criminales posibles, hecho que llevó a Donald J. Trump a luchar por su ilegalidad y cierre– han causado innumerables muertes y accidentes en edades muy tempranas.

Un intento de suicidio es una manifestación del sufrimiento y desesperación que siente la persona”. ¿Te imaginas esta sensación en un niño o joven a quien los padres omisos no quieren a veces ni mirar? No me extraña que el suicidio sea la salida más fácil y rápida a un grito desesperado de ayuda que nunca llegó… Solo pensarlo hace caer mis lágrimas… y afilar mis espuelas.

Para que tengas, lector, documentación fiel al alcance, te dejo estos vínculos altamente difundidos, con la corroboración de muchas cosas arriba dichas:

Enlaces sobre retos virales

Enlaces sobre suicidio

#SalvemosALosNNiños

#SaveTheChildrenWorldWide

#LosNiñosNoSeTocan

3 comentarios en «Columna de La Reconquista | “Niños «presos» de padres «pasotas»: ¿sabéis que hacen vuestros hijos?”»

  • el agosto 11, 2021 a las 4:12 pm
    Enlace permanente

    Magnífico artículo, estimada Doña Berenguela. En verdad nos retrotrajo a la infancia, nos paseó por el presente… y nos dio miedo el futuro. ¡Menos mal que con sus espuelazos vamos abriendo los ojos! Felicitaciones.

    Respuesta
  • el agosto 11, 2021 a las 7:05 pm
    Enlace permanente

    Buen artículo. Hace un retrato muy exacto de como era la vida antes. Me hago un pregunta tras leerlo: Esos principios a los que alude el artículo ¿De donde emanan?

    Respuesta
    • el agosto 19, 2021 a las 10:44 am
      Enlace permanente

      Cuartelazo a todo diøs, ellas ellos y ellEs (genero teoricoestúpido inventado diseñado y dirigodo por la élute pederasta y polutoxicømana) … y se pasan las tontadas…
      Servicio Militar obligatorio de 2 años, sin el cual no se obtiene la ciudadanía, es decir, no se puede acceder a nada PUBLICO (bibliotecas, universidades, transporte público, centros deportivos públicos, acceso al funcionariato, cargos públicos, permisos y licencias varias: conducciøn, armas, pesca,…).
      Así y SOLO así funcionan las cosas…
      Padres huevones y madres flojas sin cojones = mierda de país.
      Tiempos difíciles crian hombres fuertes.
      Hombres fuertes crean buenos tiempos.
      Buenos tiempos crian hombres flojos, maricas, podemitas, basura social, inmundicia….

      Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *