Columna de La Reconquista | “Mass Media o manipulación de masas (Parte II)”

“Como decíamos ayer…”

La concepción de los mass media tradicional se ha ido transformando a velocidad de vértigo en los últimos cincuenta años. Los formatos se han ido adaptando a las nuevas tecnologías. La aparición de internet, que revolucionó nuestra forma de vida, afectará de manera singular a los medios de comunicación. Con la aparición de las Redes Sociales, la prensa escrita trasladará sus contenidos al ciberespacio. La costumbre de salir el sábado o el domingo a comprar el pan –como diría el maestro Umbral– y el periódico se va perdiendo. El receptor se informa desde su pantalla, y puede acceder a diferentes diarios, revistas y publicaciones de todo tipo.

Aumenta el sedentarismo, y con ello el consumo de TV en la mayoría de los hogares españoles. La radio sigue gozando de buena salud; ya no es necesario un aparato de radio para seguirla.

La crisis de valores humanos ya está consolidada en los albores del siglo XXI. Los valores de la religión católica no han sido sustituidos por otros. No hay dogmas, no hay mandamientos, no hay sentimiento religioso profundo en la sociedad moderna. El respeto va desapareciendo de la vida pública y privada, al igual que el principio de autoridad. Asistimos a una involución de la que muchos nos lamentamos. Prolifera la «telebasura», esos programas interminables, guiados por las vísceras de los participantes en los que personajes sin méritos, sin formación, y sin pudor en muchos casos, se convierten ellos mismos en protagonistas. Buscan una audiencia amplia y la consiguen. Envenenan el alma, en nuestra opinión. Los seres humanos sin referentes los buscan en “la caja tonta”.

En 2009 se estrenó uno de esos programas de las «vísceras» que más han influido en la sociedad actual, y que continúa en antena. Será trabajo de futuros sociólogos y antropólogos analizar hasta qué punto son responsables de la decadencia moral de nuestro tiempo.

Este es el panorama global de las dos primeras décadas en España y en gran parte del mundo occidental. Las noticias llegan en cuestión de segundos a los receptores. La vida y la muerte conviven en nuestro hogar en las pantallas de televisión o del ordenador, o del teléfono móvil.

Paradójicamente, disponemos de más medios de información que nunca y estamos muy desinformados. ¿Por qué ocurre esto? Como ya habíamos señalado, los intereses económicos prevalecerán sobre el derecho a la información. Los propietarios de las grandes empresas seleccionarán aquellos contenidos que sean afines a sus intereses. Hasta tal punto ocurre esto que, hoy, en España, no hay ni un solo medio de comunicación tradicional que sea independiente, que no esté ligado a alguna empresa, o partido político, o incluso un gobierno (autonómico y/o central).

Por este motivo surgen los nuevos medios de información y comunicación: Los youtuber, Plataformas en internet de periodistas críticos con el poder, ciudadanos formados que abren canales sin ánimo de lucro, etcétera.

Información es poder. Este adagio no es nuevo. Y los gobiernos lo saben. Los ciudadanos ávidos de información veraz buscamos en estos medios alternativos y somos castigados por los poderosos. Las RR.SS en la actualidad están sometidas a un férreo control. Practicamos la autocensura para poder decir que tenemos “libertad de expresión”. ¿La tenemos?

Por fortuna siempre habrá personas valientes. Queremos destacar la labor de tres medios independientes de información en esta época de cumplimiento de una #Agenda2030 que todo el mundo conoce, y no todos acatamos. 

En radio hay que destacar el programa La Voz del periodista, historiador y teólogo César Vidal, que emite sus programas desde Miami (EE.UU) para todo el mundo de habla hispana.

En televisión El Toro TV, que con pocos medios y mucha voluntad e ilusión, reúne a un grupo de valientes periodistas que dan voz a todo aquel que no la puede tener en otros lugares.

En las Redes Sociales son muchas las voces críticas, que nos informan cada día –entre ellas, el Diario Nuestra España, que nos publica esta columna–. Pero consideramos que es Alvise, un joven patriota valiente, que no es periodista, el mayor azote de las desvergüenzas de nuestros políticos, el que mejor y más informada tiene a la población española (se ha publicado un artículo en este medio hace poco).

Los medios tradicionales se han convertido en auténticas mafias subvencionadas al servicio del poder. Incluso en ocasiones podemos hablar de #TerrorismoMediático, por el terror que infringen a los receptores.

Sabido es que para cercenar las libertades de un pueblo basta con controlar su pensamiento. Dixit!

@LaReconquistaD

Un comentario en «Columna de La Reconquista | “Mass Media o manipulación de masas (Parte II)”»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *