Columna de La Reconquista | Manipula, que algo queda

Yo, de jovencito (les aseguro que un día lo fui), quería ser periodista. ¡Periodista! Me fascinaba imaginar que podía cubrir una noticia, o recabar una información y ponerla en poder de la opinión pública. Con el tiempo descubrí que una cosa era la opinión pública y otra bien distinta la opinión publicada.

Cuando en una profesión es más rentable ocultar una información que difundirla, mal vamos. Pero si, además, de lo que se trata es de doblarle el brazo a la realidad, de tergiversar la verdad y de mentir, la cosa ya pasa de castaño a oscuro.

En eso estamos. El «cuarto poder», lo llaman

Un altísimo porcentaje de periodistas están dados de alta en FAPE (Federación de Asociaciones de Periodistas de España). ¿De España? Muchos deberían lavarse la boca antes de pronunciar tan sacrosanto nombre. Dicha Federación tiene un código deontológico que les resumo a continuación:

I – PRINCIPIOS GENERALES

  1. El primer compromiso ético del periodista es el respeto a la verdad.
  2. El periodista debe asumir el principio de que toda persona es inocente mientras no se demuestre lo contrario y evitar al máximo las posibles consecuencias dañosas derivadas del cumplimiento de sus deberes informativos. 

III – PRINCIPIOS DE ACTUACIÓN

  1. El compromiso con la búsqueda de la verdad llevará siempre al periodista a informar sólo sobre hechos de los cuales conozca su origen, sin falsificar documentos ni omitir informaciones esenciales, así como a no publicar material informativo falso, engañoso o deformado. 
  2. El periodista establecerá siempre una clara e inequívoca distinción entre los hechos que narra y lo que puedan ser opiniones, interpretaciones o conjeturas, aunque en el ejercicio de su actividad profesional no está obligado a ser neutral.
  3. El periodista no aceptará, ni directa ni indirectamente, retribuciones o gratificaciones de terceros, por promover, orientar, influir o haber publicado informaciones u opiniones de cualquier naturaleza.

Pero hay una inmensa minoría de “periodistas” –grupo bien nutrido y paniaguado–, que trabajan al dictado de sus amos, que violan permanentemente el código resumido anteriormente. Más que un «código deontológico» se me antoja un «código odontológico», porque se trata de sacar los dientes cuando la emprenden con sus mentiras sobre la víctima.

Metiéndonos en harina, vamos a hablar de Dª Macarena Olona (“Molona”), vida paralela con la Sra. Meloni (¿similitud de apellidos?), presidente de Italia. Ambas han sufrido y siguen sufriendo una campaña descarnada de acoso y derribo. Pero la Sra. Meloni ya ha tocado poder, ya dispone de medios para defenderse. La Sra. Olona, no. Pero todo se andará.

La Sra. Olona representa una carrera profesional muy brillante: “Obtuvo la licenciatura en Derecho con premio extraordinario por la Universidad de Alicante en 2003 e ingresó en el Cuerpo de Abogados del Estado en 2009.​ Entre 2013 y 2017 fue abogada jefe del Estado en el País Vasco. Fue la portavoz y secretaria general de Vox en el Congreso de los Diputados (Wikipedia dixit). En mi siempre discutible opinión, sin contar al Sr. Abascal, Macarena era el activo político más importante de VOX, por encima del Sr. Espinosa de Los Monteros y/o del Sr. Ortega Smith. Junto con Cayetana Álvarez de Toledo, las dos mejores oradoras del arco parlamentario. ¡Cómo nos ha hecho vibrar Macarena! Es acercarse al atril y el relámpago la precede y el trueno le acompaña… hasta que el rayo de su voz sale de sus labios, cortando y rasgando las conciencias de todo el hemiciclo. Nada como la voz femenina de una mujer de “pelo en pecho”. ¿Quién no recuerda su voz atronadora: Porque no maltrata un hombre; maltrata un maltratador? Porque no viola un hombre; viola un violador. Y porque ¡LA VIOLENCIA NO TIENE GÉNERO!”? Macarena nos ha dado momentos épicos, gloriosos.

VOX es un partido –partido = roto, como el 100% de todos y cada uno de los partidos políticos del arco parlamentario–. Actualmente VOX es la 3ª fuerza política del país. Evidentemente VOX no ha surgido de la benevolencia de un convento de ursulinas. Tienen sus luchas intestinas, sus ambiciosos (no todos) políticos y arribistas. ¿Qué extraños arcanos se dieron para que Macarena se desmarcara y la desmarcaran de VOX? De momento no lo sabemos, porque Macarena ha mantenido un prudente silencio Eso le honra. ¿Cuál es el futuro político de Macarena? Hay rumores de todo jaez. El Tiempo lo dirá.

Lo que resulta realmente bochornoso es que las “Furcias Mediáticas” (como las define D. César Vidal) se hayan concitado y concentrado en poner en boca de Macarena palabras, frases e ideas que jamás pronunció. Siguiendo los viejos adagios del periodismo “No todo lo que es información es noticia y no todo lo que es noticia es información” Pero el norte de estos vendidos que informan al dictado de sus amos es “Que un mediocre artículo no te arruine un buen titular”.

Miren, hace años me fui a visitar a un buen amigo, valenciano, el fabricante de maquinaria de bingos más importante del mundo. Cuando entré en su despacho estaba hecho unos zorros. Resulta que el día anterior fueron a realizarle una entrevista y le preguntaron si tenía una sólida estructura comercial, a lo que respondió: “Soy bien conocido en el mundo del juego y no lo necesito. A mí me compran”. ¿Adivinan cuál era el titular? “A MÍ ME COMPRAN”. Cortito y al pie. Y en una sociedad habituada –los que leen– a hacerlo, con los titulares es suficiente para desacreditar a cualquiera. Exactamente lo que le están preparando a Macarena: afirmaciones fuera de contexto, extrapoladas con el fin de inducir a… es algo tan rastrero que me quedo sin adjetivos.

No soy sospechoso de ser zurdo, ni comunista. Empero, reconozco que antes de la llegada de VOX el último romántico de la política fue Julio Anguita (que Dios lo tenga en Su gloria), el Califa Rojo. Él repetía: “Programa, programa y programa”. No iba a golpe de encuestas, como el PPOE –capaces de enseñar hasta donde la espalda pierde su nombre con tal de arañar votos y asegurarse un poder omnímodo–.

Macarena ha tenido fricciones internas, es de suponer. Pero eso es una Ley termodinámica: Todo lo que roza se desgasta. Si al Sr. Abascal y a la Sra. Olona les queda una libra de sensatez y de sentido de Estado (que lo tienen) deberían recomponer el mapa político de VOX y ser la real alternativa en la que muchas personas de bien seguimos confiando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *