Columna de La Reconquista | Los Soldados de Odín

Un grupo de jóvenes fundó “Soldados de Odín” en 2014, tomando el nombre de un dios de la mitología nórdica (dios de la sabiduría y de la guerra) en la localidad de Kem, en el norte de Finlandia, en octubre del año 2015. Esta localidad se encuentra cerca de Tornio, paso fronterizo finlandés, por donde muchos migrantes procedentes de Suecia pretendían pasar a Finlandia. Muy resumidamente, estas patrullas de ciudadanos finlandeses brindaron una gran colaboración a la no muy numerosa policía finlandesa existente entonces, extendiéndose por las demás ciudades del país y tejiendo una auténtica red inextricable para los ilegales, musulmanes en su práctica totalidad, que procedían de Suecia con la intención de pedir asilo, percibir rentas desde el minuto 0 y reeditar la perniciosa experiencia sueca de convivencia con los refugiados musulmanes; que a lo largo de la segunda década del presente siglo aumentó de una manera absurda en Suecia.

Absurda porque, desde el primer cupo de peticiones de acogimiento cursadas a Suecia, la criminalidad prácticamente inexistente hasta entonces en aquel país, empezó a crecer exponencialmente. Concretamente por el vertiginoso aumento de violaciones a mujeres suecas se solía referir Estocolmo, su capital, como la capital de las violaciones en Occidente. En el año 2017 sólo fue superada por la ciudad africana de Leshoto en cuanto a las cifras de este tipo de delito, en torno a 55 casos cada cien mil habitantes. No debería extrañar, por lo tanto, que, en 2019 se constituyera en Suecia una asociación contra los violadores; aunque sí extraña que la causa fundamental era contra la impunidad de la que gozaban éstos. Esto sí era una novedad. La situación era tal que habitualmente se solía estigmatizar y acusar a las víctimas de prejuicios racistas al tiempo que se daban órdenes a los jefes de la policía sueca, no ya de ocultar a la población las cifras reales de violaciones cometidas por musulmanes, sino de negarlas abiertamente; es decir, calificar indirectamente de «falsarias» a las víctimas. Esto también ha ocurrido en Colonia (Alemania) o en Rotherham (Gran Bretaña).

Esta deriva acarreó, llevó aparejada, concluyó, vaya, en una visión del asunto por parte de la magistratura sueca, como si de una “ensoñación de los suecos” se tratase. Muy al estilo, tanto jurídica como onirícamente, de nuestro juez Marchena. Por cierto, que Dios te guarde muchos años, “chavalote”. Sus sentencias fueron un sueño para los delincuentes y una constatación de la impunidad de esta gente ante este abominable delito, de manera que muchas víctimas preferían no denunciar. Así fueron las cosas durante estos años. Pueden, además, ustedes buscar en la red y podrán ver episodios de este tipo que acabaron en asesinato y ulterior descuartizamiento.

Esta realidad islámica en Europa ya se ha analizado en otras ocasiones en esta columna (Plan Kalergi), su origen, su financiación, la complicidad de las instituciones supranacionales de la Unión Europea, etcétera; pero esta vez se abundará en este tipo concreto de delito, este tipo de extranjeros y la indefensión de los ciudadanos ante la propaganda de los grandes medios de comunicación sobornados por los gobiernos que ocultan también descaradamente a estos criminales, la acción de la justicia y el descarado cinismo de las izquierdas que hablan de violencia de género excepto de la que prodigan los musulmanes. Algo que ya empieza a adquirir en España las características del caso de Suecia, anteriormente descrito.

Pues bien, esto lleva ocurriendo en todos los países escandinavos excepto en Finlandia, donde la proporción de musulmanes está por debajo del 3%. Y, aunque gobiernan los socialdemócratas, ese país está endureciendo la legislación de asilo y facilita la deportación. Suecia espera deportar a 80.000 que llegaron en 2015 por la estampida provocada por la guerra en Siria, en tanto que Finlandia deportará a 20.000. Naciones como Alemania plantean la imposibilidad de reunificación familiar durante dos años de la población ilegal o solicitante de asilo en el país. ¿Qué tenemos en España?

Un ministerio del interior y, sobre todo, una ministra de defensa que permiten las avalanchas de inmigrantes procedentes en su totalidad del Magreb, a bordo de lanchas con motor fuera borda. Es decir: estos individuos desprotegen la frontera.

Un ministro de transportes que manda hasta a 300 km de distancia de Canarias a los buques de salvamento marítimo para rescatar a inmigrantes a bordo de cayucos que barcos “nodrizas” arrastran hasta las cercanías de nuestras aguas.

ONG´s, abundantemente financiadas por la Open Society Foundation, Cruz Roja o el propio Gobierno para acercarse al triángulo mediterráneo frente a Libia y Sicilia para atender las llamadas de traficantes que les señalan las geolocalizaciones de embarcaciones llenas de inmigrantes, para después desembarcarlas en puertos españoles.

Un presidente del gobierno que, con ocasión de su acto de presentación “España 2050” (¡cágate lorito!), manifestó, sin despeinarse, que su intención es que entren hasta ese año nada menos que 250.000 inmigrantes cada año en España.

Su determinación es discriminar positivamente a estos musulmanes. Prohíben la enseñanza de nuestra religión, pero en Cataluña y Baleares se promueve la enseñanza del Islam, por ejemplo.

Por lo que respecta a la magistratura, la situación es tal que a un anciano de 77 años de Ciudad Real, al ser atacado por un ilegal armado con una motosierra decide legítimamente defenderse con resultado de muerte del asaltante; un juez, igual de traidor que nuestros representantes políticos, lo ha metido en prisión. Por el contrario, la violación de una muchacha de 18 años por tres adultos marroquíes (no menores no acompañados, quede claro) durante 14 horas de abuso (anal, bucal y vaginal), de tortura, de intoxicación con crack y de lesiones con cigarrillos; una sinvergüenza con toga ha decidido dictar un auto de libertad provisional para dos de los violadores. Esta semana en Chiclana de la Frontera (Cádiz) la Guardia Civil detiene, tras la denuncia de una vecina, a tres marroquíes tras darles señal de alto los marroquíes huyen a gran velocidad, tras la persecución se procede a su identificación y se resisten, tras ser reducido se encuentra en el vehículo armas largas y cortas y munición. Otro togado ha dictado un auto de libertad provisional similar a la de la titular del juzgado de Ibiza. La situación es como para que el pueblo español la enfrente ya. La previsible estampida que provocará el descarado intento de originar una crisis “humanitaria” en las fronteras europeas, por la súbita retirada de Afganistán del ejército estadounidense así lo augura.

Les pregunto: ¿qué han hecho todos esos primates “pagapensiones” para impedir que la barbarie domine sus naciones? Absolutamente nada. Lo fían todo a nuestra estupidez. La guerra civil que se libró en España no produjo un exilio de “pagapensiones” a otras naciones europeas. Aquí cada cual según su leal saber y entender peleó en uno de los bandos que se enfrentaron. Posteriormente muchos de los vencidos con culpas de sangre se exiliaron. Pero aquí cada cual trató de luchar por su patria y su familia, para darles lo que entendieron mejor para ellos y no huyeron para vivir “por la patilla” de los recursos de otras naciones. Por lo tanto, mi particular “vademécum” propone lo siguiente:

1.- Apoyar a nuestra guardia civil y policía. El gobierno los tiene literalmente vendidos frente a estas continuas avalanchas.

2.- Organizar escuadras a nivel de barrios y pueblos para evitar las violencias de estos musulmanes. Suelen portar armas blancas y acuden en gran número. Demasiadas veces lo vemos ya. No habrá fiestas, verbenas, romerías, conciertos, ferias y otros actos a los que acude la juventud en gran número en los que no se encuentren a esta gente. Ellos irán a fastidiar premeditadamente. También los veremos provocando disturbios en la calle en confluencia con grupos comunistas y separatistas. Es más, intentarán contener y reventar las manifestaciones que se prevén contra el actual gobierno. Finalmente también (léase fallas de este año) intentarán impedir la normal celebración de nuestras tradiciones y atacarán nuestros símbolos religiosos y templos. Como ha sucedido ya y sigue sucediendo en Francia.

3.- Fiscalizar (jarabe democrático) a las asociaciones que ofrecen salarios en torno a 1.000 € mensuales, en ofertas de empleo que se publican en internet, para trabajar apoyando jurídica, económica y socialmente a estos extranjeros y a sus familiares.

4.- Manifestar el riesgo especial que entraña esta comunidad para las mujeres españolas. En la calle. Con especial y clara advertencia del riesgo de que si atienden las  instrucciones de sus amos de Bruselas y siguen desprotegiéndolas, tendremos que organizarnos para impedir este abuso creciente que este gobierno traidor alimenta deliberadamente. No queremos que estos desgraciados toquen ni a una sola mujer española más. Hijos de p…

A los “togados” que piensen que puede que las cosas cambien: este gobierno no durará eternamente, aunque sus miembros así lo crean. Piensen que sus decisiones puede valerles en el futuro una toga especial. En forma de garrote…

@LaReconquistaD

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *