Columna de La Reconquista | “¿Estás del lado del bien o del mal? Tic tac, tic tac…”

Aún recuerdo aquel día 16 de junio de 2015, cuando Donald J. Trump se postulaba, por tercera vez, a la candidatura a la presidencia de los EEUU –esta vez por el Partido Republicano–. Al pie de las Trump Towers en la 5ª Avenida de Nueva York. Me sorprendió cómo fue anunciado por el “desinfomador” de turno de alguna cadena de esas que nunca dicen la verdad –y todo kiski se desinforma en ellas–. Mi curiosidad me llevó a ver el discurso ÍNTEGRO. Reconozco mi asombro y emoción en cada frase que este hombre decía… ¡Nunca tuve tantas ganas de poder votar en EEUU como ese día! Solo pensaba: “¡PON UN TRUMP EN CADA PAÍS, PON UN TRUMP EN TU VIDA!”.Mis espuelas estaban desafiladas y desgastadas por culpa del demoníaco ZP y del «buenín» pelma de Marianito, no parecía haber esperanza mundial y de repente… ¡¡TOMA YA!! ¡¡¡MI RESURGIR PATRIOTA VINO DE MANOS DE TRUMP!!!

Entonces dije: “Quiero UN SOLO político, SOLO UNO en cada país, que DEFIENDA su nación, su bandera, su himno, sus ciudadanos, sus derechos, su libertad –a escoger una religión, de escoger tu sexualidad, de educación–, el orden y la ley –para mantener una convivencia segura, con paz y armonía–, velando también por los derechos de los niños a tener unos padres que los amen y cuiden, eduquen y protejan”. A cambio, me encuentro con gobernantes inútiles, así como con la lucha incansable contra uno de los peores males del mundo –EL NARCOTRAFICO GLOBALISTA, que tanto dinero les deja, y hoy mueve en sus rutas todo lo que se venda ilegalmente–.

¡Cuál fue mi sorpresa ese mismo día cuando los «medios de desinformación» mundiales empezaron una campaña en su contra –no de usted, no, sino en contra de Trump–, afirmando cosas que yo no le había oído decir. Se me ocurrió grabarlo y volverlo a ver íntegro, y sigo sin encontrar todo aquello que se le acusa de “maltratar”… ¡¡¡CARAJO!!! ¡Para una persona que hay que nos defiende, lo están boicoteando! ¿CON QUÉ FIN?

Fue pasando el tiempo, y mientras más leía y más veía, me di cuenta de que esto no se trata de la eterna pelea de que si «la derecha contra la izquierda» o «liberales contra conservadores» o «republicanos versus demócratas». No. Estamos viviendo una lucha mucho peor: la DEL BIEN CONTRA EL MAL. Y tú, ¿de qué lado estás?

En ese entonces, lo confieso, mis ojos estaban en Albert Rivera –hoy, «señor de Malú»–, el cual, con “Ciudadanos”, nos había convencido a todos de que era lo mejor para España, que ya iba siendo hora de dejar atrás rencillas y divisiones desde las dentro de las propias familias hasta las comunidades autónomas y España en general. Total, se suponía que LA ETA (sí, “LA ETA”, con “LA” por delante, que “les jode mucho” (como diría en su momento el gran Don Alfonso Ussía)– ya está, estaba extinta, ¿no? La gente quería hacer las paces, la gente se recuperaba el del golpe económico de ZP y Marianito, y tal parecía que hasta los «separatas» no tenían ya gran futuro… En escena también la chica Arrimadas, tan molona, bravucona y resultona. ¡JUER, AL FINAL LO LOGRARÍAMOS! –era mi rosácea ilusión–. No podíamos imaginar quiénes estaban detrás de este partido satélite de los globalistas maquiavélicos, ni cuál era su fin único: ¡EL FIN DE ESPAÑA y DE LA HUMANIDAD, COMO HASTA HOY LAS CONOCÍAMOS!

Sin embargo, Albertito me fue dejando en el camino «huellas» para seguir, pero… ¿seguir qué? Si él mismo no supo ni abrir el mapa para volver a lo que predicó en un principio. ¿Cuánto gps mental se necesita hoy en día en España para la reubicación de todos estos comensales –o mamones– de la política nacional? Me pude desanimar, ¡y mucho!, pero MI QUERIDO TRUMP y ese efecto que causó en TODO EL MUNDO, me dijo que algo estaba mal orientado y tenía que mirar para otro lado…

Siempre fui admiradora de Esperanza Aguirre (¡mi “Espe”!), de María San Gil, del gran Don Jaime Mayor Oreja… y de todo aquel que busque justicia. Entonces escuché una nueva voz en la política española: ¡VOX! Por supuesto que JAMÁS olvidaré cuando viví en persona, en la Plaza Mayor de Burgos, la presencia del «fantasma» de Ortega Lara, recién liberado, con su hijo en brazos –al cual casi ni podía sujetar–, y a una mujer que no sabía a quién tenía al lado… eran los restos de un hombre que habían dejado morir, e igualmente es imborrable en mi recuerdo haber escuchado a todo Burgos gritar su nombre y… ¡PUT* ETA! Un día escuché alguna frase de Santi Abascal que me recordó a mi admirado Trump… ¡Vuelven las esperanzas!

Las similitudes entre Trump y Santi Abascal son muchísimas, ambos luchan por las verdaderas libertades –no las que los «social-comunistas» han disfrazado mal llamando «libertad» al totalitarismo, comunismo, socialismo o estatismo, nazismo, fascismo, llámale como quieras, es la misma manera de coartar la libertad–.

Mis indagaciones sobre el hombre más controversial del momento se centraron muchas veces en los más débiles e indefensos: LOS NIÑOS. Como madre que soy, no puedo ignorar a quienes los defienden sin límite y a contra corriente. Sí, el odiado y amado Donald J. Trump ha estado luchando por ellos durante años –ya desde los años 90 se postuló en contra del tráfico de niños y cómo estos actos criminales y desalmados se habían convertido en un negocio mundial–. Tras su victoria, su presidencia destinó 100 millones de dólares para combatir el tráfico humano, y casi paralelo anunció que se destinaban 34 millones de dólares del Departamento de Justicia en subvenciones para organizaciones que brindasen vivienda segura y reinserción a supervivientes del tráfico humano –la mayoría de estos: niños–. Ahora dime: ¿Tú, como madre o padre, apoyas estas decisiones de la presidencia de Trump?

Cuando conocí las atrocidades que suceden en este mundo respecto a la pederastia, la pedofilia, el robo de órganos infantiles, las granjas de niñas dedicadas única y exclusivamente a vivir embarazadas y mantener con vida al feto hasta el último mes de gestación –y ahí ASESINARLO para vender el cadáver al tráfico de órganos–, etcétera. UUUUUFFFF. Mejor no sigo…. Sí, éste es uno de los mercados negros más «exquisitos» y maquiavélicos que hay. Por eso no pude dejar de ignorar a Donald J. Trump, ni a Vox con Santi Abascal liderando, para encauzar al mundo que quiero para mis hijos, los tuyos, tus nietos, tus sobrinos y todos aquellos indefensos que HOY son la «carne de cañón» más deseada políticamente.

Hay una guerra mediática de dibujos animados, video juegos, pelis, libros, cuentos que tienen todo menos inocencia y decencia –que ya he mencionado en otras columnas– para adoctrinar, con su llamada «propaganda», a los bebés. Sí, estás leyendo bien: B-E-B-E-S, niños y jóvenes, para que tengan control total y absoluto sobre ellos. Nunca se nos olvide que el mayor éxito de McDonald’s fue cuando creó su mejor marketing, “la cajita feliz”, teniendo al «niño como objetivo».  Mira, te cuento: si el niño está dando la tabarra a los padres, estos lo llevan a ver al payaso Ronald y a comer su cajita feliz con 4 patatas y un juguete (que además promociona a otras empresas)… y sutilmente todos acaban consumiendo lo que la marca quiso. La manipulación es más fácil de lo que creemos, y qué fácil caemos, ¿verdad?

Es por ello que doy espuelazos y reto públicamente a todos los políticos a que se manifiesten firme y contundentemente en favor y defensa del más inocente desvalido y desprotegido ser humano en este mundo: todos y cada uno de los niños, sin excepción.

¿Qué tal si empezamos por los niños que actualmente están en manos de redes pederastas en Baleares, apoyados por el gobierno central y local? ¿Adónde miran los otros políticos y partidos, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y el Poder Judicial? ¿Y si seguimos con todos los niños que se trafican en calidad de «emigrantes» –y al final son únicamente destinados a la trata sexual para satisfacer los deseos impúdicos y libidinosos de los enfermos mentales que hoy gobiernan el mundo y solo buscan su deseo, ambición, lujuria, placer y beneficio– a costa de la sagrada inocencia de nuestros hijos?

Por ello repito: TODOS los políticos, politiquillos y aspirantes a cualquier cargo público, o cualquiera que ser precie de querer ser útil a la sociedad –¡y aplíquense el cuento aquellos «medios de desinformación» que se niegan a informar de todo esto!– tienen la obligación y deber de manifestarse decidida y absolutamente en defensa de la niñez inocente.

¡¡¡LAS ESPUELAS DE DOÑA BERENGUELA VIVEN POR Y PARA LOS NIÑOS!!

#LosNiñosNoSeTocan

Adjunto el gran trabajo de Xiomara en su blog: “Como el Ave Fénix, la humanidad siempre resurgirá de sus cenizas”:

  • Las hijas de Gran Bretaña
  • Pederastia en Reino Unido en manos de inmigrantes.
  • Poder, Control y pederastia. Fin de partida. I Parte.
  • Poder, Control y pederastia. Fin de partida. II Parte.
  • Pederastia, los límites del poder. Primera Parte.
  • Pederastia, los límites del poder. Segunda Parte.
  • Jeffrey Epstein acusado de tráfico y explotación infantil

O bien los espectaculares videos de Disidencias “Radio Ya”, con listas de reproducción:

@LaReconquistaD

Un comentario en «Columna de La Reconquista | “¿Estás del lado del bien o del mal? Tic tac, tic tac…”»

  • el agosto 18, 2021 a las 6:55 pm
    Enlace permanente

    Bravo, brevísimo y mil veces más “BRAVO”. En verdad habrá de recomendarme usted el esmeril que utiliza para pulir sus espuelas, porque los “toques” que da son certeros y precisos como cirugía y bisturí.

    Gracias por ayudarnos a todos a ver cosas tan increíbles (pero reales) por abominables, para que actuemos en defensa de los niños, la familia y la vida.

    Le deseo lo mejor.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *