Columna de La Reconquista | “El pecado que a España no le perdonarán jamás”

“Las observancias católicas, que son ciertas, y gran vergüenza y afrenta nuestra es, que un sólo fraile [Lutero], contra Dios, errado en su opinión contra toda la Cristiandad, así del tiempo pasado de mil años ha, y más como del presente, nos quiera pervertir y hacer conocer, según su opinión, que toda la dicha Cristiandad sería y habría estado todas horas en error. Yo estoy determinado de emplear mis Reinos y Señoríos, mis amigos, mi cuerpo, mi sangre, mi vida y mi alma… e soy deliberado de me conducir y procurar contra él como contra notorio hereje” (Carlos I de España y Emperador Carlos V del Sacro Imperio Romano Germánico, en la Dieta de Wörms de 1521, contra las 95 tesis de Lutero manifestadas en Wittenberg en 1517).

Breve síntesis de las sucesivas causas de guerra en Europa en los últimos mil años:

1.- Movimientos de pueblos bárbaros desde las fronteras romanas del Rhin y del Danubio hacia el interior de los territorios del imperio. Con mayor o menor grado de enfrentamiento mutuo entre los diferentes pueblos y mayor o menor grado de sometimiento de los pobladores de los territorios invadidos. Primera gran ruptura interna. En tanto que en España dominan los visigodos y, progresivamente, asumen el legado cultural, político y administrativo de Roma.

2.- Enfrentamientos entre los pueblos de Europa central contra la auctoritas del Carolingio, coronado en Roma como “Emperador que gobierna el Imperio romano” por el Papa León III. Enfrentamientos que surgirán entre los herederos del emperador por el dominio de territorios situados en las actuales Francia, Alemania, Austria, Holanda, Bélgica y norte de Italia. La desaparición de la autoritas carolingia es el origen de la preponderancia de los señoríos o feudos (condados, marcas y ducados) de nobles cuyo poder militar redujo a los súbditos del emperador a la condición de vasallos. Mera mercancía que sólo contaba con la única protección de parte de frailes y monjes, y mercancía completamente alejada de la jurisdicción del tribunal palatino y de la cobertura de los corregidores o inspectores reales. A las rupturas internas se añaden los saqueos por parte de escandinavos y normandos de las costas atlánticas europeas. Segunda gran ruptura interna. Entre tanto España es invadida por las huestes de Tarik y Muza como consecuencia de la rivalidad entre los clanes visigodos de Wamba y Chindasvinto. Los líderes de ambos clanes son respectivamente Witiza y Rodrigo.  Este último viola a la hija del gobernador de Ceuta, conde Don Julián. En respuesta éste franquea el paso de los invasores que llegan desde Ceuta a la Bahía de Algeciras.

3.- Cruzadas contra los musulmanes durante casi 300 años. La Reconquista española supondrá 8 siglos continuadamente en pie de guerra contra el moro.

4.- Unión de las casas de Trastámara y Habsburgo. Pax hispana en Europa bajo la égida del catolicismo. Esfuerzo civilizador y evangelizador de España en las tierras del nuevo continente, que supone el mayor fenómeno de traslado de una cosmovisión y de  una cultura, desde un pueblo humano hacia otro, que se ha conocido jamás. Ni los césares, ni mucho menos Carolingio fueron capaces de alcanzar la dimensión del proceso de transformación humana que consiguió el imperio español. Es decir no se produce una ruptura violenta sino una integración colosal hasta entonces desconocida entre los europeos y entre estos y los americanos.

Los movimientos heréticos surgidos contra la pax hispana (cismas o reformas) este redactor los sitúa en un contexto de genuina resistencia a la naturaleza católica del poder imperial. Las subsiguientes guerras de religión son la expresión de la manipulación de una reforma protestante que no es posible contrarreformar, dado el volumen de intereses que un nuevo status quo representaba para ciertas naciones europeas; que envidiaban sin rubor las cotas de gloria y de humanismo que, por aquel entonces, resplandecían en España. Como la expulsión de los judíos y posteriormente la de los moriscos. Sí, humanismo, y no se sorprendan ustedes. Sin más consideraciones miren el mundo en la actualidad y díganme lo que representan en ese mundo las naciones musulmanas y el Estado de Israel. En definitiva, se trataba de grupos que la reina Isabel conocía sobradamente que no podrían ser incorporados a una nueva comunidad nacional. Ni ella ni el Cardenal Cisneros. Ese fraile castellano viejo, inteligente, enjuto, erudito, devoto, justo y generoso como pocos. Cuya causa de canonización se paralizó, curiosamente, en ese contexto de resistencia por parte de algunos Papas. Los cuales eran buenos financieros, precisamente procedentes de la casa de banqueros florentina de Medici. Si es que es para carcajearse. O para llorar, dado el desconocimiento generalizado por parte de los españoles, de la memoria y de la talla de nuestros más grandes próceres.

Los movimientos gnósticos tanto cristianos como judíos confluyen en ese envite contracultural y complican aún más la estabilidad del cristianismo.

Al final España, exhausta, rinde en Rocroi su compromiso de mantener unida a Europa bajo el catolicismo, no sin antes derramar su sangre una vez más contra el turco para salvar a auténticas hienas como los Estados Pontificios, Génova o Venecia.

En otras publicaciones, otros autores, han expuesto prolijamente nuestras mayores proezas arquitectónicas, científicas, navales, militares, mineras, etc. Aquí yo simplemente quiero manifestar que es la historia de un éxito de tres siglos de duración para el ser humano. Y ese es el pecado que a España no le perdonarán jamás. Ni a vosotros tampoco, puesto que sois sus herederos.

Finalmente debo insistir que, en mi humilde opinión, la clave de ese éxito es que se hizo bajo la égida de nuestro compromiso con el mensaje de Jesucristo. Yo ahí lo dejo. Pero debéis pensar que existe hoy en España un nuevo y pérfido conde Don Julián. Se llama, en realidad, Pedro Sánchez Pérez-Castejón.

@LaReconquistaD

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *