Columna de La Reconquista | “El mundo está enfermo… y no de COVID”

¿No habíamos quedado que “vive y deja vivir”? ¿En qué momento te di derecho a decidir a ti, qué hacer con mis hijos? ¿Quién eres tú para decir qué medicina, qué cura, qué hierba, qué remedio casero o qué veneno les doy a MIS hijos? ¿Acaso me has preguntado a mí qué cenar hoy? ¿Cuándo me preguntaste a mí en que gastar esos 200 euros que ahorraste para comprarte un capricho? Perdona, sigo sin recordar. ¿Cuándo me preguntaste si podías pagar tu hipoteca en lugar de pagar la mía? ¿Te digo yo cuántos vinos debes beber en la comida?

Sigo perdida, de verdad. ¿En qué momento te atribuiste todas esas concesiones que te das, con un derecho que no tienes y crees que debes tener, para decir qué debo de hacer con mis hijos y qué no? Ahhhhhh… en tus ilegítimos decretazos del Consejo de Ministros…

¿Sabías que Fidel Castro pedía al pueblo cubano que denunciaran a quien sospecharan que estaba haciendo un gasto extra, como pintar su casa o comprar 2 litros de leche más que el denunciante? Vaya. Sin darte cuenta, los medios de “desinformación” te han metido tanto miedo en el cuerpo que te han convertido en un espía comunista de tu propia familia, amigos, vecinos, pueblo… ¡¡¡Anda que como se entere tu cuñado que has ido de “chivata” a decir que no se ha vacunado o que no vacuna a sus hijos, la que se te va a liar en casa!!! ¡¡¡VAYA NAVIDADES te esperan: TOMA TURRÓN!!!

¡¡¡NADA LE DA MÁS SENTIDO A TU VIDA QUE LA FAMILIA!!!

¿Por qué dejas que te inciten a destruirla? Estamos perdiendo lo que nos hace grandes, nos estamos metiendo en una berenjenal sin salida y, peor aún, no sé si esto tenga punto de no retorno y sea el fin de la vida como siempre la hemos querido. ¿Dónde esta esa gente tan humana que se sensibiliza ante el dolor ajeno, ante las injusticias, que lo mismo salía a las calles a defender al débil o apadrinar a un niño en África o Hispanoamérica, como les pidió la televisión y tanto nos conmovió con sus bombardeos de anuncios? ¿Será que la unión la tenemos solamente cuando hay que vitorear a la selección española de fútbol? ¿Estás listo para vivir divididos, enfrentados y en guerra, no solo por temas políticos sino por invenciones de vacunados versus no vacunados?

Ayer, una abuela, a llanto tendido, me contó sus penas y preocupaciones; la boca se le llenó de orgullo al decir: “mi hija y yerno se vacunaron en Miami, y pudieron ir a Texas a vacunar a mis nietos, ya que ahí se vacuna a quien sea sin importar la edad”. Aquí el tono de voz le cambió a verdadero dolor y extrañamiento: “al llegar a casa empezaron con síntomas, les han confirmado que todos tienen covid; lo peor es que mi nieto de 11 añitos está muy grave con miocarditis y pericarditis, y los médicos no saben por qué… nunca ha estado enfermo de nada y era totalmente sano, ninguno de los médicos sabe qué decir a sus padres, desconocen por qué tenga este problema de corazón….”.

 ¡¡Reflexiona, sí, TÚ que me lees, te digo a TI que reflexiones esto, CARAJO!!

¿Puedes imaginar los espuelazos que marqué ayer? ¿Cómo es posible que, a pesar de que ya tiene una condición cardiaca –efecto de la falsa “vacuna”–, ni se hayan preocupado por buscar la información y sigan con fe ciega a lo que dice el Dr. CNN o el Dr. TELETRINCO? ¿Es posible que hoy en día, con toda la información que circula y el acceso que tenemos a ella, la gente siga ciega perdida?

En estos tiempos tan raros en que nos toca vivir, hasta mis espuelas tiemblan cuando les digo “covid”. Y es que estoy hasta la coronilla de tener saturación de tanta información que no le sirve al ciudadano: no sé si se nos miente, se nos engaña, se nos confunde, se nos desinforma o en verdad es que nadie sabe lo que está pasando. Lo que sí tengo claro es que la medicina es una ciencia que ha de ser exacta –al igual que le inmunología, la virología, la biología y todas aquellas enfocadas a la salud humana y sus repercusiones–.

En este caso lo que intentan imponer con la llamada “vacuna” (da igual la marca, no les haré publicidad ni promoción gratuita, tú ya te sabes todas las marcas porque te enseñaron muy bien la lección, a pesar de no saberte las capitales del mundo… ni las de las provincias españolas) no tenemos manera científica y rigurosa de saber su alcance, eficacia, durabilidad…, y quieren que, además de inyectarnos nosotros ese compuesto de SEPA DIOS QUÉ MIER…COLES (dicen “ARNm”, pero la “m” no sé si es de “monoparental”, de “mastuerzo” o de “modificación” física, mental o de adn).

Es cierto que el gobierno puede querer lo que quiera, pero igualmente mis espuelas lo pueden querer y Doña Berenguela NO INYECTARÁ A SUS NIÑOS –ni lo recomendara para niños, infantes o jóvenes– hasta que esté clínicamente comprobada y testada (como es y sucede en toda vacuna aprobada y registrada ante la FDA o la OMS, con al menos 3 años, incluso hasta décadas de prueba y experimentación).

Este gobierno de España –y todos los del mundo–, lleno de ineptos, idiotas, incapaces, vacuos, agresivos, prepotentes, títeres y criminales artífices de eugenesia… (mejor omito más calificativos, que acabo de afinar espuelas), quiere activar mecanismos elitistas cuando realmente es una discriminación humana –una violación directa a todos los derechos humanos y fundamentales–, nada de “escudo social”, ni “paraguas social”, ni leches de que “salimos más fuertes”, ni p.sanchez@entangadelreves.edu. Esto, mi querido lector, es la mayor estupidez que el ser humano se ha tragado en toda la historia… y sin patatas.

Cuando algo como una enfermedad y/o “vacuna” se politiza –y más con esta agresividad masiva–, o cuando un gobierno te paga 100 USD –como en la USA del buenín “pederasta” de Biden por inyectarte–, o bien te regala un donut de Krispy Cream o unas patatas de Shake Shak, entre otros sobornos, ¿crees que existe realmente buena intención en ello? Por cierto, de sobra sabes que en USA sobornan, porque legalmente NO te pueden obligar a inyectarte…

Volvemos al inicio de mi texto: ¿quién eres TÚ para decidir qué debo y qué no debo de hacer con mis hijos y mi cuerpo? He llegado a pensar que si tratan de imponer la inoculación obligatoria a los animales, la gente defenderá antes a mi caballo que a mis hijos… Es la gilipollez elevada a la enésima potencia…

¡¡¡Con la ignorancia prepotente hemos topado, Sancho!!!

#LosNiñosNoSeTocan

Adjunto video y enlaces de Su Excelencia el Doctor Peter Andrew McCullough, cardiólogo, internista, profesor de medicina interna en Dallas, Texas. Premio Simon Dack de la Academia Americana de Cardiología, Premio Internacional Vizenza en Cuidados Críticos en Nefrología… entre otros. Búscalo, veras que es toda una eminencia e institución MUNDIAL en Medicina, a pesar de que también a él también lo quieren callar. No se pronuncia contra la vacuna del covid-19, pero exige que se hable del tratamiento QUE SÍ EXISTE, y no ver la “vacuna” como única opción. Lo que sí pide es que NO se “vacunen” a jóvenes y menores por las miocarditis y pericarditis. Velo por ti mismo:

https://trikooba.com/las-5-verdades-mas-importantes-del-covid-19-por-el-dr-peter-mccullough/

@LaReconquistaD

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *