Columna de La Reconquista | El independentismo quiere secuestrar el Apóstol

Este día del Apóstol Santiago nos ha dejado momentos como este.

Vídeo de La Reconquista

Mientras en la puerta de la Catedral de Santiago de Compostela la Delegación del Gobierno autorizaba una manifestación y acto político organizado por el separatismo gallego de la mano del BNG, PCE, Yolanda Díaz y todo aquello a lo que llaman progresismo.

En el acto que como decimos finalizó en la misma Puerta Santa, pudimos escuchar como se daba las gracias al Sinn Féin, brazo político del grupo terrorista IRA, a SORTU, al PNV, y, como no, a los separatistas catalanes, al Partido Socialista de Venezuela, y una larga lista de enemigos de la democracia, dicho sea de paso, muy útiles para los globalistas que quieren implantar la Dictadura Mundial bajo el pretexto de la Agenda 2030.

Nos preguntamos ¿como la Delegación del Gobierno autoriza semejante cosa en la Puerta Santa? Cuando además se da la circunstancia de ser año Santo, el día del Patrón Nacional y Patrón de Galicia.

PROHIBICIÓN
Ley de Reunión y Manifestación (https://www.boe.es/buscar/act.php?id=BOE-A-1983-19946)

Artículo 10 (https://www.boe.es/buscar/act.php?id=BOE-A-1983-19946)

Si la autoridad gubernativa considerase que existen razones fundadas de que puedan producirse alteraciones del orden público, con peligro para personas o bienes, podrá prohibir la reunión o manifestación o, en su caso, proponer la modificación de la fecha, lugar, duración o itinerario de la reunión o manifestación.

¿Cómo el Gobierno permite semejante barbaridad cuando se dan todas las circunstancias anteriores?

Y lo que es peor ¿cómo a los que celebran la fecha como corresponde, con su bandera nacional y la bandera blanca con la Cruz de Santiago se les trata de este modo?

Mucho me temo, querido lector, que a la vista de los hechos ya debería haber en los juzgados una denuncia exigiendo responsabilidades a no pocas personas

Para finalizar este artículo nos informan que el BNG tenía una de las puertas de acceso a la Plaza de la Quintana cerrada por ellos con una cuerda. Para poder acceder se necesitaba el permiso de las personas de la organización de la manifestación, que decidían quién sí o quién no entraba hacia la Puerta Santa. Curiosamente, fue por este espacio por donde entró la gran bandera separatista que ondeó en el acto y que a diferencia de la española, que retiró un policía nacional arrugándola como si fuera un trapo, nadie impidió que presidiese la plaza.

Al parecer, y según nos informan, protestaron bastantes peregrinos, turistas y viandantes que querían acceder a la Catedral por ese lugar y que no pudieron hacerlo.

España ha perdido el oremus, estamos ante el mayor desgobierno que nunca hubiéramos podido imaginar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.