Columna de La Reconquista | Aborto: ¿justicia y política?

Seguramente, estimado lector, ya habrá escuchado usted que el pasado 24 de junio, Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús (no creo en coincidencias), la Suprema Corte de Justicia de los Estados Unidos revirtió la sentencia Roe vs. Wade (que fue la que abrió la nefanda puerta al aborto en 1973 en ese país americano). Desde luego, aclaro a usted que ningún tratado internacional reconoce un supuesto «derecho al aborto» (aunque sí está reconocido reiteradamente el derecho a la vida, pese a que lo omitan descadaramente, y den más valor a los huevos de halcón peregrino que al nonato concebido).

El fin de la Roe vs. Wade es el resultado, en gran medida, de un puñado de católicos competentes y coherentes: sus nombres son Samuel Anthony Alito, Brett Kavanaugh, Amy Coney Barrett, Clarence Thomas y John Roberts, quienes, basados en un profundo conocimiento jurídico, pudieron mostrar los vicios de fondo de la sentencia que ha enviado a la tumba a más de 60 millones de niños norteamericanos. Sencillamente reconocen que eso –el aborto– no está en la Constitución y le devuelven a cada estado en derecho de legislar al respecto. Se calcula que 26 de los 50 estados de la Unión Americana prohibirán el aborto o le pondrán severos candados a su práctica. Sin lugar a dudas es una victoria histórica del movimiento pro-vida (y también del pasado gobierno de Donald J. Trump, pese a quien pese).

Mucho se ha escrito con ocasión de la histórica sentencia Dobbs vs. Jackson Women´s Health Organization, aquí sólo quisiera poner el lente de aumento en el hecho de que la mayoría de los jueces que aprobaron la sentencia son católicos –sólo había uno protestante, Neil Gorsuch– y, a diferencia de los otros “católicos prominentes norteamericanos” (como Joe Biden, Nancy Pelosi o Melinda Ann French), ellos sí son coherentes con sus principios religiosos. No podemos decir nada del caso de nuestra amada España, porque ningún gobernante se reconoce “católico” abiertamente, y solo de escondidas acude a actos cultuales, como ladrón en la noche (o ilegales en frontera), por lo que omitiré nombres… ya que podrían acusarme de “calumnia”.

Ahora bien, no se piense que los jueces norteamericanos mencionados impusieron su sentencia por sus principios religiosos, puesto que, obviamente, en la motivación de la sentencia no se enuncia ningún género de argumentación religiosa. Todo es puramente jurídico; no están imponiendo su particular visión del mundo “católica”, sino que están enmendando un abuso jurídico de casi 50 años, basado en un falso testimonio. Como es sabido, Norma McCorvey escribió su libro “I´m Roe” (Yo soy Roe) contando como mintió en el famoso juicio de 1971, cuya sentencia se emitió el 22 de enero de 1973, y cómo fue utilizada por los grupos pro-aborto de aquella época. Lo importante es señalar que la argumentación de la sentencia es puramente jurídica; están defendiendo la Constitución Norteamericana y la autodeterminación del pueblo estadounidense en este importante extremo.

En síntesis, no basta ser católico coherente, sino que es necesario ser competente, capaz. Esos cinco jueces católicos de la Suprema Corte de Justicia Estadounidense no llegaron ahí por ser católicos, sino por ser peritos en derecho. Y como tales, quisieron remediar el barbarismo jurídico que suponía Roe vs. Wade, y lo consiguieron. Es decir, lo que más necesita la Iglesia, para ser de verdad “luz de las naciones”, es que haya muchos laicos como ellos: competentes y coherentes con su fe.

La verdad, señor lector, es que creo que todos nosotros estábamos cansados de tantos católicos incoherentes que han llegado a los puestos de influencia más importantes del mundo: Joe Biden, presidente de los Estados Unidos, acérrimo defensor del aborto, lo mismo que Nancy Pelosi, Presidenta de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos.

Es devastador el efecto negativo que puede tener para la sociedad la difusión de este tipo de catolicismo light, sin fuerza frente a las modas ideológicas del momento. Y es impresionante, el caso contrario: lo que pueden hacer un pequeño grupo de católicos bien formados, consistentes con su fe, en las mismas posiciones neurálgicas de la sociedad.

¿Qué corolario podemos sacar de tan feliz noticia? Primero, no caer en fáciles triunfalismos. Es una gran noticia, pero no podemos olvidar que hoy por hoy, los Estados Unidos difunden a nivel mundial el aborto como política pública. No podemos olvidar que los jueces cambian, y si hoy hay mayoría republicana, mañana puede ser demócrata, es decir, en política nunca una victoria es definitiva. Pero claro que podemos alegrarnos con este paso histórico, que se antojaba imposible, sobre todo porque el aborto parece avanzar impunemente en nuestro mundo, siendo esta la primera vez que retrocede en forma consistente.

Pero, sobre todo, podemos sacar un corolario personal: tener ilusión profesional, deseos de ser los mejores en nuestro campo de trabajo, para, desde ahí, servir al Reino de Cristo y a la sociedad del mundo entero (comencemos, claro está, en nuestro amado Reino de España, lleno de políticos mediocres e incoherentes, que, pese a lo que enuncien sus idearios programáticos, los contradicen con pactos traidores, acuerdos siniestros y corruptas actuaciones).

En síntesis, todos los ciudadanos creyentes hemos de formarnos muy bien tanto en el ámbito profesional como en el religioso, con la idea de hacer un mundo más acorde con el Corazón de Cristo (ya le dije que no creo en coincidencias, como la fecha de revocación de esa sentencia homicida), y creemos un mundo más respetuoso de la dignidad humana, más humano por más cristiano, sin importarnos que ladren los perros, que siempre lo van a hacer. Seamos coherentes, firmes y valientes, y el resto se nos dará por añadidura…

@CondestableDe

@LaReconquistaD

2 comentarios en «Columna de La Reconquista | Aborto: ¿justicia y política?»

  • el junio 30, 2022 a las 8:03 am
    Enlace permanente

    Querido Condestable, muchas gracias por dar difusión a tan gran noticia. Como llevo guerreando en esta batalla Provida desde el 2005, permita que le amplíe información.

    Dentro del mundo provida, hay un movimiento muy reciente, 2004, se llama 40 Días por la Vida. En España hicimos en octubre del 2016 la primera campaña en El Puerto de Santa María (ni usted ni yo creemos en las casualidades) ¿Qué tienen de diferentes estos promovidas al resto? ORACIÓN Y AYUNO. El resto cayó en la trampa de la aconfesionalidad. Nosotros rezamos de manera pública, en la puerta del abortorio, la puerta del infierno aquí en la tierra. Personalmente llevo desde el 2.005 rezando en esa puerta, desde el 2.007 haciendo rescates, pero hasta que no lo hemos hecho con la Campaña, no ha sido que ha empezado a cambiar el mundo. Los frutos alucinantes. De 40 abortos semanales, ya vamos por 12, nuestro objetivo, convertir el abortorio en una clínica provida.

    En el Puerto fue la primera, esta cuaresma fue la 12 Campaña en 6 años… En 20 ciudades de España… ¿Cuánto daño económico no hemos hecho para que presionen al gobierno para que cambien el código penal e intenten echarnos? MUCHO. El enemigo es astuto, sí, pero tonto de capirote. Con esa ley sólo ha conseguido que toda España sepa que hay un grupo de valientes que siguiendo a su Capitán, Cristo, con las directrices de María (oración, misa, ROSARIO, sacrificio y sacramentos) y están cambiando el mundo, PORQUE ÉSTE ES EL PRINCIPIO DEL FIN DEL ABORTO, a las pruebas me remito.

    ¿Quieres cambiar el mundo? Acude a María, TODO CON MARÍA, NADA SIN ELLA.

    Respuesta
    • el junio 30, 2022 a las 12:21 pm
      Enlace permanente

      Mi aplauso más sincero, estimada Doña Begoña, al valor que su Movimiento tiene, así como a los valores que defiende. Sin duda alguna, nada hay más loable que la apología de la vida en un mundo de cultura de muerte; y para ello, utilizamos los medios más justos, correctos y santos (porque deslindar al ser humano de la fe es como querer apartar al ojo de su función visual). Hago mía igualmente la invocación de San Bernardo: RESPICE STELLAM, VOCA MARIA, para que Ella nos auxilie y fortalezca en esta batalla (que tenemos ganada, solo es cuestión de tiempo, bien lo sabemos) contra el «astuto tonto», mentiroso desde el principio.

      Ánimo, bendición y fuerza. Unidos en coherencia y en oración.

      Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.