Colau cancela cinco sanciones que suman 420.000 euros al fondo que la ha denunciado por coacciones y prevaricación

Vauras Investment es un fondo de inversión que ha denunciado por coacciones y prevaricación en la defensa de unos okupas a Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, a los concejales de Vivienda Lucía Martín y Marc Serra y al responsable de un departamento llamado «Disciplina de Vivienda e Inspección», Fuensanta Alcalá.

Un juzgado de Barcelona rechazó una primera denuncia de Vauras Investment contra Colau, el fondo recurrió, y ahora la Audiencia Provincial ha ordenado que se investiguen a los cargos mencionados por coacciones y prevaricación.

Tras esto, la representación letrada de la compañía ha recibido un auto judicial en el que se notifica la cancelación por parte del Ayuntamiento de Barcelona de cinco procedimientos sancionadores que sumaban un total de 420.000 euros.

HECHOS

En marzo de 2020, se desalojó al sexto intento y por orden judicial unos pisos okupados del edificio Bloc Llavors. El Ayuntamiento quería que el propietario de los inmuebles okupados -el fondo de inversión- proporcionara nuevos pisos de alquiler social a los delincuentes a cambio de su desalojo.

Por supuesto, Vauras Investment se negó a acceder a las exigencias del Ayuntamiento de Colau, por lo que éste atacó abriéndole cinco procesos sancionadores por supuestos incumplimientos en las normativas relacionados con el acceso a la vivienda.

Como consecuencia de la denuncia y la orden de investigar dada por la Audiencia Provincial, la gerencia municipal de Vivienda ha cancelado las sanciones -algunas de ellas en fase de embargo- desistiendo de su cobro y lo ha comunicado a cinco juzgados distintos puesto que el proceso es paralelo a la denuncia admitida a trámite contra Colau.

Colau pretende desarmar la querella presentada contra ellos por la compañía, pero ésta alega que el Ayuntamiento actuó a favor de los okupas también en otros casos de inmuebles de su propiedad, lo que finalmente acabó obligándoles a renunciar a sus proyectos en Barcelona y perder 35 millones de euros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.