Cierra el restaurante Iruña, uno de los más emblemáticos de la Calle Laurel

La crisis económica asociada al coronavirus y a las medidas tomadas (y no tomadas) para combatirlo no deja de cobrarse víctimas en La Rioja.

El último local riojano que se ha visto obligado a echar el cierre ha sido el mítico Iruña, en plena Calle Laurel de Logroño.

Tras 13 años al frente del restaurante, Carlos Martínez y su familia han decidido echar el cierre definitivo y empezar con un nuevo negocio de restauración en otro país.

Este mes de confinamiento y cierre absoluto de la hostelería supone la gota que colma el vaso para muchos empresarios de la hostelería y restauración logroñesas.

El lugar escogido no es otro que nuestra vecina y hermana Portugal. Un país similar al nuestro culturalmente pero con unos impuestos relativamente bajos y que, hasta ahora, no ha tomado medidas tan agresivas para controlar el virus (entre otras cosas porque allí no ha habido tanta incidencia).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *