Cierra el bar de la Estación de trenes y buses de Logroño

Hace solo dos años que Juan Carlos Salcedo y Mauricio Llagunas se hicieron con la cafetería de la nueva estación intermodal de trenes y buses. Estación que ahora mismo y desde hace algo menos de una década, sólo lo es de trenes.

Precisamente este es uno de los principales problemas a los que los dueños del local Las Vías han tenido que hacer frente. Cuando Juan Carlos y Mauricio se hicieron con la cafetería en 2018, fue teniendo en mente que pronto se inauguraría también la nueva terminal de autobuses de Logroño y que la zona sería transitada a diario por un considerable número de personas.

Sin embargo, no ha sido así. Las obras de la terminal de buses se han ido retrasando y de igual manera se ha ido postergando la inauguración de la misma.

Ahora mismo, a pesar de que la estación de buses ya está estructuralmente terminada y cuenta con agua, calefacción, luz y unos interiores prácticamente acabados, no tiene la maquinaria ni está preparada para recibir a nadie.

No se prevé la apertura hasta 2022, cuando se cerrará finalmente la vieja estación de autobuses situada un par de manzanas más al norte de la ciudad y convertida en una residencia de ancianos y centro deportivo.

Si a estos imprevistos retrasos le sumamos la crisis asociada al coronavirus, vemos cómo el negocio de la hostelería se ha convertido en una trampa mortal para estas dos personas.

Ahora llegan a la estación de trenes 18 trenes menos que antes de la crisis.

Como la zona de las dos estaciones sigue en obras (hace pocas semanas que se terminó de construir la cúpula que une ambas estaciones), a los vecinos de la zona no les apetece demasiado acudir a la cafetería de la estación.

Pero la puntilla ha sido ya este mes de restricciones y confinamiento en Logroño, que ha obligado a todos los negocios de hostelería a cerrar.

Ahora ambos han decidido cerrar. Juan Carlos Salcedo seguirá siendo el dueño del local y lo alquilará a algún emprendedor que decida abrir de nuevo un negocio allí.

Las declaraciones de Salcedo y Llagunas son duras y reflejan el sentir de muchos hosteleros estos últimos meses.

No se puede estar así. Hoy cerramos, mañana podemos abrir, pasado solo la terraza, a los dos días solo el cincuenta por ciento del aforo… Lo siento pero se nos han quitado las ganas. Antes por lo menos pensabas en lo que podía venir con la estación de autobuses en funcionamiento pero sabiendo que hasta dentro de dos años nada… dejamos la hostelería.

Tiraremos de ahorros para sobrevivir e intentaremos desintoxicarnos fuera de aquí de todo lo que está pasando. Después, ya se verá, pero ahora no queremos saber nada de la hostelería.

Esto es lo que hay. Mucho ánimo a nuestros compañeros hosteleros, pero nosotros no podemos más.

-Dueños de la cafetería Las Vías.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *