¡Ceutís, melillenses y canarios despertad!

«Querido presidente, en nombre de todos los ceutís, te quiero dar la bienvenida(…). Te quiero dar las gracias, mi sincero agradecimiento, querido presidente…», (Juan Vivas, presidente de Ceuta). Creo que este señor no llega ni a Juanito.

Estas letras son parte del bochornoso discurso que el traidor presidente ceutí hizo ayer en presencia del traidor Sánchez. ¡Tanto monta, monta tanto!

Nunca he visto a nadie arrastrarse tanto ante un narcisista como Sánchez. Solo le faltó postrarse de rodillas y, con indecorosa genuflexión, realizar el oportuno limpiado de zapatos. Qué vergüenza de señor y partido (PP), porque este personaje es el presidente del Partido Popular de Ceuta. El mismo que declaró persona non grata a Santi Abascal, el líder del partido más votado en esa ciudad.

Todo esto mientras Feijóo se mostraba contrario a este bandazo en materia de política exterior –pura cordura pepera-, que sin duda tendrá consecuencias para los españoles, salvo para Juan Vivas, que sigue omnubilado con el orgasmo político que le produjo la visita «sanchista». La bajada de pantalones de Vivas ante el cuadrúpedo monclovita, solo es superada por la bajada de pantalones de éste ante el dictador marroquí.

¿Alguien cree que Marruecos se olvidará de Ceuta, Melilla y las Canarias? Sí, la basura roja que todavía se cree a Sánchez, idiotas per se, y los «vivas» peperos que siguen apostanto por la gran coalición. Por cierto, la que ya hay en Ceuta, donde ganó VOX, y gobierna el PP en coalición con el PSOE. Tranquilos, muy pronto gobernará VOX allí.

Querido lector, lo que acabas de leer es el ritual de humillación pública que Sánchez ha infligido a España. Él solo y de espaldas al Parlamento, oposición y hasta a su propio Gobierno, ha decidido mandar una carta al rey marroquí en la que «entrega a Marruecos un territorio que no es suyo, a cambio de que Marruecos no toque un territorio que tampoco es suyo». ¿Qué ganamos nosotros? El descrédito internacional fruto de la improvisación de un sicópata.

Es difícil deglutir esta nueva afrenta, máxime, cuando el gran beneficiado es quien aspira a robarnos una parte de España. El que facilita la invasión de España mirando para otro lado mientras miles de ilegales, muchos súbditos suyos, violan nuestras fronteras y agreden a nuestros agentes. Bueno, si lo hace el Gobierno de Sánchez, ¿por qué no lo va a hacer el marroquí?

Es lógico. Hablamos de un Gobierno hecho para el autobombo y la propaganda. Que se ha dedicado a gobernar a base de «decretazos», mientras cerraba el Parlamento y nos encerraba ilegalmente a todos en nuestras casas.

Es cierto que son ineptos que no saben hacer la o con un canuto. Idiotas henchidos de vanidad, pero idiotas al fin y al cabo. El marroquí lo sabe y se aprovecha de ello y de ellos. Pero, ¿hay algo oculto que no interesa que interese mucho? ¿Está comprando el cuadrúpedo monclovita el silencio del marroquí? ¿Tiene algo que ver los atentados de Madrid? Algún día puede que lo sepamos y que los verdaderos culpables paguen por ello.

Solo me queda decirle a los compatriotas que viven en Ceuta, Melilla y Canarias que recuerden esta traición. Que cuando lleguen las elecciones le muestren el desprecio que se merecen Sánchez y Vivas y sus respectivos partidos. Porque intentar encontrar soluciones apoyando a los responsables de los problemas, es un fracaso. Es sinónimo de hundirse cada vez más en el fango de un bipartidismo nocivo para los intereses de los españoles, vivan en Ceuta, Melilla, Canarias o el resto del territorio nacional.

Porque este Gobierno y esta oposición, Psoe-Podemos y Partido Popular, los han olvidado, traicionado y vendido al dictador marroquí. Porque, tan cierto es que ellos son y serán españoles como que VOX es el único que está y estará velando por sus intereses y protegiendo su españolidad. Porque España no puede resignarse a morir lentamente mientras sus verdugos se reparten sus depojos en forma de escaño o paga vitalicia.

¡Ceutís, melillenses y canarios, españoles todos, despertad!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.