Ceuta está siendo invadida. Más de 5.000 ilegales han traspasado ya la frontera

Todo apunta a que el estado marroquí ha decidido vengarse de España por el lío diplomático respecto al Sahara de la peor forma posible.

Los agentes marroquíes ya no controlan, o han perdido el control, de sus las fronteras con España. En la práctica y debido a las laxas leyes españolas/europeas, eso se traduce en un estado de indefensión de nuestro país respecto a posibles avalanchas migratorias.

La tarde del 17 de mayo miles de inmigrantes ilegales trataban de traspasar el perímetro de Ceuta. Más de 5.000 lo habrían conseguido. Fuentes policiales afirman que el número podría acercarse a los 9.000 y podría seguir aumentando en los próximas días.

Estaríamos ante la mayor avalancha migratoria de la historia de la ciudad de Ceuta.

Muchos de estos ilegales no estarían bajo control de las fuerzas de seguridad, que se han visto desbordadas.

Hasta ahora, tan solo 300 de los varios miles que han conseguido entrar han sido expulsados y devueltos a Marruecos.

Se calcula que unos 1.500 podrían ser menores de edad; es decir, que independientemente de que Marruecos cumpla con los acuerdos que tiene con España, estos menores no van a ser repatriados de ninguna manera.

Serán previsiblemente distribuidos por la península pasando a engrosar los cupos de menas que ya desbordan la capacidad de algunos centros de nuestras ciudades.

Es probable que- a tenor de lo sucedido con los ilegales llegados en patera de los últimos meses- buena parte de los otros 3.500 ilegales mayores de edad tampoco sean finalmente expulsados.

Asalto repentino.

La mayoría de entradas se ha registrado entre las 16.30 horas y las 19.00 horas, cuando los asaltantes han accedido nadando, bordeando el espigón fronterizo de la playa del Tarajal.

La Comandancia General de Ceuta ha ofrecido 300 literas militares– a las que posiblemente se sumen otras muchas- para acoger en las naves de los polígonos comerciales del Tarajal.

La Guardia Civil no ha podido hacer frente a las entradas, aunque ha salvado varias vidas que estaban en peligro crítico.

Las autoridades marroquíes han negado que la histórica avalancha tenga algo que ver con desencuentros con España.

Control y repatriación.

El Ministerio del Interior ha acordado reforzar el número de efectivos de la zona.

50 miembros del cuerpo de la Guardia Civil y 150 policías nacionales policías nacionales de la Unidades de Intervención Policial (UIP) y personal de Científica y de Extranjería y Fronteras cubrirán los lugares más sensibles en Ceuta.

En teoría, España y Marruecos tienen ahora un acuerdo de devolución en caliente de inmigrantes ilegales.

Sin embargo, los problemas diplomáticos de las últimas semanas entre los dos países, podrían poner en peligro las repatriaciones pertinentes.

Al fin y al cabo, también hay pactos de vigilancia de las autoridades marroquíes para evitar acumulaciones de migrantes en la frontera con objeto de atravesar la frontera para llegar a suelo español. Pactos que hoy claramente no se han cumplido.

Efecto llamada. Lo peor podría estar por llegar.

Fuentes de la agencia EFE han afirmado que hay más grupos de inmigrantes dispuestos a lanzarse contra el perímetro de Melilla, aunque eso suponga poner en riesgo su vida- el porcentaje de probabilidad de fallecer en el intento es lo bastante bajo como para que en muchos casos, compense intentarlo-.

Sin la ayuda de los agentes de Marruecos es imposible controlar la frontera con las leyes y procedimientos actuales.

El efecto llamada que existe en nuestro país, fruto de la permisividad general que existe en el campo migratorio y de ayudas sociales, es un hecho incontestable a día de hoy.

Actualización.

Se están produciendo altercados en varias zonas de Ceuta. Enfrentamientos entre ilegales y fuerzas de seguridad.

https://twitter.com/EmpresarioVox/status/1394417880708562949?s=20

También se ha informado de un apuñalamiento en la zona del puerto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *