Castells elimina del proyecto de su nueva ley que copiar en un examen al de al lado sea ‘falta leve sancionable’

El anteproyecto de Ley de Convivencia Universitaria indulta esta práctica fraudulenta. Ya no acarreará la sanción de amonestación al universitario

El ministro de Universidades, Manuel Castells, ha decidido eliminar la falta leve de copiar en el examen al alumno de al lado del anteproyecto de Ley de Convivencia Universitaria. Dicho anteproyecto ha sido aprobado en el Consejo de Ministros.

Si que se sancionarán el plagio y el fraude académico llevados a cabo a través de comportamientos premeditados- tales como hacerse una chuleta o usar un pinganillo- pero las «actuaciones espontáneas» que contemplaba el borrador inicial han sido eliminadas.

A partir de ahora, todo seguirá parecido en este sentido, aunque se le quita gravedad al hecho de copiar espontáneamente. El texto inicial contemplaba las sanciones, con la consiguiente apertura de expediente disciplinario y amonestación al estudiante.

En el actual texto no se regula la copia ni el fraude académico de ninguna forma.

La nueva ley quiere reformular el marco de convivencia universitaria sustituyendo el castigo por la mediación como «vía principal de resolución de conflictos».

Inicialmente Castells quería derogar el reglamento de 1954 sin más, pero los rectores le dijeron que necesitaban algún tipo de código para poder velar por el buen funcionamiento de los campus, con las debidas sanciones y normas de conducta.

Podrás copiar e ir igualmente a septiembre.

Castells ha hecho caso a los estudiantes estableciendo que si el alumno copia durante la convocatoria ordinaria, se le permite presentarse a la convocatoria extraordinaria.

El anteproyecto obliga a las universidades a crear una Comisión de Convivencia para promover las mediaciones cuando haya conflictos en los campus. Estará integrada «de manera paritaria» por representantes de los estudiantes, de los profesores y del personal de administración y servicios, elegidos por el claustro a propuesta de cada uno de los sectores en lugar de por el rector como hasta ahora.

El anteproyecto de Ley de Convivencia sólo afecta a las universidades públicas, porque las privadas gozarán de potestad para establecer su propio régimen disciplinario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *