Carta de un hostelero ante las restricciones

El Gobierno riojano aprobará mañana restricciones más severas

Ante la falta de previsión de este desgobierno, se tomarán medidas, nuevamente, sin ningún soporte técnico que nos hundirán un poquito más en la ruina. No se puede combatir una pandemia desde el sectarismo político con unas medidas arbitrarias, basadas en restricciones y prohibiciones, sin argumentos, sin explicaciones técnicas y sin un soporte sanitario que las avale.

La salud y la economía tienen que ir inexorablemente de la mano. Si no hay riqueza, no se puede hacer frente al alto coste de la sanidad. Si no hay dinero, no tendremos ni medicinas ni sanitarios.

Por tanto, hay que buscar medidas compatibles que permitan la recuperación de la salud y de la economía.

Señora Andreu, deje trabajar, permita la recuperación económica y con ella podrá contratar más sanitarios, más servicios y desarrollar programas de protección de la salud.

Señora Andreu, necesitamos que desde su gobierno se respete el derecho a trabajar y a vivir dignamente, y no siga condenándonos a la ruina y a la miseria.

Somos conscientes de la gravedad de esta pandemia, y estamos cumpliendo con todo el protocolo de seguridad para frenar el avance del Covid-19. Que no se olvide, que ha sido redactado en gran medida por nosotros mismos. Nos hemos puestos a su disposición desde el minuto uno, ¿y qué nos da a cambio? la más absoluta ruina.

No le pedimos milagros, le pedimos coherencia, le pedimos medidas técnicas, medidas adecuadas, proporcionales y realistas, pero sobretodo le pedimos VOLUNTAD de querer poner fin a esta situación tan dramática.

Dejen los parches y los experimentos para otra ocasión, porque esta ocasión requiere valentía, ideas claras y, repito, VOLUNTAD.

Devuelvan os el trabajo, la dignidad y la libertad.

Muchas gracias

Firmado: José Antonio Portela

Un comentario en «Carta de un hostelero ante las restricciones»

  • el enero 20, 2021 a las 11:35 am
    Enlace permanente

    La hosteleria arrastra muchos gremios que vivimos gracias ella, es incalculable el daño que se esta provocando con esta situación.
    El alcance se Sabra pronto, cuando muchos tengamos que cerrar y mandar al paro a nuestros empleados, para lo cual no falta mucho tiempo.
    Un año ya, que nos ha demostrado que la gestión y las medidas que se toman son claramente inútiles desde el punto de vista sanitario y económico, por no decir el daño psicológico y social que se nos provoca l limitarnos nuestra libertad y derechos más básicos.
    El caos ya está provocado!
    Busquen soluciones distintas, este no es el camino, lo demuestran 10 meses de fracaso continuado.cualquier mente desarrollada lo entiende, por qué seguimos así entonces?
    Me invade el pesimismo y la desesperanza..no veo el fin o no quiero verlo.
    Estupidos !

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *