Canadá autoriza a los bancos a congelar cuentas bancarias y de criptomonedas de manifestantes sin orden judicial

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, ha decretado una «Ley de Emergencia» que incluye medidas orientadas a cortar el financiamiento de los manifestantes del movimiento «Freedom Convoy 2022» (Convoy de la Libertad 2022). El decreto afectará incluso la recaudación a través de criptomonedas como bitcoin (BTC) y supone una medida sin precedentes en el mundo democrático.

El anuncio se dio a conocer en voz de la viceprimera ministra, Chrystia Freeland, el pasado lunes 14 de febrero horas de la tarde. Freeland dijo que la Ley de Emergencia amplía el alcance de las normas anti lavado de dinero y contra el financiamiento al terrorismo (AML), para abarcar las plataformas de crowfounding, proveedores de servicios de pago y exchanges, incluyendo los que usan bitcoin (BTC) y otras criptomonedas.

La medida también autoriza a los bancos a impedir el acceso de los titulares a sus fondos de forma discrecional, sin temer repercusión alguna. «A partir de hoy, un banco u otro proveedor de servicios financieros podrá suspender inmediatamente una cuenta sin orden judicial. Al hacerlo, estarán protegidos contra responsabilidad civil por las acciones tomadas de buena fe», dijo la alta funcionaria en una intervención pública.

La medida generó tremendas reacciones en las redes sociales, que cuestionaron el decreto y señalaron que va en contra de las libertades individuales. El mismísimo presidente de El Salvador, Nayib Bukele, se sumó a las voces críticas y publicó un tuit donde señala que se trata de una acción impropia de un país que ocupa los primeros lugares en el «índice de democracia».

Criptomonedas para evitar el control del Estado

Esta acción del Gobierno canadiense surge tres semanas después de que empezaran las protestas por parte de un grupo de camioneros, a quienes se han unido miles de ciudadanos, que se oponen a la vacunación obligatoria contra el virus COVID-19. Los manifestantes han cerrado varios puntos de acceso en la capital Ottawa, y se han mantenido en las calles desde el pasado 28 de enero.

Los manifestantes iniciaron la recaudación de fondos para financiar la alimentación, combustible y alojamiento de los participantes a través del servicio GoFoundMe.

Hace dos semanas, la plataforma suspendió la recaudación y congeló USD 10 millones recolectados hasta ese momento. Según se pudo conocer, los fondos habrían sido devueltos a los donantes después de que amenazaran con denunciar a la empresa y hacerla colapsar.

Para superar el bloqueo de fondos, el movimiento comenzó a utilizar la plataforma Tallycoin, un crowfunding de Bitcoin de tarifa cero. No obstante, frente a los anuncios del gobierno canadiense, los organizadores decidieron cambiar los administradores de los fondos quienes habían sido abiertos con su identidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.