Calvo duda «hasta que punto es constitucional y legal» el acuerdo PP-VOX en Castilla y León: «la misoginia ha vuelto, el machismo se ha organizado»

Carmen Calvo ha declarado ante los medios de comunicación antes de intervenir en la jornada Siempre Adelante -uno de los actos organizados por UGT Córdoba por el Día de la Mujer- que duda de la constitucionalidad del pacto PP-VOX en Castilla y León.

Según indicó la ex vicepresidenta primera del Gobierno dicho acuerdo atenta contra las leyes, los tratados internacionales y la «estructura jurídica» que protege a la mujer.

Calvo se preguntó:

«Hasta qué punto es constitucional y legal el acuerdo al que ha llegado el PP con Vox en Castilla y León porque está en dirección contraria a toda la estructura jurídica con la que las mujeres hemos avanzado en la lucha contra la violencia específica que sufrimos por el hecho de serlo».

También afirmó que:

«El feminismo tiene en este momento grandes amenazas, la misoginia ha vuelto, el machismo se ha organizado, en Castilla y León se ha organizado institucionalmente, se le ha dado carta de naturaleza institucional».

Calvo considera que con este acuerdo:

«Se ha dicho que sí a un retroceso a lo que está en nuestras leyes, en los tratados internacionales, en el Convenio de Estambul, en la jurisprudencia, en nuestros tribunales».

Y aseguró que:

«El Estado de derecho tiene que responder contundentemente a lo que allí pueda estar pasando».

Y que:

«Las mujeres, los hombres demócratas, el feminismo como gran propuesta política, tienen que encontrar respuestas continuamente a esto».

Añadió que en su opinión:

«La democracia del siglo XXI es sostenible si hay respuesta para los problemas de las mujeres, si no la democracia tendrá muchos problemas de sostenibilidad política porque no somos un colectivo, no somos un grupo, somos más de la mitad de la población».

La ex vicepresidenta señaló que:

«Cada día las mujeres somos más conscientes de nuestro verdadero poder político, que es también nuestro poder electoral» .

Y también:

«Cada día las mujeres, ejerciendo nuestra ciudadanía, somos mucho más rigurosas exigiendo soluciones a problemas concretos y reales que tenemos y que casi todos tienen que ver con nuestra condición de ciudadanas y de trabajadoras».

Así pues, concluyó afirmando que:

«La calidad de la democracia se va a medir por la calidad de los derechos que las mujeres tengamos y por la calidad de las respuestas que el Estado nos dé».

Y que:

«Esto va en el camino correcto, las mujeres somos cada día más muy más conscientes de nuestros y somos mucho más exigentes».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.