Belarra exige a Podemos «huir» de «mujeres primorosamente arregladas» o «delgadas» en su programa electoral

Ione Belarra, ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030 y sucesora de Pablo Iglesias, ha incluido en su programa electoral de cara a las primarias de Podemos un manual sobre «comunicación feminista»:

«Conscientes de que, como afirma George Steiner, ‘lo que no se nombra no existe’, nos dotamos de un protocolo vinculante sobre lenguaje y comunicación inclusiva en redes, documentación, notas de prensa, discursos, argumentarios, propuestas legislativas, publicidad, actos, etc., que seguirá vigente mientras tiene lugar su actualización«.

Entre otras medidas, exige «huir» de la «sexualización» de la mujer, evitando mujeres «primorosamente arregladas» o «delgadas»:

«Huir de la sexualización por la que las mujeres aparecen siempre jóvenes, delgadas, primorosamente arregladas y expuestas como un objeto. En resumen: recordar la diversidad de cuerpos, culturas, procedencias; de afectos, formas de sentir y costumbres cuando busquemos imágenes para nuestras campañas»

Busca además que en las campañas electorales se incluyan mujeres con «diversidad de cuerpos», «formas de sentir» o «costumbres».

Para conseguirlo, impondrá un increíblemente estricto reglamento a sus cargos, delimitando todo lo relacionado a la forma de expresarse y el ‘género’, controlando exhaustivamente las intervenciones públicas.

CONTROL DEL LENGUAJE

«Renovamos nuestro compromiso de seguir incidiendo y velando por el uso del lenguaje inclusivo en toda la documentación oficial generada por el partido, así como en las declaraciones emitidas por cualquier persona en nombre del partido, al considerar que una representación justa a través del lenguaje y de la imagen representa un claro reflejo del cambio de paradigma que esta organización representa»

El documento regula también el uso de términos concretos, construcciones gramaticales o hasta conjugaciones verbales.  Por ejemplo, insiste en que se debe usar «las mujeres, en plural» en lugar de «la mujer» «para reflejar la diversidad de las que existen y no asociarlas a ideas tipificadas de lo femenino».

«Hablamos de ciudadanía, pueblo, gente o personas; incluso duplicamos y decimos las ciudadanas y los ciudadanos, pero no usamos el falso masculino genérico para referirnos al conjunto de las personas del Estado español».

«Tampoco decimos los trabajadores si no es duplicando y refiriéndonos a las trabajadoras, aunque si usamos personas trabajadoras evitamos este problema».

Prohíben terminantemente usar «él, los, aquel o aquellos» seguidos del relativo «que». «Evitaremos el uso de ‘uno, alguno y ninguno’, y utilizaremos ‘alguien y nadie’.

Busca reemplazar los verbos «ser» o «estar» por «quien». Todo, para evitar el masculino «obligado«

«Cambiaremos el verbo de la tercera a la segunda persona del singular (tú o usted) o a la primera del plural sin mencionar el sujeto. Así, diremos: si usted posee un abono podrá viajar gratis».

No se usará refugiados tampoco sino «personas refugiadas»Médicos y enfermeras se transformará en «personal sanitario» pilotos y azafatas, en «tripulación aérea».

Finalmente insta a los cargos y miembros de Podemos a referirse entre ellos por «nombre y apellidos, especialmente a las compañeras».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *