Banco de España: la dejadez del Gobierno convierte la economía en vulnerable

En 2024 el déficit seguirá en el 4,7% y la deuda en el 113,5% ante la ausencia de un plan de consolidación

La prioridad para España está en intentar no perder la recuperación europea. Para ello es importante mitigar el efecto de la inflación, recobrar el terreno perdido durante el Covid y reforzar el sistema productivo en general.

En cualquier caso, los datos no invitan al optimismo y los expertos piden evitar el cortoplacismo y el electoralismo. De nada sirve sobrevivir un año si el futuro se torna oscuro.

España se está adentrando en una situación muy similar a la vivida a finales de los 80, cuando el estancamiento económico y la inflación disparada ponían en serios aprietos a familias y empresas. España ya está en una situación de estanflación (estancamiento económico y elevada inflación).

El PIB ha caído un 3,8%. O, dicho de otra manera, estamos un 3,8% por debajo de los niveles de riqueza de 2019.

Paralelamente, el nivel general de precios (teniendo en cuenta hasta diciembre de 2021 para poder hacer la comparativa homogénea) ha subido un 6%. Podemos deliberar que la vida se ha encarecido un 6%.

El Banco de España es una de esas voces que se alzan para reclamar al Gobierno visión a medio y largo plazo. Según un informe de estabilidad financiera de primavera del supervisor bancario, el horizonte económico que afronta nuestro país para los próximos años no es nada prometedor a tenor de las finanzas públicas. La salud del sector financiero es buena, pero la inacción del Ejecutivo peligrosa.

La mayor parte del plan de choque del Gobierno de España son nuevos créditos ICO. Otros 10.000 millones de euros han sido puestos a disposición de las empresas. Estas seguramente irán a parar en buena parte a incrementar el volumen de crédito disponible arrastrado del Covid19.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.