«Auténtico estado de pánico y organizaciones criminales» a las afueras del Stade de France, contado en primera persona por Luis Moscardó

Ayer por la noche se celebró la final de la Champions League en el Stade de France, en París, donde el Real Madrid se hizo con la Copa de Europa. Pese a la emoción del evento, no sólo será recordado por el partido, sino por el caos con los miles de hinchas ingleses en los accesos del estadio, los disturbios policiales, las casi 70 detenciones y los más de 170 aficionados que resultaron heridos leves.

El lamentable acontecimiento puso en entredicho la organización del evento llevada a cabo por la UEFA, la cual culpó en un comunicado a los miles de aficionados del Liverpool que acudieron sin entrada.

En este ambiente de caos fuera del estadio, según relata un testigo presencial, «grupos de franceses de color y magrebíes» aprovecharon para «robar» a los aficionados, incluidos «muchos españoles», que esperaban en los controles.

Aquí recogemos uno de los testimonios de de Luis Moscardó, un usuario de Twitter que presenció en primera persona aquellos desgraciados momentos fuera del Estadio:

«Pasada la celebración, os cuento lo que ha pasado en la final de la Champions de Paris 2022:

  1. Por si no lo conocéis, Saint -Denis, donde está el Stade de la France se encuentra en el distrito del mismo nombre en las afueras de Paris.
  2. Es un barrio en el que viven mayoritariamente personas de origen africano. Pues bien, la UEFA decidió que el Stade de la France era el lugar idóneo para celebrar la final. (…)
  3. En cambio, esta final, con excepción del resultado, ha sido un auténtico esperpento en todos los sentidos. La ubicación del estadio, la falta de seguridad y la organización de la UEFA, lo han convertido en una auténtica ratonera donde nosotros éramos los ratones.
  4. Los autobuses, por indicación de la UEFA te dejaban a unos 3 kilómetros del estadio y tienes que atravesar unas calles que muchas de ellas convierten en embudo para los propios carteristas del barrio sin rastro de policías.
  5. Una vez terminado el previo a la hora de entrar en el recinto del estadio, auténticas organizaciones criminales van haciendo zetas a través de los grupos de gente robando móviles carteras y entradas bajo, esta vez, la mirada de la policía que no actúan en ningún sentido.
    De ahí el retraso en el inicio del partido.
  6. A la salida del estadio, el tema ya ha sido una completa locura. Los mismos delincuentes estaban a la salida del estadio en grupos de 30-40 personas abalanzándose contra familias madridistas para robarles y más cosas. De hecho, he visto a niñas llorando porque les habían tocado estos tipos y se vivía un auténtico estado de pánico porque allá donde fueras te seguían. La policía, nada. La UEFA, nada. Entiendo perfectamente ese enorme porcentaje de franceses que quieren un cambio aquí. Debe de ser una impotencia tremenda ver cómo tu país se convierte en un lugar tan peligroso y que nadie haya hecho nada para pararlo. Aviso a navegantes para España.
  7. Espero que el Real Madrid tome medidas y no volvamos a pisar este estadio que la UEFA asuma su responsabilidad».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.