Asfixiados a impuestos. Los españoles realizan un esfuerzo fiscal un 52% superior a la media europea

El Instituto de Estudios Económicos, ‘think tank’ de la CEOE, afirma que ninguna economía avanzada presenta un dato de esfuerzo tan elevado como el de España

El esfuerzo fiscal es una referencia que relaciona los impuestos que se abonan y la capacidad económica. Según esta relación, los contribuyentes españoles realizan un esfuerzo un 52% superior al de la media europea.

El Instituto de Estudios Económicos (IEE) afirma en su último documento sobre competitividad fiscal. Sostiene que «calculando el indicador de esfuerzo fiscal para los países analizados y estableciendo la UE-28 como nivel 100, se puede apreciar que España realiza un esfuerzo fiscal un 52,8% superior al de la Unión Europea».

«Entre las grandes economías avanzadas, ninguna presenta un esfuerzo fiscal superior al de nuestro país», añade el documento. Estima también para España un dato de 152 puntos con datos relativos a 2020, año en el que también es relevante que la economía española sufrió un desplome comparativamente mayor al de muchos países de la UE y la OCDE.

Italia, por ejemplo, rozaría un nivel de 150, Francia estaría en 131 puntos, la media de la OCDE se quedaría en 83 puntos y el país con una menor presión fiscal sería Irlanda con apenas 26 puntos.

El organismo explica que para elaborar el índice se tienen en cuenta las rentas dentro de un país, ya que no es lo mismo pagar una determinada cantidad de impuestos con un nivel de renta que con otro, suponiendo un sacrificio mayor (a igualdad de impuesto pagado) para aquellos países que presentan menores niveles de renta», añade.

El IEE también pone la atención sobre un indicador propio: la presión fiscal normativa. Esta referencia mide «la carga de gravamen que el diseño del sistema fiscal introduce en las economías, al margen de la recaudación que obtenga», según se apunta en el informe. «El exceso de gravamen, la carga o exceso de gravamen derivado del sistema tributario», ha añadido Fernández de Mesa.

Y según esa referencia, España ha sufrido un notable retroceso en competitividad fiscal tanto en el último año como desde que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, llegó a Moncloa. «En la edición de 2021 la presión fiscal normativa, para España, se situó en 112,8 puntos, y para 2022 ha subido a 116,4 puntos; es decir, un incremento de 3,6 puntos en un solo año, lo que la coloca un 16,4% más elevada que la media de la UE. Desde 2019 la subida ha sido de 8,3 puntos, por lo que el incremento es continuado, con el pernicioso deterioro de la competitividad fiscal«, explica el informe.

El texto añade que «el empeoramiento también se refleja en el descenso desde la posición 29 hasta la 35, en cuanto a una presión fiscal normativa más elevada».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *