Arnaldo Otegi. Una historia de crimen organizado beneficiada por la justicia española

Hoy haré referencia al Hombre de Paz, así lo llaman hoy en nuestro desgobierno. El gobierno del engaño, el gobierno de la ruina, y sobre todo el de la traición a nuestra patria y a todos los españoles de bien.

Su fama le precede, por ser uno de los miembros más activos de la banda terrorista y criminal ETA. Sí, hablamos de Arnaldo Otegi.

Voy a poneros un poquito al día:

En el año 1997, este señor huye a Francia por su vinculación en un comando de la banda terrorista, es responsable de la explosión de una gasolinera, robos de vehículos a mano armada y por el asalto al Gobierno Militar de San Sebastián.

En 1979, es participe del secuestro de Luis Abaitua (Directivo de la Michelin). Francois Marhuenda le acusa del secuestro de Javier Rupérez (Secretario General de UCD), pero de esto se libra por falta de pruebas, pero pocos meses después, se le declara culpable del secuestro de Abaitua, con una condena de seis años de prisión, pero sale en libertad provisional en 1990. Como siempre la justicia funciona así de bien en nuestro país.

En ese mismo año, es absuelto del intento de secuestro de Gabriel Cisneros (Diputado de UCD) y vuelve de nuevo a prisión para terminar su condena por el secuestro de Abaitua y sale en libertad en 1993.

La Fiscalía del Tribunal Supremo de Justicia del País Vasco, presenta una querella contra él, por hacer apología del terrorismo, por sus declaraciones en el homenaje de cuatro miembros de ETA que habían fallecido en la explosión de una bomba que iban a trasladar. Y como siempre y por no variar, la denuncia queda archivada y olvidada.

Hay que reconocer que este tipejo tiene mucha pero que mucha suerte con la justicia

Si esto ocurre en Estados Unidos lo hubiesen condenado a muerte. Este personaje, ha tenido muchos tratos de favor a pesar de todas sus fechorías.

Mis queridos lectores, no quiero ponerme muy pesada poniendo aquí todo lo que este señor hizo hasta que llegó a nuestro gobierno, solo quería hacer un apunte de la carrera profesional de este tipejo.

¿Cómo un ser como este, puede liderar un partido político? ¿Cómo este infame verdugo puede estar dentro de la gran cúpula del gobierno de España?

¿Sr. Pedro Sánchez, cómo se puede caer tan bajo y hacer un pacto de gobierno con asesinos, terroristas y sicarios?

Que yo sepa, aún no han pedido perdón a los familiares de las más de 800 víctimas que asesinaron a sangre fría y a todas esas víctimas que dejaron atrás. Esto no tiene nombre y usted Sr. Sánchez sigue diciendo que es un hombre de paz y sigue blanqueando a los Bildu-etarras.

No tienen remordimiento de conciencia, le dan igual todas aquellas personas que cumplían con sus trabajos, los que protegían nuestra nación y a sus habitantes, aquellos familiares y amigos que estaban con ellos, que con un abrir y cerrar de ojos dejaron de respirar.

Sois igual o peor que ellos

A todos estos criminales les tendría que venir el peor de los males, eternos, dolorosos y hasta su ultimo día, su último aliento, viesen cada día las caras de sus víctimas.

Se ríen en nuestra cara, ahora ellos forman parte de este gobierno que es igual de criminal que ellos. Al Sr. Sánchez le conviene que estén ahí, con ellos y los independentistas tiene asegurado su sillón, firmarán todos los pactos que les lleguen desde el gobierno. Y los Bildu-etarras consiguen que acerquen a todos los suyos a las cárceles del País Vasco, así poder reducir sus condenas y tener carta blanca para poder festejar sus excarcelaciones y conmemorarlos a todos. Yo a eso lo llamo traición.

¿Ya nadie recuerda el sufrimiento que padecimos todos los españoles, no recordamos el miedo que tenía España bajo el yugo de estos criminales?

Pues yo sí que me acuerdo y no voy a perdonar a nadie que quiera la destrucción de mi patria ni el asesinato de sus habitantes.

Esta gentuza no puede estar dentro de nuestro gobierno, este gobierno no es leal, debe desaparecer y llámenme rencoroso si quieren, pero yo ni olvido ni perdono…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *