Aristóteles y Platón son «machistas», según los libros de texto de filosofía adaptados a Ley Celaá

Muchos profesores han denunciado la «tergiversación» y «falta de rigor» en los manuales de Bachillerato tras la Ley Celaá.

«Platón, Aristóteles, Ortega… difaman el intelecto femenino»

Es sabido que poner de acuerdo a los filósofos, por norma, no suele ser muy común, pero esta vez es una de esas ocasiones.

Desde que la educación subsiste en este páramo yermo llamado España, todo parte de la nueva ley Celaá propuesta por el gobierno socialcomunista de Pedro Sánchez. Cómo será de grave el asunto para que Gustavo Bueno, José Sánchez Tortosa, Gabriel Albiac y Fernando Savater hayan puesto el grito en el cielo ante esta ley.

Los borradores de los nuevos currículos educativos – y los propios currículos presentados posteriormente – ya advertían de que la perspectiva de género iba a estar muy presente en todas las asignaturas.

Es lo que tiene tener a una sectaria subvencionada y millonaria como responsable de educación

Pero lo mejor son las descriptivas palabras de estos intelectuales, y es aquí donde quiero pararme.

Los libros de texto que las editoriales han puesto sobre la mesa que esta lamentable ley supera con creces los peores presagios en relación a la ignorancia de la comunidad educativa y las tragaderas de sus componentes licenciados.

Después de ver los manuales de primero de Bachillerato de esta materia, se leen encabezados como «La discriminación de la mujer en la historia de la Filosofía» o «La misoginia de los filósofos”, frases literales que llenan las páginas de los nuevos libros publicados por editoriales como Mc Graw Hill, Oxford o Diálogo.

Libro de Filosofía de primer curso de Bachillerato de Mc Graw Hill. E. M.

Es más, se implantan ejercicios para que los alumnos detecten cuándo los filósofos piensan mal, así que no es de extrañar que Don Gabriel Albiac sentencie de manera lapidaria que:

«El ámbito de la estupidez humana es infinito y no hace más que progresar»

Y es que en el momento en que un ignorante tiene poder, se pasa de analizar la transcendencia del autor a descontextualizar sus obras, centrándose exclusivamente en frases que vendrían a demostrar el «machismo» de filósofos de la talla de:

  • Platón: «Las almas son, en origen, masculinas. Las que viven de forma indigna se reencarnan como mujeres».
  • Aristóteles: «El macho es por naturaleza superior y la hembra inferior».
  • Santo Tomás de Aquino:«Como individuo, la mujer es un ser débil y defectuoso».
  • San Agustín de Hipona: «El jefe de la mujer es el hombre».
  • Maquiavelo: «Con la mujer es mejor ser violento que ponderado para conservarla sumisa».

Una de las bases que se enseña en Filosofía es la de no utilizar jamás un término fuera de su ámbito histórico, y el término ‘machismo’ no existía en aquel entonces

Se trata de un término muy joven y que no tenía ningún trasfondo en aquella época, pero claro, es que hablamos de Isabel Celaá, ¿qué se puede pedir?

Del mismo modo, también es irritante la obsesión del Gobierno por la imponer la paridad en los libros de texto, incluyendo el mismo número de autoras que de autores. Sin ningún fundamento, simplemente por mera ideología.

De hecho, colocan a la misma altura que Sócrates, Platón o Aristóteles a Aspasia de Mileto:

«Una mujer que se lió con Pericles y que tenía una casa de rameras frecuentada por el populacho de aquel entonces»

Situarla como ejemplo y que se pretenda que los estudiantes de Bachillerato se sientan identificados con un personaje de este calibre, «es una cosa delirante», según palabras de Gustavo Bueno.

Por suerte, el impacto de estos libros en la asignatura de filosofía va a ser relativo, ya que muchos docentes que imparten esta asignatura, no utilizan libro de texto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *