Alvise sube a Telegram una imagen en la que se muestra la transformación lingüística de El País

Un análisis lingüístico acerca de la recurrencia de los distintos términos más utilizados por el medio El País entre 1980 y 2019, deja patente los grandes cambios ideológicos y de lengua. Muchos de estos cambios se han producido a priori en el conjunto de la sociedad, pero también tienen un origen intencionado por parte de la editorial.

La forma en que los humanos escribimos y nos comunicamos no es aséptica ni neutral. Está condicionada por nuestra cultura y forma de pensar, pero también por la intención que queremos darle al mensaje.

Obviamente, la selección de noticias y de temas también es arbitraria, y obedece a criterios ideológicos y a intereses de las líneas editoriales.

La redacción del popular medio en español ha dejado de utilizar términos como «virtud», «moral», «firmeza», «obligaciones»; para empezar a incluir, cada vez con más frecuencia, otros como «sexismo», «machismo», «racismo» y, quizá el más polémico, «violencia machista», un termino que no tiene equivalente en la mayoría de lenguas del mundo pero que ya condiciona la forma de pensar que tienen españoles y latinoamericanos.

Nadie debería ser tan ingenuo de pensar, a esta alturas, que el lenguaje es algo inocente y desprovisto de background ideológico e intencionalidad.

Otras de las variaciones en el uso de los términos tiene que ver meramente con la actualidad y los acontecimientos sociales y políticos de cada momento. Mientras que en los años 80 se hablaba mucho de la «Unión Soviética», en el 2010 esta ya era mera historia reciente.

Mientras que en los 80 no existían redes sociales y del porno se hablaba poco, en 2010 se ha hablado mucho de ambas cosas. El virus del sida era un gran problema en los 80 y 90, pero cada vez tiene menos relevancia mediática. Algo parecido ha pasado con la radio como medio, que ha perdido mucha fuerza y ya ocupa pocas noticias de periódico.

De la recurrencia a los distintos vocablos se puede derivar también los hábitos de consumo de los españoles y/o como el medio ha querido dar más visibilidad a unos u otros productos.

Otro punto interesante tiene que ver con el aumento de la concienciación respecto a muchos temas. En 1980 se hablaba poco de la «ansiedad» o la «sostenibilidad»; tampoco del feminismo, el veganismo o la depresión. Ahora, estos términos aparecen a diario en las noticias y artículos del que hasta hace poco era el principal medio de izquierdas de España.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *