Alvise Pérez. Ni de Vox, ni del Partido Popular, ni de una secta ultra-católica, «me debo a la buena gente de este país que no cobra de ningún partido»

El conocido tuitero y analista, Alvise Pérez, ha manifestado hoy 4 de enero, a través de su canal de oficial Telegram seguido por más de 106 mil personas, que no se debe a ningún partido político ni pertenece a ninguna secta religiosa. Su menaje de telegram reza así:

«Algunos afirman que estoy alineado con Vox; un partido que me amenaza públicamente con llevarme a los tribunales por filtrar pagos relacionados con su diputado Steegmann.
Algunos afirman que estoy alineado con el Partido Popular; partido que llevo una década atacando y del que he publicado exclusivas sobre inmorales pagos de Isabel Díaz Ayuso a Eduardo Inda, he hecho campañas como «Carmeida» contra Jose Luis Martínez-Almeida, o he atacado la hipocresía de Pablo Casado públicamente.
Algunos afirman que soy de una secta ultra-católica, cuando vivo y disfruto de mi cristianismo sin pertenecer a ninguna estructura de ningún tipo, y sin hacerle daño a nadie.
Me acosan los medios.
Me persigue la izquierda.
Me desprecia el centro.
Me amenaza la derecha.
Y me da igual, porque insisto que a quien me debo es a la buena gente de este país que no cobra de ningún partido, que se parte el lomo a trabajar, y que sólo quiere que le roben menos y que este sistema partitocrático cambie con leyes de protección al confidente, de fiscalización política y con una mejor Ley Electoral que reduzca el ingente poder que acumulan medios y políticos.
Esa es la gente que me financia, y esa es la gente con la que yo me alineo; gente como mi madre, como mis hermanos, como mis grandes amores y amigos.
Buena gente que no vive como parásitos de todos los demás.
Y aunque me equivoque muchas veces (difícil no hacerlo cuando gestionas ingentes cantidades de información y tienes equipos enfocados a desinformarte para hacerte más difícil el trabajo) siempre nos equivocaremos menos que ellos porque, a diferencia de la mafia, nosotros intentamos hacer todo desde el corazón y la buena fe».

Esta argumentación viene dada por que ha sido acusado en multitud de ocasiones de ser afín a Vox, de participar con el Partido Popular o incluso de pertenecer a una secta de corte ultracatólico. Si Alvise ha destacado por algo a lo largo de su trayectoria, es por no «casarse con nadie» y ser absolutamente independiente en sus informaciones, actos y declaraciones.

Notorios han sido sus achaques al diputado de Vox, Juan Luis Steegmann, por sus diferencias sobre la pandemia, las mascarillas, las vacunas y la libertad de cada individual de cada uno, y por acusaciones de pagos, que incluso la formación de Abascal ha anunciado públicamente que llevaría al tuitero ante los tribunales. También Alvise ha tenido ataques reiterados contra cabezas del Partido Popular como Isabel Díaz Ayuso, José Luis Martínez Almeida o Pablo Casado, en los que ha expresado su descontento públicamente con sus decisiones y actos.

La guerra sin cuartel contra el director de OK Diario, Eduardo Inda también ha sido algo público desde el inicio de su enfrentamiento, donde Alvise ha publicado multitud de datos e informaciones que ponen en un mal lugar al periodista de OK Diario.

Lo que ha hecho de Alvise una personalidad mediática tan seguida por la gente desamparada, y perseguida por los medios de comunicación y partidos políticos, ha sido precisamente su independencia y veracidad a la hora de denunciar injusticias sociales

El analista, consta de un canal de Telegram de más de 106 mil suscriptores que diariamente le leen sus publicaciones. En su cuenta oficial de Twitter amasa más de 270 mil seguidores, su instagram acumula casi 400 mil seguidores y su Facebook alcansa casi los 186 mil seguidores. Unas cifras para nada despreciables, que denotan que Alvise empieza a amasar una gran cantidad de seguidores, que muchos medios ya quisieran actualmente conseguir.

A través de su Facebook comunicaba hace unas horas este mensaje de esperanza y agradecimiento a sus seguidores:

«No me importa ser el apestado de todos los medios de comunicación, o que al googlear mi nombre los primeros 20 resultados sean absolutas invenciones de esa mafia para desprestigiarme, descalificarme o reírse de mi. Cuando tienen la oportunidad de entrevistarme, censuran el 100% de la entrevista. Cuando me atacan, jamás me dan derecho de réplica para poder defenderme. Cuando gano en los tribunales, ni siquiera lo mencionan ni rectifican en sus medios y digitales. Me da igual. Los que me paráis por la calle, me abrazáis, me invitáis incluso a comer cuando me veis en un restaurante o compartís la información de estas redes en las vuestras sois todo el aprecio, cariño y calidad humana que necesito. Más batalla dais vosotros siendo robados a diario, o luchando con vuestro propio círculo social cada día para defender vuestras ideas, principios y convicciones. Y por eso vamos a ganar; porque nosotros SÍ tenemos convicciones, y ellos tan sólo meros intereses. Abrazo a todos».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *