¿A qué juega Juanma Moreno? Crónica de unas elecciones anunciadas

Puede que ni él lo sepa. O peor aún, que sabiéndolo no sea capaz de decirlo ni argumentarlo. No sea capaz de defenderlo públicamente.  

Estimado lector, pasan los días y nada nuevo se atisba en el horizonte político de Juanma Moreno en Andalucía, ni tan siquiera para qué convoca elecciones anticipadas.

Nada nuevo, porque para viejo ya están los típicos complejos «azules» cuya centrista aspiración es nunca oponerse a la izquierda. Que el rojerío no se enfade con ellos, no los insulte. Sí, ese rojerío que tiene el «honor» de ser responsable de los mayores casos de corrupción de Europa.

No se han acreditado «logros» tan notables en materia de expolio, robo y saqueo de la res publica como los protagonizados por la izquierda andaluza, incluido su brazo sindical, los «oligolopios» comegambas. Son profesionales con dedicación exclusiva al latrocinio. Su voracidad de rapiña es proporcional a su querencia por el consumo de cocaina y prostitutas; siempre con perspectiva de género. Socialismo es sinónimo de fraude, corrupción, miseria, paro y colas del hambre.

¿Qué lleva al PP a actuar así? Cuestión fácil de explicar pero muy difícil de digerir

Sería plausible que el objetivo de la convocatoria electoral fuese buscar una mayor estabilidad institucional para implementar su programa político, en caso de que lo tenga. Lo que pasa indefectiblemente por soltar carga y desprenderse de su infiel socio -los vestigios del difunto de Ciudadanos- corporeizado en la figura «transversal» de Juan Marín, cuya irrestricta fidelidad política solo es para la bancada izquierdista. Y todavía se atreve a decir: «Mientras que yo esté aquí, VOX no va a gobernar». Qué poco te queda de vicepresidente, Juanito.

Alguien podría pensar que Ciudadanos es un partido que aporta cierta… Nada. Palabrerías. No aporta nada positivo, salvo ser el perpetuo comodín naranja del mal rojo. ¿Qué pasó en Murcia? Presentó una moción de censura y entregó el ayuntamiento al PSOE, donde ambos cogobiernan. ¿Qué intentó en las regiones de Murcia y Madrid? Lo mismo. El colofón era Castilla y León y, aunque el PP se niegue a verlo, Andalucía. Ciudadanos es una apuesta segura por la traición política. Es el socio perenne del socialismo.

La operación citada fue metódicamente diseñada por Iván Redondo, Ábalos y la cúpula naranja. Su objetivo era para borrar del mapa al Partido Popular y mandarlo al ostracismo político.

Para mí el problema del Partido Popular es el Parrido Popular. Tengamos presente que dispuso de una mayoría absoluta -186 diputados-, ¿para qué? Para nada, porque nada hizo, salvo mantener la basura dogmática roja: chiringuitos de género, memoria histórica, feminismo, etc. ¿Qué haría Sánchez con ese poder? Tiene el gobierno más frágil de la historia y mirad como actúa.

La experiencia nos enseña que el gran error -popular- es su permanente vocación de sumisión a la izquierda. ¿Por qué? Porque su planteamiento es la ausencia de batalla cultural, por ende, el resultado solo puede ser la derrota ideológica. Porque si no estas dispuesto a derribar las «posiciones conquistadas» que defendía Gramsci, las estás manteniendo. Te estás autoderrotando.

Lo que sí nos ha dejado claro Moreno Bonilla y su partido, es su inclinación al extremo centro. La idea es que su implacable jefe moral, la izquierda, que lo vigila y tutela desde su falsaria por inexistente superioridad, no pueda acusarlo de ser de derecha -palabra prohibida en el vocabulario «pepero». Por cierto, bajo el disfraz de talibanes centristas, lo que subyace es el modus operandi del cobarde que adolece de valentía para defender sus principios… Suponiendo que los tenga.

Por todo ello, ¿qué hace Moreno Bonilla pretendiendo ir de la mano de CS a las elecciones? Tendría todo el sentido acabar con él, políticamente hablando. Borrarlo del mapa como previamente hizo Ciudadanos en Murcia, Granada e intentó hacer en otras regiones con su partido. Es que no dan una a derechas, ese es su problema: mirar siempre a la izquierda. Puede que de tanto buscar el centro se hayan pasado a la siniestra política.

Yo lo tengo claro, si Moreno Bonilla quiere buscar estabilidad institucional, solo tendrá un socio fiable, VOX. Si quiere salir con un Gobierno reforzado de estas elecciones, que mire a Castilla y León, que mire a VOX. El enemigo de la libertad, la democracia y España es la izquierda. La misma izquierda que pacta con Bildu, indulta a golpistas y gobierna con comunistas…, y sus socios naranjas. ¿Lo tendrá claro Juanma Moreno?

Para finalizar, solo un apunte más. La tesis que en el presente se expone, queda supeditada a un resultado electoral que puede suponer un vuelco histórico en el panorama político andaluz. Yo lo espero y deseo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.