29 segundos para salvar España

El Excelentísimo Señor don Pedro Sánchez Pérez-Castejón (su nombre es más extenso que sus principios) ha transmitido los tres ejes principales sobre los que versó su encuentro “interplanetario” con Joe Biden.

Primero, el interés español en renovar el acuerdo bilateral de seguridad del año 1988. Segundo, la situación migratoria en Latinoamérica, para acabar su prolongada reunión (ni prolongada ni reunión) con una felicitación por su agenda progresista. Es evidente que era una primera toma de contacto, dijo él muy campanudo. Creo que el presidente Biden, como líder progresista, nos ha inspirado a muchos cuando ganó las elecciones. Pedro Sánchez dixit. Tela marinera.

Si es capaz de decir esto y que la gente se lo crea, pierdo la fe en España

Vamos a ver marido de Begoñe Gómez y yerno de Sabiniano, en 29 segundos Biden no sabía qué o quién era lo que se le arrimó a su lado y le soltó un puñado de palabrejas mendigando una pizca de atención para poder hacerse la foto. Creo que ni se percató de tu desesperado abordaje. Luego de semejante éxito internacional de la diplomacia española, y con la ayuda de los subvencionados medios, venderlo como un encuentro capital y decisivo para el devenir de España y el orbe.

¿No te das cuenta del ridículo que haces? Has multiplicado por ocho el tiempo que dedicaste a contar lo que hablaste que el tiempo que realmente estuviste hablando.

Querido lector, no descarto que le haya contado y cantado su tesis doctoral, pues, según Pedro, tiempo tuvo para ello. Él, todo lo puede

Burro o borrico, estulto, besugo, cretino, necio, lerdo, berzotas, obtuso, mentecato, sandio, majadero, zumbado o quizás, sinvergüenza, caradura, bellaco, mentiroso, ególatra, fatuo, vanidoso, narcisista y psicópata. Si sumamos todos estos “méritos”, el resultado es algo muy parecido al okupa monclovita. Pero, además, él lejos de verse como lo es, un tonto a las tres, a las cuatro y así el resto el día, se piensa que los españoles somos como él. ¡Manda narices!

He visto a “gorrillas” (habituales toxicómanos aparcacoches) recibir más atención y mejores premios de los conductores a los que acosan que tú de Biden. No es que te ignorase o despreciase, que lo hizo, es que ni se dignó a mirarte. Macho, en el sótano de tus felonías siempre hay un peldaño más que pisar para pisotear tu dignidad, si es que tienes tal.

Llamarte traidor es un cumplido

Una pregunta, ¿este hombre (Sánchez) no tiene familia, amigos o personas que, si no le tienen afecto, al menos no lo desprecien? Alguien que le diga que España y el mundo es algo más que Ferraz y las reuniones del Consejo de Ministros, donde sus antiespañoles okupas aplauden como focas todas las barrabasadas de él. Por compasión, apiádense del pobre indigente intelectual rojo y muestren un poco de caridad cristiana. Yo, que deseo para él lo mismo que para el Coletas, siento pena y tristeza al verlo arrastrarse y descender a esos niveles de “baboseo” político.

Sigamos. Biden, que lleva seis meses de presidente de EEUU, en los que ha hablado con la mayoría de los líderes mundiales más relevantes (lo que no eres, ni serás tú), no se ha planteado verte ni reunirse contigo o tu comunista Gobierno. No te ha dedicado un solo minuto, ni tan siquiera por teléfono. Y ahora pretendes “vendernos la moto” de lo fructíferas que son tus relaciones con él, como cuando tu vicepresidente comunista Yolanda Díaz dijo:

“Estamos observando cómo el presidente Biden está insertando vientos de cambio en toda la acción pública, en la acción economía, fiscal y, por supuesto, en la social. También, en esta materia observarán cómo el presidente Biden está diciendo que quiere legislar en el sentido que hoy lo hace el Gobierno de España».

Y que haya gente que “bote” a estos cuadrúpedos mentales. Si el Gran Capitán levantase la cabeza y viese por lo que luchó, creo que se pondría del lado del dictadorzuelo multimillonario marroquí.

Sinceramente, opino que este experimento de tonto endiosado ha tocado fondo, ha caído más bajo de lo que debería. Estoy convencido de que, los que diseñaron el propagandista y renegado Gobierno de Sánchez, jamás pensaron que podía descender hasta el inframundo de la humillación y el desprecio generalizado. Que, entre los posibles efectos contraproducentes, jamás estaría esta degradación hundida en el fango de la indiferencia mundial. Qué decadencia.

Para acabar, solo me queda decir que no me preocupa un ápice las ínfulas imperiales del aspirante a Napoleón rojo, su esperpéntica y patética gestión o su empecinamiento en autohumillarse y la facilidad para cosechar fracasos, nada de eso.

Me preocupa y mucho los efectos de esta pesadilla endiosada llamada Pedro Sánchez. Me preocupa España y la irrelevancia internacional en la que nos ha sumido a todos los españoles. Me preocupa que hayamos sustituido la influencia de la primera potencia mundial por la dictadura castro-chavista. Me preocupa ir de la mano de tiranozuelos que sobreviven con la sangre de sus pueblos. Me preocupa que el comunista Gobierno aspire a ser un actor insignificante en la esfera política internacional. Me preocupa el crédito y la imagen de España.

Pedro Sánchez, no me cansaré de pedírtelo. Es más, cada vez que redacte una columna la voy a cerrar exigiéndote que te largues. No mereces ser presidente de España. No te mereces ni a ti mismo, bueno eso sí. Tu tiempo se acabó: Lárgate, indigno felón y traidor nacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *